Es curioso como al llegar a Budapest, una ciudad tan… ¿Lejana? de España, te encuentras con este alojamiento con nombre tan “Español”. La historia tiene su miga: Cuando empecé a planear mi viaje a la capital húngara tenía muy claro que me iba a alojar en un hostel, por eso de reducir gastos y tal. Viajando sola no me convenía ir a un hotel o apartamento, y además en el hostel tenía más probabilidades de entablar nuevas amistades (Y así fue) Empezó la odisea en la red: Búsquedas en google, booking, miles de recomendaciones leídas en blogs… ¿Zona nueva o zona vieja? ¿Más cerca del río o de las grandes avenidas? ¿Habitación mixta o sólo de chicas? La verdad es que no tenía demasiado tiempo que perder, viajaba en menos de 3 semanas y muchos sitios ya estaban agotados.

Tenía ya el puntero del ratón sobre el botón de “reservar” en booking, había encontrado un hostel bastante majo, baratito y en el centro. Las críticas eran buenas y además por lo que se veía en las fotos solían organizar fiestas y demás (Y no nos vamos a engañar, ¿Quién no querría algo de diversión y tomarse unas cervecitas frescas tras todo el día pateando la ciudad?). Hasta que mi amiga Anna me mandó un mensaje en Facebook: “¿Aún estás buscando alojamiento? Si quieres te puedo ayudar, mi madre y yo trabajamos en un hostel gestionado por músicos. Se llama Casa de la música Hostel”.

En ese momento pensé, como se diría en italiano: “Fermi tutti” (Traducción: Todo el mundo quieto). La definición “Hostel gestionado por músicos” me hizo cerrar inmediatamente la página de booking y le respondí: Cuéntame más.

 

CASA DE LA MÚSICA HOSTEL

 

El “Casa de la música Hostel” se encuentra en una posición privilegiada, en el medio de un triángulo formado por 3 estaciones de metro con las que llegaréis prácticamente a cualquier punto de la ciudad (Rákóczi tér de la línea M4-Verde, Astoria de la línea M2-Roja y Kálvin tér de la línea M2-Azul. Ésta última os interesa especialmente si decidís coger el metro para llegar al centro desde el aeropuerto) y sobre todo, en pleno centro.

El hostel se encuentra una una calle perpendicular a una gran avenida donde la circulación de coches es escasa, lo cual se traduce en poco ruido y por ende, una zona tranquila donde poder descansar.

Uno de los principales atractivos de este alojamiento es su patio interior, que dispone de un bar donde los precios son, aún más bajos que la media de Budapest. Además en verano se monta una piscina y se organizan fiestas y conciertos. Si hay algo que nunca falta en este hostel, es música y diversión: Curiosamente muchas de las personas que se alojan aquí son músicos o gente a la que le gusta la música. A continuación os cuento las características del hostel.

Credit: Travelminit

PROS

  • Recepción abierta 24h
  • Disponen de sábanas, toallas y secador de pelo
  • Precio bajo, sobre todo las habitaciones privadas
  • Habitaciones amplias, luminosas y limpias
  • Dispone de cocina
  • Dispone de habitaciones dobles privadas muy coquetas

Credit: Travelminit

Credit: Travelminit

  • Tienen un desayuno buffet completísimo que cuesta sólo 3€

 

CONTRAS

  • Las habitaciones no disponen de aire acondicionado (Pero si de ventilador)
  • Sólo se puede pagar en efectivo

Credit: Travelminit

Como veis, o al menos en mi opinión, los contras no son tan “importantes”, en relación al precio que se paga. El personal es muy amable y no dudarán ni un segundo en echaros una mano o aconsejaros tours gratuitos. El “Casa de la música Hostel” es sin duda el mejor hostel en el que me he alojado. Repetiré, sin duda alguna, en cuanto tenga oportunidad de volver a Budapest.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *