8 Lugares No Imprescindibles que Ver en Venecia

No, no nos hemos vuelto locos. En Venecia, como en cualquier otro lugar, nada es imprescindible. Cansada de leer los mismos post una y otra vez, recomendando siempre los mismos lugares, me decido a escribir uno propio y a explicar las razones para considerarlos  imprescindibles. Quizá al acabar opinéis del mismo modo 😉

 

1. Plaza de San Marcos

Más de uno se estará llevando las manos a la cabeza pero, salvo que elijáis bien el momento, será imposible apreciar la belleza del lugar más famoso de Venecia. Si además vuestra visita coincide con la temporada alta de cruceros mejor será que madruguéis porque la invasión está asegurada (como muestra, la foto) Para visitar la Basílica os recomiendo reservar, casi voy a decir que es imprescindible, por el contrario la espera puede prolongarse incluso horas. Un “truco” para disfrutar de la Plaza, esperar al atardecer.

En cuanto a los puestos de souvenirs y demás en la Plaza mejor evitarlos, son de pésima calidad y para nada “auténticos”. Los cafés, con sus maravillosas terrazas, pueden resultar tentadores pero dudo mucho que encuentres venecianos en ellos y asegúrate de que te puedes permitir pagar un mínimo de 12€ por consumición.

 

2. Palacio Ducal

 

Personalmente me encantó, pero prescinde de una visita rápida. Imprescindible hacerla escuchando una audioguía, o mejor reservar una visita guiada de los Itinerarios Secretos del Palacio. Este recorrido te permitirá conocer en profundidad los entresijos de la política durante la Serenissima Repubblica de Venecia.

 

3. San Giorgio Maggiore

En realidad la visita a esta pequeñísima isla, situada justo enfrente de la Plaza de San Marcos, tiene como objetivo principal observar precisamente la Plaza, especialmente desde el campanario de la Iglesia del mismo nombre. Si algo destacaría es la paz que se respira frente al bullicio excesivo de San Marcos.

 

4. Puente de los suspiros

Durante mucho tiempo ha permanecido oculto tras lonas publicitarias, en los años que ha durado su rehabilitación, por lo que más de un turista se ha llevado un buen chasco y se ha quedado, por fuerza, sin ver este imprescindible. Para observarlo bien hay que situarse en el puente della Paglia (de la paja) en la Riva degli Schiavioni, uno de los lugares con mayor afluencia de turistas- hasta el punto que en ocasiones es complicado cruzarlo- y mucho más conseguir un hueco desde el que fotografiar el tan buscado Puente de los Suspiros. Os puedo asegurar que no es uno de los lugares a los que regreso cada vez que voy a Venecia.

Por cierto, y para que quede claro, el nombre que se atribuye al puente construido por Antonio Contin en el S. XVII, es tan solo una leyenda popular. Se dice que los prisioneros (el puente une el Palacio Ducal donde tenían lugar los juicios y la cárcel) suspiraban al ver por última vez la belleza del exterior. Claro que desde el interior del puente no se ve nada de nada, de modo que la explicación más lógica parece ser que los suspiros se debían al último aliento que exhalaban los condenados antes de ingresar en la prisión. Así que ni belleza, ni mujeres alrededor ni enamorados bajo el puente, que de todo he leído.

 

5. Gran Canal

Recomendar una visita al Gran Canal me parece una obviedad. El Gran Canal lo verás quieras o no, de manera que más que imprescindible será inevitable (por fortuna) Si llegas al Piazzale Roma desde el aeropuerto o en tren a Santa Lucia tomarás el vaporetto para llegar al centro. Siempre lleno, intenta situarte a babor o estribor para tener las mejores vistas de los Palacios sobre el Canal (Si visitas Venecia durante unos días no dudes en sacar la Venice card ) Además lo cruzarás una y otra vez por alguno de sus puentes como el de Rialto o el de L’Accademia.

6. Paseo en góndola

No es que quiera privar a los gondoleros de su trabajo pero, de casi todo lo que he leído, esto sería lo menos imprescindible. Para que no os quedéis con las ganas de subir en la típica embarcación veneciana, conocida también como Sandolo, os recomiendo utilizar el Traghetto (una góndola que cruza de una parte a otra del Canal allí donde no hay puentes) Es un medio muy utilizado por los venecianos y en ellos os encontraréis con las señoras que llevan su carro o bolsas de la compra del Mercado de Rialto.

 

7. Máscaras Venecianas

No es oro todo lo que reluce, así que desconfiad de los precios excesivamente bajos y de los puestos ambulantes. No son artesanales ni venecianas. ¿Imprescindible? Yo todavía no he comprado ninguna pero si queréis daros el capricho una buena opción (con variedad de precios) es la Bottega dei Mascareri, junto a la Iglesia de San Giacomo. Sus artesanos realizaron las máscaras que se utilizaron en el rodaje de la película “Eyes wide shut” (Dirigida por Stanley Kubrick y protagonizada por Nicole Kidman y Tom Cruise)

 

8. Spaghetti carbonara

Puede que sea uno de tus platos favoritos pero, lo siento, estamos en Venecia :-O

Roma queda a unos cuantos kilómetros de aquí y aunque seguramente en la carta de muchas osterias venecianas (sobre todo en aquellas dirigidas al turista) encontrarás la carbonara, lo suyo es que pidas unos spaghetti al nero di seppia o frutti di mare, o aun mejor pide unos bigoli -bigoi en dialecto véneto- pues este tipo de pasta, más gruesa que el spaghetti, es tipicamente véneta. El bacalao, el pescado de la laguna o la sepia acompañados de polenta son otras opciones deliciosas. Y como ya hemos comentado en nuestro blog, si, es posible comer en Venecia por muy poco dinero, solo es imprescindible saber donde hacerlo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *