Nueva política de equipaje de RyanAir a partir del 1 de Noviembre

Si, RyanAir lo ha vuelto a hacer: A partir del día 1 de noviembre tendremos nueva política de equipaje en lo que se refiere al equipaje de mano.

Hasta ahora, con nuestro billete, la aerolínea irlandesa permitía subir a bordo una maleta de mano + un bolso pequeño (Mochila pequeña, bolsa de ordenador portátil, bolso de mujer…). No hace demasiado ya habían cambiado su política de equipaje en la que había que pagar Priority Boarding si queríamos asegurarnos de que nuestra maleta viajara junto a nosotros en cabina, de lo contrario ésta sería embarcada gratuitamente en bodega.

Pero ahora, las cosas vuelven a cambiar, y es que a partir del día 1 de noviembre, si queremos viajar con equipaje de mano (OJO, esto aplica a las maletas CON RUEDAS, las mochilas que no sean excesivamente grandes hasta 30L se salvan), tendremos que contratar SI o SI una de las siguientes opciones:

  • Priority boarding: Por un precio de 6€ podremos elegir asiento y subir a cabina nuestra maleta
  • Facturación: Por 8€ tendremos derecho a facturar una maleta de máximo 10kg que será colocada en bodega.

Esto significa que en cualquier caso solo podremos subir a bordo tan sólo con un bolso pequeño que hasta ahora no podía superar las medidas de 35x20x20, pero que a partir del 1 de Noviembre se amplían hasta 40x20x25.

RyanAir alega estos cambios al retraso que sufrían en los embarques debido a que muchos pasajeros intentaban acceder al avión con equipajes que superaban las medidas permitidas por la compañía.

Esta nueva política entrará en vigor el día 1 de noviembre y además aplica a todas las reservas realizadas a partir del día 1 de Septiembre.

 

 

RyanAir ha estado en el punto de mira debido a la cancelación de vuelos por la huelga del pasado mes de Julio y Agosto, y ahora nos sorprenden con esta nueva medida. ¿Creéis que esto afectará al tráfico de la aerolínea? ¿Agilizarán los embarques o por el contrario tendrán que aguantar a una horda de pasajeros enfurecidos que ven cada vez más encarecidos los billetes? ¿Se acabó la era mega low cost de RyanAir?

¿Sois viajeros habituales de RyanAir? ¿Creéis que esta nueva política de equipaje será beneficiosa a largo plazo? ¡Dejadnos en los comentarios que os parece esta nueva medida!

Un gran viaje, todo lo que necesitas saber para organizarlo

¿Soñando con un gran viaje? ¿Dispuesto a embarcarte en la aventura? Entonces no dejes de leer esta reseña que escribí (en mi antiguo blog) hace ya algún tiempo, sobre la primera edición de «Cómo preparar un gran viaje». En 2016 se publicó la segunda edición. Os recomiendo leer este post hasta el final (hay sorpresa)

Reseña de la primera edición de Cómo preparar un gran viaje

Decía así:

Si estás leyendo este blog, con toda probabilidad, serás alguien a quien le gusta viajar. Seguramente habrás hecho en tu vida algún viaje, tal vez muchos; cercano o lejano,  breve o, si eres afortunado, extenso en el tiempo… Si te encuentras entre ellos no me cabe duda que en alguna ocasión has soñado con hacer un gran viaje; ponerte el mundo y la vida «por montera» y partir hacia ese destino que en ocasiones se te antoja inalcanzable, mientras suspiras diciendo: algún día…

Pero no desesperes. Otros lo hicieron mucho antes que tú- y que yo- y algunos, como Itziar Marcotegui y Pablo Strubell, viajeros infatigables, nos ofrecen un buen montón de consejos en su libro «Cómo preparar un gran viaje», recientemente autopublicado.

Aun para quienes viajan, o viajamos, de forma más o menos habitual plantearse un viaje de varios meses puede suponer un gran quebradero de cabeza. Para todos ellos- nosotros- la lectura de este manual resultará muy útil y clarificadora.
El libro está bien estructurado, con explicaciones muy sencillas sobre cada uno de los aspectos a tener en cuenta en un proyecto como el de hacer «un gran viaje» (transporte, alojamiento, visados y otros trámites…).

Pablo e Itziar son viajeros experimentados, y por tanto sus opiniones mucho más «autorizadas» que la mía, pero debo decir que difiero de aquello que exponen al afirmar que cualquiera puede hacer un viaje de este tipo y que, por tanto, esta guía es «para todo el mundo». Seguramente  muchas de sus recomendaciones sean válidas para cualquiera que se inicie en la experiencia, totalmente adictiva, de viajar. Pero sinceramente opino que es necesario un cierto bagaje, estar algo «curtido» o «bregado» antes de emprender un proyecto como el que plantean.

Especialmente útiles me parecen las indicaciones que hacen referencia a trámites de visados, fronteras y aduanas, quizá porque me resultan los más engorrosos. Aunque en el libro no se hace referencia a paises en concreto, las experiencias de Pablo e Itziar y los pequeños «trucos»que nos ofrecen para solucionar problemas resultan muy interesantes.

Por otra parte, debo decir que su planteamiento – 1º escoje la fecha para tu viaje, 2º escoje el destino, 3º calcula el presupuesto- no siempre es aplicable.

La primera vez que viajé por mi cuenta fue gracias a un bote de café instantáneo. Que nadie piense que tuve la fortuna de ganar ese «sueldo para toda la vida» que publicitaba una conocidísima marca. Sin embargo, me obsequió con un pequeño objeto que desató en mi una auténtica fiebre viajera. Era una tapa de color verde con una ranura. Agotado el café soluble, esta tapa de regalo lo convirtió en una hucha, en la que comencé a guardar, cual hormiguita, todo lo que pude arañar al presupuesto doméstico. Cada vez que abría el armario de la cocina lo miraba, contaba y recontaba, quizá con la absurda esperanza de que durante la noche su contenido se hubiese multiplicado.

Una vez calculado el presupuesto del que podía disponer comencé a indagar sobre los destinos  que más me apetecían. Descarté alguno porque el alojamiento excedía mis cálculos; también cambié el medio de transporte elegido, renunciando al avión y al coche de alquiler para viajar con el mío.

He rememorado todo esto mientras leía «Cómo preparar un gran viaje» pues se plantean este tipo de reflexiones a la hora de tomar tantas decisiones, y sobre tantos aspectos, en la organización de nuestro periplo. En mi caso puedo decir que el presupuesto condicionó el destino, y sobre todo la duración del viaje. Sobre la fecha no cabía decisión posible pues se limitaba, como siempre, a nuestro periodo vacacional.

Aquel viaje, que fue el primero de muchos otros, fue además un viaje familiar- niña incluida- y sobre éste y otros modos de viajar (solo, en pareja, con niños…) también ofrece el libro un gran número de consejos y experiencias viajeras.

Si en algo estoy totalmente de acuerdo es en afirmar que hay un viaje para cada uno de nosotros, sin exclusiones. Tan solo es necesario un poquito de ese «espíritu viajero». También en aquello de que «un gran viaje» es aquel que cambia para siempre nuestras vidas, independientemente de que dure un mes o un año; de que atravesemos montañas y desiertos o  que maltratemos nuestros pies sobre el asfalto, bajo la sombra «amenazante» de los rascacielos.

Conozco a algunas personas a quienes un viaje les ha cambiado la vida. Mi querida amiga Leonor ha volado hasta Uruguay y Argentina, donde ahora se encuentra. Ha emprendido un viaje no sólo de kilómetros sino también de sensaciones y experiencias, que seguramente llenarán las líneas y páginas de algún libro, pero sobre todo de su propia vida.

El bote de café con la tapa verde tiene una nueva dueña. Hace poco mi hija cumplió veinte años y, harta de devanarme los sesos en busca de un regalo original con que sorprenderla, envolví cuidadosamente el bote, con una pequeña aportación en su interior. Ahora es ella la que atesora y mira el tarro de cristal, y proyecta escapadas con sus amigos.

En cuanto a Pablo Strubell  e Itziar Marcotegui, son los culpables de que tras la lectura de «Cómo preparar un gran viaje» sienta un nudo en el estómago, una enorme desazón, un hormigueo que me recorre todo el cuerpo. Y es que, ya lo decía Paul Theroux, «un viajero es aquel que se siente descontento con la idea de estar en casa».

Para finalizar…

Cosas de la vida. En estos días precisamente  se celebran las Jornadas de los grandes viajes, en las que Pablo Strubell tiene mucho que ver. Lo que quizá no imagine ni él, ni nadie, es qué fue de la heredera del bote de café soluble. ¿Lo adivináis? Es la creadora de este blog.

Actualización Mayo 2018

He recuperado mi bote de cristal con la tapa verde. Llenarlo, poco a poco, me causa un enorme regocijo. Quizá os resulte absurdo pero cuando lo miro pienso que un viaje, por pequeño que sea, está al llegar.

Después de unos cuantos años, el próximo sábado día 12 Pablo Strubell y yo nos «desvirtualizaremos» en las jornadas de los Grandes Viajes que se celebran en Bilbao.

5 aplicaciones de viajes para el móvil que harán tu vida viajera más fácil

Si hay algo que todos tenemos que admitir es que la tecnología ha hecho que nuestras vidas sean mucho más fáciles. Y lo mismo pasa en el ámbito de los viajes y el turismo: Ahora hay muchísimas aplicaciones de viajes que nos ayudan durante nuestras escapadas o aventuras, pero…

¿Os acordáis de cuando no existían los GPS? Dependíamos de esos terribles mapas de carreteras que pesaban más que un ladrillo, no siempre estaban actualizados y encima nos perdíamos más de una vez. Por no hablar de aventurarnos a ir a un país en el que no sabíamos ni una palabra en su idioma, pues en aquella “época” tampoco existía Google Translate.

Es por ello que cada vez que alguien me dice que tiene “miedo” de viajar por la posibilidad de perderse o no poder comunicarse, me río un poco… porque ahora, gracias a la tecnología, moverse es pan comido. Es por ello que he recopilado estas 5 aplicaciones para dispositivos móviles que harán tu vida viajera mucho más fácil.

MAPS.ME

Que levante la mano el que alguna vez se haya quedado tirado en medio de una ciudad desconocida sin datos/wifi (Y por tanto, sin poder usar el GPS). A mi me ha pasado unas cuantas veces, y desde entonces siempre llevo en mi móvil la aplicación MAPS.ME

Esta aplicación tiene la ventaja de disponer tanto de mapa como de GPS offline, para que nunca más os perdáis. Antes utilizaba CityMaps2Go, pero tiene el problema de que sólo se pueden descargar 5 mapas en la versión gratuita.

Además, la aplicación te permite añadir pines a puntos de interés, restaurantes o tu hotel, por ejemplo. Muy cómodo si no quieres cargar con guías en formato físico.

TRAVELLO

Travello es el Facebook de los viajeros. Al principio tenía serias dudas sobre la funcionalidad de esta app pero después de haberla utilizado, he cambiado totalmente de opinión.

Cuando activas el GPS puedes ver a otras personas que estén registradas en Travello a tu alrededor para entablar conversaciones con ellos (Es muy útil para pedir recomendaciones sobre el destino).

También tiene un foro incorporado donde la gente escribe sus reviews o preguntas, se organizan quedadas y walking tours gratuitos. Dispone de un sistema de grupos similar al de Facebook con distintas temáticas como: Blogs de viajes, fotografía, gastronomía…

Una de las cosas que más me gusta de Travello es que tiene un planificador donde puedes insertar tus próximos viajes y la aplicación se encargará de avisarte si hay alguna otra persona que viaje en tus mismas fechas.

Además puedes completar tu perfil conectando tu cuenta de Instagram. Una app muy completa, ¿No creéis?

XE CURRENCY

Si eres de los que como yo, odias las matemáticas, estás de suerte: Calcular el cambio de moneda ya no te traerá más dolores de cabeza.

La aplicación es simple, tu insertas el importe, y te devuelve la cantidad en moneda local. Y ya está. Sin complicaciones y con el cambio actualizado constantemente. Es gratuita.

TRIPADVISOR

Tripadvisor es ya todo un clásico de mi lista personal. Si sois como yo y le dais mucha importancia a comer bien cuando visitáis cualquier lugar, pero no seguís un itinerario a rajatabla y tenéis que improvisar, siempre podéis buscar algún lugar cercano en tripadvisor.

Tiene las mismas funcionalidades de la web (Podéis filtrar los resultados por precio, valoraciones, tipo de cocina…) pero además está disponible la descarga del mapa para utilizarlo offline, de modo que podéis consultar los restaurantes de la zona sin nisiquiera conectaros.

Es cierto que también está envuelta en cierta controversia, en cuanto a si las opiniones expresadas son ciertas o malintencionadas y más de un rifirrafe ha habido entre clientes o supuestos clientes y los propietarios, chefs o responsables de algún restaurante. Pero yo siempre digo lo mismo: ante la disparidad de opiniones sobre un local, haz un promedio. No puede ser que para unos sea tan bueno y para otros tan horrible.

 

FLIGHTSTATS

¿Eres como yo y no puedes estar tranquilo sin conocer el estado de tu vuelo? Sobre todo cuando tengo que hacer escalas, me gusta tener todo controlado para no estar agobiada durante el tránsito. Flightstats te da toda la información de tu vuelo, desde la puerta por la que embarcarás y el horario preciso hasta la meteorología del aeropuerto o un tracking en tiempo real con vista satelital incluida. Muchísimas veces ofrecen información incluso antes que los propios aeropuertos, por lo que es muy útil para estar siempre al tanto de todo.

[av_hr class=’invisible’ height=’50’ shadow=’no-shadow’ position=’center’ custom_border=’av-border-thin’ custom_width=’50px’ custom_border_color=» custom_margin_top=’30px’ custom_margin_bottom=’30px’ icon_select=’yes’ custom_icon_color=» icon=’ue808′ font=’entypo-fontello’]

Estas son mis 5 aplicaciones de viajes para dispositivos móviles favoritas, aunque por supuesto suelo usar otras como Google Maps, Google Translate, Skyscanner… pero estas son las 5 que encuentro más útiles por diversos motivos. ¿Y vosotros, las habéis utilizado en alguna ocasión? ¿Conocéis  otras apps de viajes interesantes?

Las mejores y peores experiencias con aerolíneas (Parte I)

¡Muy buenas viajeros! Esperemos que estéis disfrutando de unos felices vuelos… en esta ocasión queremos contaros algunas de nuestras experiencias (buenas y malas) con distintas aerolíneas. Ni falta hace decir que el artículo se basa en nuestra opinión personal y que ninguna nos paga por hacerle publicidad y, seguramente, en alguna de las aerolíneas en las que no nos ha ido muy bien, a otras personas les habrá ido divinamente ¡Al lío!

 

AEROLÍNEAS… ¡SUPER! [trx_icon icon=»icon-check-2″ color=»#81d742″]

He hecho varias veces el trayecto Venecia-Bilbao vía Madrid (Generalmente cuando Volotea quita la ruta en invierno) y la verdad es que el viaje siempre ha ido bien. Los aviones suelen ser espaciosos. Cuando tienes un vuelo con conexión, nada más aterrizar te mandan un SMS con información de la puerta de embarque del siguiente vuelo, y, oye, detalles como esos se agradecen. Por algo será que después de tantos años sigue manteniéndose en el top de mucha gente…

  • LO MEJOR: La limpieza de los aviones y la atención del personal
  • LO PEOR: Generalmente es algo cara, pero cogiendo billetes con tiempo se pueden encontrar buenas ofertas.

 

 

La low cost más famosa del mundo es nuestra fiel compañera de viajes y aventuras varias. No entiendo de donde viene todo ese hate y las pestes de la gente, nosotros nunca hemos tenido ningún problema. Siempre puntalísimos y con precios imbatibles.

Si no fuera por ellos probablemente no conocería muchos de los sitios que he visitado. La gente también se queja de que se pasan todo el viaje vendiéndote lotería. Yo tengo la solución: No les compres. Y llévate unos auriculares para escuchar música… 😉

  • LO MEJOR: ¡Los precios! De verdad que he viajado por el mismo precio de un bocadillo del aeropuerto. Y la puntualidad.
  • LO PEOR: Por decir algo, los asientos son algo estrechos.

 

 

He tenido el placer de viajar con ellos tan sólo una vez, cuando fui a Kitee en 2015. Muy buena experiencia, personal atento y aviones amplios. Nos dieron té, café, snacks… gratis. Ningún problema con el equipaje (En aquella ocasión facturé) llegó sano y salvo a su destino. Puntualidad tanto en la llegada del vuelo como en la entrega de maletas.

  • LO MEJOR: El detalle de darnos de comer y beber gratis.
  • LO PEOR: El precio, generalmente muy elevado.

 

 

La low cost más «cool» de todas sin duda alguna (Y no porque lo diga yo, si no me equivoco fue coronada como la mejor aerolínea de bajo coste del mundo mundial) Viajé con ellos para volver de Finlandia a Venecia. Cuenta con Wi-Fi y servicios de entretenimiento a bordo. De verdad que lo del Wi-Fi es un puntazo, creo que otras compañías deberían dar el paso y ofrecerlo a bordo.

  • LO MEJOR: El Wi-Fi y el espacio entre asientos, se viaja de lujo en sus aviones.
  • LO PEOR: Sinceramente no se me ocurre nada…

 

AEROLÍNEAS… «INDEFINIDO» [trx_icon icon=»icon-help-1″ color=»#e8c100″]

A ver, lo de Volotea es… como decirlo. Es una especie de relación amor-odio, es esa amiga fea pero que es tan simpática que al final vas con ella por pena. Volotea es una lotería. Es sin duda alguna la aerolínea con la que más viajo, ya que hago frecuentemente el trayecto Bilbao-Venecia, y es la única compañía que realiza le trayecto sin escalas. Incluso me aboné al club supervolotea, ya que me convenía pagar la suscripción por las ofertas. Al principio tenían aviones con filas de 5 asientos (2 – 3) y era muy cómodo, pero después de un tiempo cambiaron al tradicional 3 – 3.

Tuve una experiencia bastante desagradable con ellos: nos cancelaron un vuelo dejándonos tirados en Francia a la 1 de la mañana (Tras habernos llevado del aeropuerto de Bilbao hasta Francia en autobús, embarcar en Biarritz, nos dijeron que no podíamos aterrizar en Venecia porque el aeropuerto cerraba y dijeron que volábamos a Verona y de allí en autobús hasta Venecia) Tuvimos que desembarcar de nuevo y nos encontramos en un aeropuerto desierto, sin personal que hablara un mínimo de inglés ni español, con un grupo de Napolitanos furiosos (Y creedme, no os gustaría conocer a un Napolitano cuando se enfada)… en fin, un desastre. Nos dejaron en un hotel y al día siguiente aún nos retrasaron el vuelo 3 veces (Desde las 11 de la mañana hasta las 4 de la tarde) y nos dieron un mísero voucher que no llegaba ni para un bocadillo.

Pusimos una reclamación conjunta e individualmente y nunca obtuvimos respuesta, la compañía se lavó las manos descaradamente, diciendo que no teníamos derecho a compensación ya que nos habían llevado hasta nuestro destino (Eso si, con 20 horas de retraso y un auténtico calvario) que «bastante habían hecho proporcionándonos el hotel»… en fin, desde aquella vez, nada ha vuelto a ser igual. Lo siento Volotea, la nuestra hubiese sido una bonita relación.

  • LO MEJOR: No es que destaque particularmente, si acaso el tema del SuperVolotea que me ha permitido comprar billetes por 5€ y la variedad de rutas (Sobre todo desde Italia).
  • LO PEOR: Servicio de atención al cliente nefasto. No creo que con sus tarifas regulares puedan considerarse  low-cost.

 

 

AEROLÍNEAS… ¡DEFINITIVAMENTE NO! [trx_icon icon=»icon-delete-2″ color=»#dd3333″]

¡Agárrense los machos y que Dios nos pille confesados! La relación de odio que mantengo con esta aerolínea es cuanto menos curiosa. Te ponen pegas hasta donde no las hay, da igual que respetes las medidas de equipaje, algo se inventarán para sablearte… y la única manera de que no te tomen el pelo es encarándote con ellos, como hice yo en una ocasión. Te hacen pagar un extra por llevar un corriente bolso de mano o la cámara de fotos (¿Hola? Ni siquiera Ryanair con su «cutrez» como muchos dicen, hace eso) y si no, toca meterlo en la maleta. Lo mejor de todo es que aplican esta regla como les sale de las narices.

Ejemplo: Vuelo Venecia-París, llego a la fila del embarque y delante mío una mujer con un bolso de mano de la misma medida del trolley (No exagero, parecía más una bolsa de playa o algo así), le dejan pasar aún siendo de la misma categoría que yo (Los que pagan la tarifa extra que permite llevar un bulto extra, también tienen speedy boarding… bueno, lo del tema del speedy me da para hacer otro post…).

Cuando llega mi turno me dicen que el bolso tiene que ir dentro de la maleta. Ahí libero al Kraken y empiezo a decirle de todo a la azafata de tierra, y ella erre que erre, que si quiero embarcar tengo que meter el bolso en la maleta. Sigo diciéndole que a mi me da igual, que conozco perfectamente las normas y que no me parece bien que se aplique sólo a algunos pasajeros. Finalmente, ya aburrida de discutir, le digo que me traiga una hoja de reclamación y que me diga su nombre para proceder con la queja… no se que pasó ahí pero se fue y no volvió… ¿Iría a comprar tabaco?

Hablemos ahora de la puntualidad de esta aerolínea: No he cogido un vuelo en hora con ellos en la vida (Se ve que lo de la puntualidad inglesa también lo aplican cuando quieren…). He tenido que volar 2 veces con ellos este año y los 2 salieron con retraso. Sin duda, mi última opción a la hora de comprar un billete de avión, únicamente la elegiría por los horarios o si la diferencia de precio es abismal. Cada vez que tengo que viajar con ellos rezo a la virgencita de Guadalupe para que no me pase nada…

  • LO MEJOR: Hmmm… ¿Nada? xD
  • LO PEOR: Retrasos, actitud del personal, gestión de equipajes.

Es bien sabido que la Low-Cost española se coronó con una situación de caos absoluto el pasado verano. La reina de los retrasos y cancelaciones por querer hacer demasiado (Recordad… Quien mucho abarca poco aprieta) se ha ganado un puesto en mi lista de aerolíneas más odiadas. Suele ser mi alternativa a Iberia cuando no hay ruta directa Bilbao-Venecia. Desde que empecé a viajar con ellos ha ido de culo y cuesta abajo. No saben gestionar el equipaje, te lo hacen meter en bodega cuando les da la gana alegando que no hay espacio en cabina, ya puedes llevar platos de porcelana o las cenizas de tu gato, que a ellos les da igual, o metes el equipaje en bodega o no subes al avión.

Me pasó en mi último viaje hacia Bilbao, la ida fue con Iberia y en Barajas nos pasó lo mismo, pero porque los aviones de Iberia que hacen rutas nacionales suelen ser muy pequeños. La sutil diferencia está en que la azafata de Iberia nos preguntó en todo momento si estaríamos dispuestos a meter el equipaje en bodega, sin obligarnos a nada. Hubo gente que dijo que llevaba cosas de romper y no pasó nada, simplemente buscaron a otros pasajeros que pudieran meter el equipaje sin problema.

En cambio, a la vuelta, con Vueling vía Barcelona, llegué a la puerta de embarque del Prat y me dijeron… «Espera que te doy la etiqueta para la maleta»… Atravieso el finger y antes de entrar al avión me dicen que tengo que dejar el equipaje (Perdón: LANZAR LA MALETA POR UN TOBOGÁN MAS EMPINADO QUE LAS CUESTAS DE MI PUEBLO POR EL CUAL LA MALETA ADQUIERE UNA FUERZA SUPERSÓNICA Y UNA VELOCIDAD QUE RÍETE TU DE LA LUZ, LLEGANDO ABAJO Y CHOCANDO CON OTRAS MALETAS COMO SI FUERAN BOLAS DE BILLAR) Ante lo cual respondo diciendo que llevo cosas delicadas dentro de la maleta y que no puedo dejarla.

-Pues tienes que dejarla

+ Pues cojo lo que necesito

-Pues no hay tiempo porque vamos con retraso

+No es cosa mía si vuestros vuelos siempre van con retraso. O cojo el disco duro o la maleta sube al avión.

-Pues no hay tiempo.

Evidentemente me tomé mi tiempo para abrir la maleta, sacar el disco, y recolocar todo lo que había tenido que sacar para cogerlo. Y no puse una reclamación porque no tenía ganas de discutir y ya estaba cabreada por otros motivos… pero de buena gana lo hubiese hecho.

Creo que en ocasiones como estas los pasajeros no deberían dejarse torear. Y como sigan así, desde luego se van a quedar sin clientes. Una cosa es dejar las maletas a pie de pista (Como he hecho varias veces con Iberia) y otra muy distinta lanzarlas como si fueran sacos de patatas. Lo peor es que después de subir al avión comprobé que había varios huecos libres ocupados por chaquetas y fundas de ordenadores. Imaginad mi cabreo.

Miedo me está dando la vuelta de Estambul. He facturado una mochila donde irá toda la ropa y en la bolsa de mano llevaré lo de romper. Como en Barcelona me digan que tengo que meterla en bodega, mejor que contraten a un exorcista, porque pienso invocar a Satanás.

  • LO MEJOR: Por el momento nada, les he cogido demasiada manía.
  • LO PEOR: Retrasos, gestión del equipaje, actitud del personal y las tarifas, nada económicas para definirse «Low-cost».

 

Hasta aquí la primera parte de nuestro ranking personal de mejores y peores aerolíneas. ¿Has tenido alguna experiencia memorable con alguna compañía aérea? ¿Tienes alguna anécdota que contarnos? ¡Pues déjanosla en los comentarios!

Mis trucos para viajar barato (Parte II: Alojamiento y consejos generales)

Segunda entrega de la serie de trucos y consejos para viajar barato: Hoy os hablo de las opciones que yo uso normalmente para buscar alojamiento y otros pequeños consejos en general:

 

CONSEJOS PARA ENCONTRAR ALOJAMIENTO BARATO

  • Hostels: Los hostels son prácticamente la mejor manera de ahorrar. Ya sea reservando una cama en una habitación compartida o reservando una habitación privada (Muchos hostels disponen de habitaciones dobles con baño compartido o a veces incluso baño privado). Si viajo sola me gusta quedarme en hostels o guesthouses porque ahorro mucho dinero y además es una forma genial de conocer gente. En algunos hostels puedes llegar a alojarte gratis (Ver más abajo «Work away»). Yo uso mucho la web «HostelWorld«

  • AirBnB: esta plataforma ha logrado sin duda alguna, revolucionar el mundo de los viajes. Para los que no lo sepan, AirBnB es un portal de alquiler de casas/habitaciones entre particulares. Es una de las webs más fiables ya que hasta que no pasan 24h del check-in el dinero del apartamento queda «bloqueado» en el sitio, así si hay algún tipo de problema (Llegamos y el apartamento no es como nos lo habían presentado, esta sucio, las fotos no se corresponden o incluso no existe o nos han dado una dirección falsa) el propietario no se lleva ni un euro y a nosotros nos reembolsan. Cuenta con una opción llamada «reserva inmediata» que acelera los trámites y nos permite asegurarnos alojamiento sin tener que escribir cada vez al propietario para confirmar disponibilidad o precio. Muy útil para la gente que va reservando sobre la marcha. Si te apetece probar, haciendo click en el banner del sidebar recibirás 18€ de crédito para tu primera reserva.

 

  • Hotelscombined es un «buscador de buscadores» de hoteles y apartamentos. Básicamente compara los precios de la gran mayoría de webs y portales (Booking, Expedia, Venere…) y te da la tarifa más barata. Muy útil para hacer «cribas» o para buscar cosillas de última hora.

 

AHORRARSE NOCHES DE ALOJAMIENTO

Una forma genial de ahorrar dinero en viajes largos, sobre todo si vamos a viajar entre países o a recorrer largas distancias dentro de uno solo, es hacer viajes nocturnos. Por ejemplo en un Interrail podemos reservar un tren nocturno, vas durmiendo durante el trayecto por lo que no te aburres y además te ahorras el dinero de una noche de hotel/hostel.

En Asia, y sobre todo en Tailandia, están en auge los autobuses nocturnos, que cuentan con todas las comodidades para que el viaje se haga ligero, desde asientos super reclinables que prácticamente se transforman en cama, Wi-Fi, enchufe, lamparitas individuales o pantallas individuales con películas y juegos. En Japón mucha gente escoge el bus como alternativa al costoso JR Pass.

 

DORMIR GRATIS

Si, se que cuando habéis leído la palabra «gratis» habéis empezado a prestar atención en serio xD. Bueno, al lío:

  • Couchsurfing: La teoría de Couchsurfing consiste en gente que abre la puerta de su casa a los viajeros para alojarlos en un sofá totalmente gratis (De ahí la palabra «Couch»), aunque la práctica es diferente, ya que normalmente es gente que tiene alguna cama o habitación libre. Lo mejor de la experiencia es que los hosts de Couchsurfing es gente que ama viajar y casi siempre estarán dispuestos a hacer de guía por la ciudad. Para agradecer la hospitalidad muchas veces la gente cocina algo típico del país del que proviene. Couchsurfing es una práctica que a lo largo de los años se ha extendido muchísimo, sobre todo en algunos países donde los residentes están muy limitados a la hora de viajar y por lo tanto tienen que «conformarse» con recibir visitas del extranjero para aprender más sobre otras culturas.

  • Intercambio de casas: El mismo nombre lo dice todo. ¿Conocéis la película «The Holiday«? Básicamente consiste en intercambiarse la casa, puede ser en el mismo periodo o no. Una web que está en auge últimamente es «Nightswapping». Es parecido a Couchsurfing, solo que se fomenta más el hospedar a la gente y no sólo alojarse gratis.

  • Workaway: Mi gran descubrimiento en los últimos meses. ¿Te imaginas trabajar unas horas por la mañana en un hostel y a cambio tener alojamiento y comida gratis? Pues con Workaway es posible. Esta iniciativa se utiliza mucho en países donde para trabajar necesitas un visado específico. Con el visado de turista muchas veces no te pueden contratar (Por ejemplo, Japón), por lo que en vez de pagarte en dinero te pagan en alojamiento y comida. Una forma genial de ahorrar mucho dinero teniendo tiempo libre para visitar el destino. Normalmente son trabajos de 2-4 horas al día durante 5 días a la semana. Una de las webs más famosas es Workaway, donde se pueden encontrar miles de ofertas de trabajo: Desde trabajos de jardinería en casas particulares o limpieza y manutención de hostels hasta cuidado de perros en una granja de Huskys en Laponia. Lo recomiendo a cualquier persona que quiera vivir una experiencia en el extranjero o a todos los que estén pensando en una posible vuelta al mundo al estilo slow travel.

 

MENOS ES MÁS: AHORRA EN EQUIPAJE

¿No os ha pasado nunca que os lleváis un maletón y luego la mitad de las cosas no las usáis? A mi si, y como de los errores se aprende, he aprendido a viajar con el mínimo indispensable. Sólo en ocasiones contadas facturo equipaje, y si queréis descubrir los mejores trucos para viajar con equipaje de mano, pues echad un vistazo a este artículo: Como viajar con equipaje de mano y no morir en el intento. Creedme que el exceso de peso se paga caro. Si decides facturar equipaje a la hora de comprar el billete, el precio parte de una media de 20€ por maleta. Si por el contrario te pilla el toro en le aeropuerto, prepárate para desembolsar un buen pellizco y con mucha probabilidad en efectivo. Lo dicho, larga vida al equipaje de mano. Y si no me creéis, al menos echad un vistazo a este artículo de los chicos de MolaViajar: hasta ellos dicen que para dar la vuelta al mundo basta llevarte ropa para una semana 🙂

 

AHORRAR EN COMIDA

 

Hay varias formas de ahorrar en comida. Os digo las 3 a las que yo suelo recurrir:

  • Comprar comida en el supermercado: Si voy de apartamento, intento comprar comida en el supermercado y cocinar yo misma, renunciando a salir algunos días. En algunos hostels también hay una cocina compartida para que la gente se prepare el desayuno o la comida.
  • Comer en puestos de street food: Los puestos callejeros esconden verdaderas delicias y la gran mayoría de las veces encontrarás comida «auténtica». Están en auge en Asia, donde puedes comer por 1€.
  • Ir a restaurantes donde van los locales: Tan simple como eso. Aunque los que llevamos viajando bastante tiempo tenemos «buen ojo» para evitar las trampas para turistas, no está de más tomar precauciones. Sigue a la gente del sitio y no fallarás. Probablemente la comida esté mucho más buena y cueste la mitad.

 

LO BARATO SALE CARO

Importante… ¡¡¡CONTRATA UN SEGURO!!! Por una tontería tu viaje (Y tu cuenta bancaria) puede verse arruinada. Los seguros de viaje no son tan caros como la mayoría piensa y en más de una ocasión pueden «salvarte el culo». Nosotras viajamos con IATI Seguros, y si contratas tu póliza a través de este blog tendrás un 5% de descuento. Basta hacer click en este banner o en el del lateral 😉

 

AHORRAR EN TRANSPORTE Y ALQUILER DE COCHE

Son muchas las compañías que ofrecen un descuento extra al reservar el coche a través de su web. Aunque yo siempre aconsejo usar transporte público o caminar para reducir gastos, si necesitas un coche o moto de alquiler, no dudes en reservarla con antelación. Por ejemplo Europcar ofrece un 4% de descuento pagando online (y la mayoría de compañías ofertan tarifas prepagadas, mucho más económicas) No es mucho, pero algo es algo.

En caso de decidir usar transporte público, echa cuentas de los viajes que vas a hacer, porque probablemente te convendrá comprar un bono. Cuando estuve en Budapest, el billete para 3 días me costó 11€ y tenía viajes ilimitados en metro, tren, tranvía, autobús y barco.

 

Espero que estos consejos os hayan sido de ayuda si estáis pensando en empezar a viajar por vuestra cuenta. ¿Te perdiste la primera parte en la que explico CÓMO ENCONTRAR VUELOS BARATOS? ¡Pues no esperes ni un minuto más y corre a leerlo!

Y si te ha gustado, o crees que podría ser de utilidad para alguien, compártelo 😉

 

 

 

 

Mis trucos para viajar barato (Parte I: ¿Cómo encuentro los vuelos?)

En los últimos meses, y sobre todo desde que abrí el blog, mis amigos no hacen más que preguntarme: ¿Pero a ti te ha tocado la lotería o algo, que siempre estás por ahí? ¿Cómo lo haces para encontrar esos chollos? o ¿Cómo lo haces para encontrar alojamiento barato? Yo no me considero ninguna «gurú», pero con el tiempo he ido cogiendo práctica en esto de los viajes y sobre todo he aprendido algunas cosas que ayudan a reducir costes. Nadie nace sabiendo cómo hacer la maleta perfecta, ni cuándo es el momento adecuado para comprar un determinado vuelo, pero con paciencia todo se aprende. ¡Os comparto mis pequeños trucos (Que casualmente son los mismos que utilizan muchos viajeros, si todos los usan será porque funcionan, ¿No?) para que podáis empezar a organizar vuestro viaje sin tener que tiraros de los pelos o recurrir a las costosas agencias!

Vamos allá con la primera entrega que incluye algunas directivas generales e información sobre cómo encontrar vuelos baratos.

 

FLEXIBILIDAD DE FECHAS

Si existieran los 10 mandamientos del viajero, este sería el primero y más importante. Sé flexible con las fechas (Si tu trabajo u obligaciones lo permiten), porque este es el factor que más influye a la hora de planificar un viaje. En la mayoría de lugares, verano, Navidad y Semana Santa son considerados temporada alta (Sobre todo los meses de Julio y Agosto) por lo que todo costará el doble. Si solo tienes vacaciones en Agosto como es el caso de muchos, entonces prueba a jugar con las fechas de los vuelos, ya que de un día a otro puede haber una gran diferencia de precio. Viajar entresemana también suele ser más barato que hacerlo en fin de semana.

 

 RESERVAR CON MUCHA ANTELACIÓN…

Normalmente, el viaje de las vacaciones (Para mi vacaciones = Ir a la playa a rascarme la barriga) lo suelo planear con bastante antelación. Este año viajo a Mykonos en septiembre y los vuelos los reservé en marzo (Los habría reservado incluso antes pero hubo un tentativo de organizar un viaje en grupo que al final no fue a ninguna parte), de modo que encontré un precio bastante bueno (94€ ida y vuelta). Pocas semanas después el vuelo costaba el doble.

 

…O RESERVAR A ÚLTIMA HORA

Curioso, ¿Verdad? Si no te importa demasiado el destino hay muchas aerolíneas que ponen ofertas de última hora (Muchas veces es porque tienen bastantes asientos aún sin vender y quieren llenar el avión). En mi caso, fui a Budapest porque encontré una de esas ofertas. Una noche estaba echando un vistazo a la web de RyanAir, donde escogiendo el aeropuerto de salida te da varias ofertas a varios destinos… no tenía pensado viajar concretamente a Budapest, pero cuando vi la oferta (30€ ida y vuelta) no me pude resistir y 20 días después estaba sentada en el avión rumbo a Hungría. No lo aconsejo si queréis ir a un sitio en concreto, porque es cuestión de suerte que pongan o no la oferta a ese destino.

¿CÓMO ENCUENTRO LOS VUELOS?

Entramos en materia. Dependiendo del destino suelo mirar las webs de RyanAir o Volotea. ¿Por qué? Sencillo, tengo 2 hubs de RyanAir (TV y BLQ) relativamente cerca de casa, por lo que la oferta de rutas es muy amplia. Los destinos que no tiene uno los tiene el otro, así que suelo mirar cada poco la web para ver si tienen ofertas. Un pequeño tip: Ryanair mete las ofertas en la web a la medianoche del martes y duran hasta las 23.59 del jueves. Los vuelos son para viajar en los 2 meses siguientes (De modo que si encuentras una oferta en Diciembre será para volar en Febrero), pero a veces también ponen alguna oferta para viajar al mes siguiente.

Volotea opera la ruta VCE-BIO que uso para volver a España a visitar a la familia, por lo que sumando gastos varios, vi que me convenía sacarme el bono Supervolotea, con el que accedo antes que nadie a ofertas y descuentos exclusivos (He reservado un vuelo BIO-VCE la víspera de nochevieja por 5€). Así fue como reservé los vuelos para Mykonos.

Otra de las herramientas que suelo utilizar es Skyscanner. En mi opinión es una de las mejores webs que hayan podido inventar, llevo usándola desde que salió la primera versión exclusivamente en inglés donde podías ver la diferencia de precio con barras… aún no existían las alertas ni otras opciones como el trayecto múltiple o «el mes más conveniente». Básicamente Skyscanner compara los precios de todas las aerolíneas para un determinado trayecto, y te muestra los resultados empezando por el más barato. Hay diversos filtros como por ejemplo el número de escalas o el horario.

 

TRUCOS PARA ENCONTRAR OFERTAS CON SKYSCANNER

A continuación os doy algunos consejos para utilizar Skyscanner.

  • Comparar mes completo: Vamos a suponer que tenemos todo el mes de Septiembre de vacaciones y queremos ir a Budapest.

Importante marcar la opción «Añade aeropuertos cercanos», a veces por la diferencia de precio conviene desplazarse un poco. En «Salida», en vez de poner una fecha concreta, marcamos «Mes completo» -> Septiembre 2016.

Ahora ya podemos ver la comparación de precios de todos los días del mes. De esta forma no hay que volverse loco haciendo mil búsquedas. Después basta hacer click en «Mostrar vuelos» y ya saca las distintas opciones, empezando siempre por la más económica (En este caso 36€).

 

  • Usar la opción «el mes más económico»: Imagina que tu jefe es la caña y te deja coger vacaciones cuando tu quieras. ¿Cuándo viajarías? ¡Pues cuando sea mas barato claro! Para ello Skyscanner ha creado la opción «el mes más económico». Ponemos como ejemplo un vuelo Venecia-Londres (Yo esta opción aconsejo usarla sobre todo para vuelos costosos a América o Asia, pero vale para cualquier destino).

 Y de nuevo nos salen los resultados más económicos:

 

  • Volar «a cualquier lugar»: ¿Tienes mas o menos las fechas pero no sabes o no te importa dónde ir? Entonces esta opción es para ti. Además se puede combinar con las anteriores (Comparar mes y mes más económico)

Nos saldrá una larga lista de países a la que viajar (La imagen está recortada) ordenada de más barato a más caro

 

  • Hacer un StopOver: Se considera Stopover a una escala de larga duración, que puede variar desde unas horas hasta algunos días. Es extraño,pero a veces es más barato reservar los vuelos separadamente que reservar un vuelo directo o con escalas «impuestas» por la compañía. Me explico: Imaginemos que quiero viajar a Tokyo. Una opción es hacer la ruta con Lufthansa haciendo una escala de 3 horas en Frankfurt. Peeeero, si por ejemplo miramos los vuelos separadamente (Venecia-Frankfurt y Frankfurt-Tokyo) con un stopover de 1 día por ejemplo, podemos encontrarnos con grandes sorpresas. Algunas aerolíneas ya permiten reservar stopovers, como por ejemplo Finnair, haced click en el nombre y os llevará a una página explicativa. Algunas compañías como Emirates o Etihad son asiduas a los stopover e incluso pagan el hotel a los pasajeros que vuelen con ellos: Con más de 10 horas de escala tienes derecho a hotel de cortesía. La ventaja de los stopover es que el viaje se hará más ligero, pudiendo descansar entre trayectos e incluso tenemos la posibilidad de conocer nuevas ciudades que no estaba en programa.

MÁS RECOMENDACIONES A LA HORA DE COMPRAR VUELOS

Os comparto un par de trucos para comprar billetes baratos:

  • Si vas a comprar vuelos internos de una compañía local, utiliza un proxy de ese país. A veces comprar un vuelo Bangkok-Chiang Mai te va a salir más barato si lo compras con una dirección IP Tailandesa que con tu IP desde tu casa en España. A veces también funciona con trayectos internacionales. Por experiencia propia os puedo asegurar que funciona (A mi me pasó con Pegasus cuando compré los vuelos para Turquía).
  • Borrar cookies y caché: Las aerolíneas son más astutas de lo que parecen. Cuando entras a una web de una aerolínea concreta a buscar un vuelo, la información de navegación queda registrada, por lo que ellos saben que estás buscando un vuelo concreto. ¿Nunca te ha pasado que estás buscando un vuelo y horas o algún día más tarde ha subido de precio? ¿No corres a comprarlo no sea que vuelva a subir? La próxima vez que veas que un vuelo ha subido, prueba a borrar las cookies, la caché y el historial y haz una nueva búsqueda.

 

¿Qué os parecen estos consejos? ¿Vosotros también tenéis vuestros trucos? ¿Os apetece compartirlos? Soy toda oídos…

Si te ha gustado, compártelo. En la próxima entrega os cuento como encontrar alojamiento barato y más consejos para planificar vuestro viaje.

Sleeping in Airports: La guía definitiva para ahorrar durmiendo en aeropuertos

Parte de los consejos mostrados en este artículo son originales de la web ‘Sleeping in Airports’ y nos hemos limitado a traducirlos.

 

Puede que la idea de dormir en el aeropuerto no agrade a muchos, pero vamos a ser sinceros: Es una forma genial de ahorrar unos cuantos euros (O muchos euros, dependiendo de la ciudad) cuando viajamos en avión. Los vuelos a primera hora de la mañana suelen ser los más baratos y además muchas veces nos permiten llegar pronto al destino para aprovechar así el día. Muchas veces hay gente que se ve obligada a dormir en el aeropuerto debido a retrasos o cancelaciones de los vuelos. Si eres de los que quiere hacerlo voluntariamente, pero nunca te has atrevido, sigue leyendo. Es una práctica muy extensa y mucho menos ‘traumática’ de lo que parece.

Hasta hace relativamente poco yo nunca había dormido en un aeropuerto, siempre me las arreglaba para ir en coche o con transporte público. Mi primera vez fue en octubre del año pasado, durante mis vacaciones a Mykonos. Encontré una oferta que salía desde el aeropuerto de Milán MXP a las 6.15 de la mañana. Yo vivo cerca de Venecia, y hasta Milán en coche hay una tirada… si a gasolina y peaje sumamos el parking pues la cosa empezaba a subir un poco de precio. Por lo que la opción del coche quedaba descartada.

Segunda opción: Tren. Coger un tren hasta la estación central de Milán (2 horas aproximadamente) y después el shuttle hasta el aeropuerto (otra hora de viaje). Cogiendo con tiempo los billetes del tren de alta velocidad nos salió a 20€ por cabeza + otros 10€ del shuttle. Elegimos el último tren que llegaba a Milán sobre las 23.30, para después coger el shuttle y llegar alrededor de las 01.00 al aeropuerto.

Estuve mirando precios de los hoteles alrededor de la terminal y casi me desmayo. Al final para dormir como mucho 4 horas (Contando que hay que llegar, hacer check-in y después estar 1 hora antes en la terminal para el embarque) no merecía la pena, por lo que decidimos «dormir» en el aeropuerto. Digo dormir entre comillas porque lo que es dormir, no dormimos mucho. La Terminal 2 de Malpensa es exclusivamente de EasyJet y durante unas horas por la noche cierra, por lo que si entráis llegada una cierta hora no podréis salir (Mención especial para los fumadores visto que en MXP la sala de fumadores es inexistente).

¿Cómo dormir en un aeropuerto? Fácil, lo mejor es buscar asientos sin reposabrazos, de esos que están unidos en fila. Yo puse un par de toallas para que estuviera algo «blando» porque los asientos eran en acero (En el aeropuerto de Venecia por ejemplo hay asientos en piel bastante mullidos) y una de las 2 chaquetas la doblé para que hiciera de almohada. Otra opción si viajáis con esterilla o algo para poner en le suelo es buscar un rincón apartado donde no haya mucha luz (Prácticamente en todos los aeropuertos dejan la luz encendida) y tumbaros por el suelo. Yo encontré un rincón así pero resulta que la señora de la limpieza pasaba cada 5 minutos con una especie de coche-aspirador super fastidioso (Llegué a creer que lo hacia a posta) y era imposible dormir (No tenía tapones, me molestan y soy incapaz de llevarlos) así que opté por la opción de los asientos en fila. Al final conseguí dormir 3 horillas…

¡¡¡Por cierto, la T2 de Malpensa está presente en el ranking de los peores aeropuertos para dormir!!! Así que estoy segura de que si he sido capaz de dormir ahí, puedo hacerlo en cualquier sitio. Como curiosidad, el aeropuerto preferido por los pasajeros para pasar la noche es el de Singapur (Dato del 2015). Hay aeropuertos que tienen incluso salas de relax con butacas reclinables perfectas para echar una cabezada o los llamados ‘sleeping pods’, cabinas o cápsulas del estilo a las de los hoteles de Japón.

Podéis preguntar a los responsables de seguridad por los sitios más seguros para dormir, cerca de las videocámaras de vigilancia. También es conveniente «llegar con tiempo» ya que algunos aeropuertos en el peak de temporada pueden parecer verdaderos campings por lo que si quieres asegurarte un buen sitio para dormir, mejor llegar con algo de antelación.

Recuerda poner candados a tus mochilas o maletas, incluso alguna cadena ligera para atarlas a tu propio cuerpo. La mayoría de viajeros que duermen en los aeropuertos no tienen malas intenciones, pero puedes encontrarte con una desagradable sorpresa si alguien de fuera entra en la terminal a robar.

Vestirse a capas es la mejor opción: Durante la noche en teoría «no debería haber nadie en el aeropuerto» por lo que desactivan la calefacción (O el aire acondicionado en verano). En MXP me acuerdo que de vez en cuando abría un ojo y veía los pingüinos pasar por ahí. ¡No te olvides el antifaz y los tapones!

Algunos aeropuertos cuentan incluso con duchas: ¿Qué tal refrescarse antes de la salida del vuelo?

Y por último… comprueba siempre que en el aeropuerto esté permitido dormir (Hay algunos donde está estrictamente prohibido),

En la web ‘Sleeping in Airports’ (Sólo en Inglés) encontraréis los mejores consejos para dormir en el aeropuerto, incluso guías de un montón de aeropuertos con los servicios que ofrecen y las mejores anécdotas de viajeros que han decidido hacer noche en la terminal.

Ah… y no te olvides de programar el despertador… No querrás perder el vuelo por quedarte dormido, ¿Verdad? 😉

 

[trx_icon icon=»icon-right-arrow-2″] Mira aquí los mejores aeropuertos para pasar la noche

[trx_icon icon=»icon-right-arrow-2″] Mira aquí los peores aeropuertos para pasar la noche 

Y si eres amante del cine, no puedes perderte ‘La Terminal’, protagonizada por Tom Hanks y Catherine Zeta Jones 🙂

La importancia de viajar seguro

El artículo redactado a continuación se basa en nuestra opinión personal

 

Hace algunas semanas, asistí a la ya clásica cita del Martes noche con el #ViajesChat, la tertulia viajera semanal organizada por Bo – El Mundo OK y World Travelling Feet que se desarrolla en Twitter y  en la que se debaten diversos ámbitos del mundo de los viajes, como planificación y organización, gastronomía viajera, situaciones que se dan durante los viajes… cada semana se propone un tema y los anfitriones realizan varias preguntas que los usuarios van respondiendo. La verdad es que algunas respuestas son para partirse, creo que voy a proponer a Bo recopilar las mejores y publicar un libro del #ViajesChat.

El caso es que un día hubo una temática en concreto que me llamo bastante la atención: Viajar Seguro. Es curioso como en al vida del día a día intentamos siempre sentirnos protegidos, que si seguro de la casa, del coche… entonces, ¿Por qué a veces cuando viajamos nos descuidamos tanto? Me explico. En Europa no es estrictamente necesario contratar un seguro de viaje porque con la Tarjeta Sanitaria Europea tenemos derecho a cobertura sanitaria de emergencia durante 3 meses. Nunca nos planteamos contratar un seguro porque la gran mayoría de las veces hacemos viajes cortos y no demasiado lejanos, y pensamos… ‘Bah, total para dos días’… Pero, ¿Qué pasa si vamos a realizar algún deporte extremo o aventura en el que corremos algún tipo de riesgo? La TSE no cubre salvamento ni repatriación. ¿Y qué pasa cuando salimos fuera de Europa? Incluso enfermar por cualquier tontería (Una gastroenteritis, una bronquitis por haber cogido frío…) y ya no hablemos, por enfermedades más graves en algunas zonas de riesgo, nos puede costar una millonada, además del disgusto de tener que abandonar nuestro viaje. Una noche de hospitalización fuera de nuestro país puede llegar a costar miles de euros. Por lo que si viajáis fuera de Europa (O dentro sabiendo que estáis expuestos a cualquier tipo de riesgo), hacedlo SIEMPRE con un seguro.

El seguro de viaje, además de los gastos sanitarios cubre también las actividades de salvamento, el desplazamiento de familiares y la repatriación. En tema de equipaje estamos cubiertos contra robos, daños y pérdida. Y creedme que sobre todo los travelbloggers, entre ordenador, equipo fotográfico y de grabación viajamos con unos cuantos miles de euros encima… y basta un golpecito para que se rompa algo, incluso en el equipaje de mano basta alguna que otra turbulencia y a tomar por saco… por no hablar del trato que dan al equipaje facturado.

Hay quien piensa que un seguro de viaje es carísimo, pero nada más lejos de la realidad. Nosotros hemos decidido viajar con IATI Seguros, correduría con experiencia centenaria y travelblogger-friendly 😉 Por poneros un ejemplo, para mi próximo viaje a Budapest del 29 de Mayo al 1 de Junio, he decidido contratar un seguro básico (Orientado a escapadas) y voy a estar cubierta contra cualquier cosa que pueda pasar, visto que cuando se viaja solo hay que tomar alguna que otra precaución extra.

Así que, sea en Europa o en el resto del mundo, no te la juegues, ¡Contrata un seguro! Y si decides seguir nuestra recomendación, que sepas que tienes un 5% de descuento en tu seguro con IATI por ser nuestro lector 🙂

 

 

Las 10 fases por las que todo viajero pasa cuando planifica sus vacaciones

 

1. ¿DÓNDE VOY?: Finalmente has decidido cuándo coger vacaciones y cuantos días irte pero… ¿A dónde? Evidentemente si vas a viajar una semana puede que cruzar los 5 continentes no sea la mejor opción. Tú sabes ya donde quieres ir, pero buscas y rebuscas alternativas. Si vas con amigos se convertirá en un infierno, cada uno querrá ir a un sitio y tu acabarás queriendo tirar el ordenador por la ventana. Después de leer decenas de artículos como: ‘Los mejores destinos de playa en Europa’ o ’10 destinos low cost’ te decides por la opción inicial que tenías en mente. Quizá no hayamos avanzado mucho, pero seguro que habrás aprendido un poco de arquitectura Italiana o gastronomía Francesa después de leer media docena de blogs mientras decidías.

 

2. EL TEMIDO MOMENTO DE LA RESERVA: Has visto los billetes a precio inmejorable, el ansia te puede, tienes ya la tarjeta de crédito en mano y adivina… se cae el Wi-Fi. En ese momento sale el Satanás que llevas dentro y empiezas a jurar en todos y cada uno de los idiomas que conoces, reinicias el router, das patadas al ordenador, te resignas, lloras, rezas. Hasta que vuelve la conexión y adivina: La sesión ha expirado. Y entonces te toca repetir el ritual, desmarcar las casillas de «No quiero seguro de viaje», «No quiero llevar equipaje extra» y «No quiero que me alquiléis un coche aunque se que después tendré que hacerlo pero tengo tanta prisa que no quiero que lo hagáis vosotros». Compras los billetes, te llega la confirmación: Respiras.

 

3. HYPE: ¡No me lo puedo creer! ¡Me voyyyyy! Y das saltos de alegría sobre la cama. Buscas videoreportajes en Youtube, empiezas a leer los mismos artículos que has leído más de 100 veces, puntos de interés del destino, que excursiones hacer, donde está la fiesta… y tu te ves ya en la playa con una cerveza en la mano, bailando rodeada de guiris, con ese outfit que acabas de ver alguna tienda online que te quedaría de muerte… espera, ¿No quedan aún 4 meses? Tu ya estás pensando en que vas a llevar en la maleta… a todo esto, aún te queda reservar una cosilla.

 

4. DE HOSTAL, HOTEL O APARTAMENTO: Ay amigos, y vosotros creíais que reservar billetes de avión sería una odisea. Pues espérate cuando entres en un portal de reservas y encuentres una docena de sitios que te van bien: Decidir destino te habrá parecido un camino de rosas. ¿En el pueblo o en primera linea de playa? ¿Centro ciudad (Que así puedes aprovechar le transporte público) o zona rural (Y alquiler de coche)? Mira que mono este resort todo incluído, menuda oferta… pero si voy a un apartamento estoy libre de horarios e igual me ahorro unos euros… Pasan los días, chequeas cada día para ver si ponen alguna oferta pero nada. Todos te parecen divinos de la muerte y entran en tu presupuesto. Y cuando parece que te decides por uno la duda te asalta y vuelves a llorar. Al final te la juegas a pito pito gorgorito, esperando no arrepentirte después.

 

5. PREPARATIVOS GENERALES: La fecha se acerca y sube el Hype de nuevo. Te vas de shopping a comprar las últimas cosillas, revisas que todos los líquidos cumplan las normativas y empiezas a jugar a tetrix para que te entre todo en la maleta. Tranquilos, aquí os damos algunos consejos sobre ‘Como viajar con equipaje de mano y no morir en el intento’. Imprimes los apuntes que te has preparado para no perderte y que todo vaya sobre ruedas. La noche anterior preparas la tarjeta de embarque y la metes en ese bolsillo exterior que todas las maletas de cabina tienen. Compruebas 3 veces antes de irte a dormir que esté ahí, no sea que alguna extraña fuerza alienígena la haga desaparecer y se te fastidien las vacaciones. Apagas la luz y evidentemente, no duermes… la emoción te puede.

 

6. DE VIAJE: Te despiertas después de haber dormido como mucho 3 horas con una cara que podrías pasar por extra de ‘The Walking Dead’. Te preparas y vuelves a comprobar que los extraterrestres no te hayan robado la tarjeta de embarque. Sales con 4 horas de antelación hacia el aeropuerto, porque si algo puede pasar, créeme que pasará… y cuando tu tienes prisa para llegar a un sitio siempre habrá tráfico, caerá un meteorito en medio de la carretera o habrá un rebaño de ovejas cruzando tan tranquilas. Llegas al aeropuerto y las opciones son 2: Que haya una cola kilométrica para pasar el control de seguridad o que no haya nadie, y en esto no hay término medio. Como habrás llegado con un montón de tiempo, para tocarte las narices, pasarás el control en un abrir y cerrar de ojos y tendrás otras 3 horas de espera en la terminal dando vueltas por las mismas tiendas de siempre del Duty Free. Evidentemente, el día que llegues con el tiempo justo te harán descalzarte, pasarás el arco, pitarás, lo volverás a pasar, por poco no te mandarán desnudarte y encima te abrirán la maleta porque en el escáner no ven claras las cosas… todo mientras en la pantalla de vuelos ves un ‘Last Call’ terrorífico. Pero bueno, pasarás el filtro de seguridad, embarcarás ¡Y llegarás a tu destino!

 

7. ¡VA-CA-CIO-NES!: Seamos sinceros, después de toda la odisea, ¡Te las mereces! Finalmente visitarás esos sitios que has visto en todas las guías, probarás platos nuevos, harás nuevas amistades y quizá aprendas algo de un nuevo idioma.

 

8. RESIGNARSE A VOLVER: Es el último día de tu estancia, y tu no quieres irte (¿Quién querría?). Te repites una y otra vez que no es posible, que te has equivocado en las fechas y que aún te queda un día… ¡Pero no! Debes aceptar la dura realidad, y como dice una frase de una canción, ‘Solo vuelves si te vas un día’. Así que aprovecha hasta el último momento, si hace falta esa noche no duermas… ya tendrás tiempo de echar una cabezada en el avión.

 

9. DE VUELTA A CASA: Ya es inevitable. Vuelves al aeropuerto, vuelves a pasar el filtro de seguridad y a ver las mismas tiendas de siempre. Llevas a rastras la maleta como si fuera un saco de patatas y por tu cara parece que se te haya muerto el canario. Has perdido todo el entusiasmo que tenías a la ida… así que subes al avión y lo único que quieres es llegar lo antes posible a casa.

 

10. DEPRESIÓN POST-VACACIONAL Y… VUELTA A EMPEZAR: Estás en casa. Es hora de descargar las miles de fotos que has hecho con tu cámara y subirlas a Facebook. Intercambias algún mensaje con tus nuevas amistades, repartes los souvenirs que has traído para la familia y pones la lavadora con la maleta que acabas de deshacer. Se acabó la aventura… Hasta que ves las fotos que han subido tus amigos y se te ocurre preguntar… «¿Dónde has estado tú? Tiene buena pinta ese sitio…» Y vuelta a empezar. Vuelve el hype y la motivación y tu ya estás organizando tus próximas vacaciones… aunque aún quede un año 🙂

 

¡Felices viajes!