,

Un recorrido de ensueño por La Toscana, entre viñedos y suaves colinas

Asociada a la imagen de suaves colinas y hermosos viñedos, a ciudades de arte y pequeños pueblos de postal, tan sólo pronunciar su nombre: la Toscana… provoca suspiros de admiración, de deseo y anhelos pronunciados en alto-” quizá algún día…”

Idealizada por el cine – cuántas veces habré escuchado eso de “he visto mil veces Bajo el sol de la Toscana y Cartas a Julieta” o me han hecho la pregunta ¿pero esos sitios existen de verdad?- puedo afirmar taxativamente que sí, que los lugares existen y que son tan bellos como se ven en la gran pantalla. Digamos que la Toscana posee un encanto natural que la convierte en un inmenso plató, y no sólo para las anteriormente citadas sino para muchas otras, como “La vida es bella”, “Gladiator” o “El paciente inglés”. Estos escenarios “de cine”, excepcionalmente escogidos, bien merecen un post aparte.

¿Es cierto que cada rincón es una postal? Pues sí, lo es. Profesionales y aficionados de la fotografía de todo el mundo la visitan cada año en busca de las instantáneas publicadas en blogs y libros. Después de varios tours,  creo que estamos capacitados para dibujar un mapa con los puntos claves desde los que obtener las mejores imágenes y sobre todo aquellas que se han convertido en verdaderos símbolos de la Toscana.

He visitado tantas veces estos lugares que ya me siento como en mi propia casa y, aun así, en cada viaje descubro un nuevo rincón y son muchos los que me quedan todavía por conocer. Contrariamente a lo que muchos creen, ésta es una región extensa y diversísima, con enormes diferencias geográficas de norte a sur, entre el interior y la costa.

Toscana es mucho más que los destinos señalados en las guías. Después de viajar en solitario, en pareja, con amigos o en familia puedo afirmar, sin riesgo de equivocarme, que ofrece opciones para todo el mundo: Florencia y Siena para los amantes del arte ; la provincia de Grosseto para seguir las huellas de los Etruscos quienes, mucho antes que los romanos, poblaron estas tierras y explotaron los beneficios de las aguas termales; la zona al norte de Florencia para hacer un recorrido por los lugares y las hermosas villas que habitaron los Medici; las Crete Senesi y la Val d’Orcia, al sur, para descubrir paisajes mágicos y a veces inquietantes dependiendo de la estación en que se visiten; la Maremma, tan distinta al resto, con sus aguas cristalinas y espacios declarados reserva natural.

Para todos, para cualquiera, la posibilidad de disfrutar con los cinco sentidos: sus paisajes, ciudades y pueblos, su increíble gastronomía, sus eventos musicales y culturales en cada lugar (del más grande al más pequeño). ¡Todo invita a disfrutar enormemente de la vida!

Este destino idílico ¿tiene algún “pero”?. Sólo algunas apreciaciones lógicas: es un destino muy visitado y deseado, tanto por el turismo interno- si vuestro viaje coincide con algún festivo o puente en Italia os daréis cuenta enseguida- como por el exterior: holandeses, belgas, alemanes, ingleses o españoles, pero también americanos, y en ciudades como Florencia cientos, miles, de japoneses.

Sin embargo os puedo asegurar que, aun viajando en los momentos de mayor afluencia – como el verano- es posible encontrar algún reducto de paz. Pensar que las calles de Florencia van a estar vacías para nosotros es una quimera, pero probad a recorrerla al atardecer, cuando los turistas de paso ya se han ido o están derrotados tras una maratoniana jornada en sus viajes en grupo.

Recorrer la Toscana es deslizarse entre las ondulantes colinas, entre viñedos y cipreses; perderse entre las curvas imposibles de las carreteras locales y parar en cualquier lugar, porque cada rincón, cada colina coronada por hermosos “casolares”, entre el trigo, la vid o los olivos, merecen una parte de nuestro tiempo. Huid de los “imprescindibles” y escoged los vuestros propios, probad a olvidaros del reloj y nunca os aflijáis porque, por muchas veces que regreséis, siempre os quedará algo por ver. Pero es en el camino, en el descubrimiento, donde encontraréis la verdadera esencia de la Toscana.

1 comentario
  1. Raquel
    Raquel Dice:

    Muy buen artículo…nos ha hecho rememorar nuestro viaje fotográfico hace unos años con dos buenos amigos y desear volver y recuperar esos instantes mágicos. Hacer más y más fotos,reír,pasear,comer,beber,compartir,descubrir….una experiencia maravillosa y recomendable.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *