Comer en Budapest: restaurantes para todos los gustos

Si la capital húngara es uno de tus próximos destinos viajeros y te estás preguntando dónde comer en Budapest, aquí te dejamos unas cuantas recomendaciones para todos los gustos y bolsillos. Pero antes de nada, vamos con unos apuntes sobre la gastronomía húngara y sobre lo que podéis encontrar.

Comer en Budapest: gastronomía y costumbres

Seguramente lo habrás leído en otros blogs y webs pero en Hungría, como en la mayoría de los países centroeuropeos, se consume carne en cantidades ingentes. El Goulash, en todas sus versiones (como sopa, como estofado de carne, o servido en un bollo de pan) es el plato estrella. También las salchichas frescas y especiadas y los embutidos, de aspecto muy similar a los que conocemos en España, pero con un sabor diferente, los encontraréis tanto en las cartas de restaurantes como en los puestos callejeros. A tener en cuenta:

#Desayuno

Tal como nos explicó nuestra anfitriona en Budapest, los húngaros no hacen el tradicional desayuno de café y bollería, mucho más extendido en España e imprescindible, por ejemplo, en Italia (un italiano puede desesperar sin su capuccino y su cornetto por la mañana). Por el contrario, es habitual un desayuno salado, e incluso en algunos locales especializados en desayunos ni siquiera sirven café. Esto no quiere decir que no vayáis a encontrar cafeterías y pastelerías dónde tomar un desayuno con dulce.

#Paprika

El pimentón dulce húngaro, de sabor distinto a las variedades que consumimos en España, se utiliza en muchos de sus platos, como el famoso pollo a la paprika, pero también en estofados de carne. Personalmente, me pareció que su uso (y casi abuso) convertía los platos en repetitivos. Es uno de los souvenirs estrella de la ciudad.

#Sopa

A todas horas, y siempre como primer plato e incluso como tentempié. Lo mismo en invierno que en verano. La verdad es que con las altas temperaturas que tuvimos (por cierto, no demasiado habituales a principios de junio) no se nos ocurrió probarla, y eso que en todos los menús del día se ofrecían al menos dos variedades.

#Chimney Cake

Su nombre original, Kürtóskalács. Este popular dulce (ojo, que originalmente también los había salados) en forma de tubo, se prepara en multitud de puestos callejeros. Esto es así porque los cilindros de masa se asan en una barbacoa de carbón.

Parece ser que el origen de la receta está en la región de Transilvania (Rumanía) pero que fueron los húngaros quienes añadieron  azúcar a la masa por primera vez.

En Eslovaquia y la República Checa los encontraréis con otros nombres (trdelnik) y se ha puesto de moda rellenarlos con nutella, nata o helado, aunque personalmente me quedo con la receta original de azúcar y canela. De cualquier modo es  uno de esos «imprescindibles» que tenéis que comer en Budapest, si o si.

#Palacsinta

Los crepes húngaros son uno de los postres más populares de la ciudad ¡Bienvenidos, golosos!

Comer en Budapest: restaurantes

 

Menza

Es uno de los restaurantes mejor valorados en foros y webs, pero además fue recomendación personal de nuestra anfitriona, y no nos extraña en absoluto.

El local, situado en Liszt Ferenc 2, muy cerca de la Ópera, es una auténtica preciosidad. Ofrece cocina tradicional muy bien elaborada y nada pesada, a pesar de la abundancia de carne en su menú. Es famoso por su pato, foie, goulash y carnes en general pero tiene una carta realmente variada (ensaladas, pescado o platos de pasta).

De lunes a viernes ofrece un menú de mediodía a precio muy competitivo, pero es que comer a la carta (las raciones son enormes) puede saliros por unos 30€ al cambio (propina incluida) para dos personas. Ejemplo: dos platos principales (estofado de carne a la paprika con noodles y entrecot con aros de cebolla y patatas) agua y copa de vino húngaro, tarta de chocolate con helado de pistacho para compartir y cafés.

El servicio rápido y amabilísimo. Nosotros optamos por comer en la terraza ya que la temperatura era más agradable que en el interior.

Kiosk

El lema de este peculiar y precioso restaurante, estampado en las camisetas de sus camareros, es:  «la felicidad no es un fin, es un modo de vida».

Hay que decir que comer en Kiosk (en Marcius 15, número 4, muy cerca del puente de Elisabeth) puede hacernos realmente felices.

De lunes a viernes tiene un menú del día a precio de escándalo: 2 platos a elegir por poco más de 6€ /1950 HUF, o menú de 3 platos por 2350 HUF (bebidas aparte).

Nosotros optamos por comer a la carta, ya que hacía mucho calor y no nos apetecía la sopa del menú. Los precios quizá un poquito superiores a la media en Budapest (sobre 12€ cada plato) pero productos fresquísimos y de calidad y las elaboraciones originales. No en vano, el restaurante pertenece al mismo grupo que el «estrellado» restaurante Babel (1 estrella Michelín) ¡En Budapest hay vida más allá del goulash!

Aunque los postres tenían muy buena pinta, y sirven helado casero, nos reservamos para otro lugar del que os hablaré más adelante. Y, por último, una recomendación: no os vayáis sin visitar sus baños (no tengo foto porque no llevaba el teléfono encima, pero el diseño de sus lavabos me encantó).

 

Blue Rose

Comida tradicional casera, de calidad aceptable y precio económico. Al lado de la Gran Sinagoga, en Wesselényi Utca 9.  Comimos el primer día porque era ya un poco tarde y estaba a un paso del alojamiento (también recomendado por la dueña de nuestro apartamento). Solo una advertencia: no pidáis tiramisú de postre, probablemente sea lo menos parecido al postre original y el peor que haya probado en mi vida. Nos equivocamos al pedir, ya que los crepes (palacsinta) que servían tenían un aspecto buenísimo.

Comer en Budapest: comida informal

 

Lokal Korner

En Semmelweis 17, muy cerca de la estación de metro Astoria. Pizzas grandes (32 cm) a poco más de 10€. Ambiente informal y personal agradable. Además podéis escribir en las paredes, sobre un mapamundi,  aunque os advierto que ya va quedando poco espacio para ello. Un buen sitio para comer en Budapest, sobre todo si os cansáis de tanta carnaza y sois fans de la pizza.

ya queda poco espacio disponible para dejar vuestra firma en las paredes de Lokal Korner

 

Black Cab Burguer

Esta hamburguesería, con dos locales en el centro de la ciudad, de estética londinense y tributo a The Beatles, está genial si queréis una comida o cena rápida e informal. Tienen dos tamaños de hamburguesa e incluso un bocadillo con pechuga de pollo a la plancha y salsa barbacoa (yo lo pedí pensando que era hamburguesa de pollo). Lo mejor ¡sus patatas fritas! Nosotros fuimos a Rákóczi Útca 19 (metro Astoria).

 

TÖLTŐ

Este pequeñísimo local, con apenas dos mesas, es uno de los mejores take away de la ciudad. Sus bocadillos de salchichas son mucho más que un simple perrito caliente y eran recomendación especial de Marina, que ya lo había visitado anteriormente (y hecho reseña). Pedimos la de buey (no había de pollo que era mi primera opción) y unas patatas asadas que estaban increíbles. Tiramisú de postre y precios imbatibles: dos bocadillos, patatas asadas, agua y cerveza, más un tiramisú casero, por algo menos de 15€.

 

Karavan

En la misma calle que uno de los ruin bar más famosos de la ciudad (el Szimpla Kert) este espacio lleno de puestos ambulantes ofrece hamburguesas, langos, cerveza, comida mexicana y mucho más. Nosotros optamos por una hamburguesa de angus en «Zing «(lo encontraréis nada mas entrar a la derecha) justo al lado del puesto de Chimney cakes, lo que es una opción genial para el postre. El ambiente es estupendo y de verdad que lo que probamos era comida callejera de calidad.

Chimney cake en Karavan

 

Szimpla Kert

El más antiguo y famoso ruin bar al que puedes ir a tomar unas cervezas pero donde también puedes comer en Budapest. Especialmente famoso es su brunch de los domingos, elaborado con materia prima del mercado de productores locales que allí mismo exponen y venden sus quesos, embutidos, frutas o miel.

Podéis comprar algo en los puestos y comerlo allí u optar por el abundantísimo brunch (15€ por persona). Recomendación: ir pronto, ya que a las 11 de la mañana no cabe un alfiler.

El Szimpla Kert está en el barrio judio, en Kazinczy Utca, 14.

 

Mercado Central

No os vamos a recomendar el mercado central como uno de los mejores sitios para comer. Hace 3 años, cuando Marina lo visitó, era una opción estupenda pero se ha convertido en atracción turística y ahora la calidad y precio dejan mucho que desear. Si podemos recomendaros que compréis pan y embutidos para preparar un picnic o para traer de regalo a vuestros familiares. Nosotros comimos un strudel de queso buenísimo, en un puesto que vendía pasteles y pastas, para matar el gusanillo a media mañana.

Comer en Budapest: Cafés

Si sois amantes del café, como es nuestro caso, y os preocupa saber si después de comer en Budapest váis a poder tomar un café decente la respuesta es sí. En la mayoría de restaurantes el café era más que aceptable, incluso diría que muy bueno. Pero si buscáis locales especializados en esta bebida de los dioses, donde además podéis disfrutar de un acompañamiento dulce tomad nota de nuestras recomendaciones.

Café Central

Este precioso Café histórico abrió sus puertas en 1887 y fue lugar de reunión de intelectuales, científicos, escritores y compositores hasta 1945. Tras la segunda guerra mundial se convirtió en comedor estudiantil y en club literario y musical.

En el año 2000 se renovó completamente, manteniendo su espíritu de centro cultural y ofreciendo además un servicio de restauración.

A pesar de lo que pueda parecer, es posible tomar su menú del día por unos 9€ (sin bebida) y darse el capricho de dos cafés y un trozo de tarta por unos 10€. Si tenéis suerte, quizá podáis disfrutar además del buen hacer de algún músico tocando el maravilloso piano de cola que hay en el local.

Está en Károlyi Utca, 9.

Torta Dobos, la preferida de Sissi

 

Espresso Embassy

Café, café y mucho más café. Variedades y especialidades de café de todo el mundo excepcionalmente preparadas. Vale, también podéis pedir un bollo o trozo de pastel para acompañar.

Es un local pequeño con unas mesitas en la acera, en una calle muy tranquila cerca de la Basílica de San Esteban (Arany Janós Utca, 15).

À Table

Este pequeño café cerca de la Gran Sinagoga, en Wesselényi Útca 9, es un sitio perfecto para desayunar, tanto si optas por un desayuno «a la húngara» como si prefieres el clásico croissant. Por su ambiente y decoración no sabréis muy bien si estáis en Budapest o en el mismísimo corazón de Paris, de ahí su nombre.

Como véis, comer en Budapest a buen precio es posible (hay que decir que ayuda el cambio del euro, que nos resulta muy favorable) y eso que no hemos considerado la cantidad de puestos ambulantes en las que probar sus famosos langos (pizza frita), ni los kebabs etc. Esperamos que este post os resulte útil en vuestro próximo viaje a la capital húngara, y a la vuelta compartáis vuestras impresiones y recomendaciones para comer en Budapest.

 

Las mejores actividades y tours para conocer Budapest como nadie

[av_textblock size=» font_color=» color=»]
Este post contiene enlaces de afiliados. A ti no te supone ningún gasto y a nosotros no nos pagan por tenerlos, sólo si decides contratar alguna de estas actividades nos llevaremos una pequeña comisión.

Budapest es sin duda una de las ciudades más bonitas de Europa y una de las que más secretos esconde. El encanto de pasear por sus calles no tiene nada que ver con el de las grandes ciudades como Londres o París.  Hungaria Koncert, una empresa joven y dinámica que nos ha sorprendido gratamente, ofrece un montón de actividades y excursiones diferentes que podéis hacer durante vuestro paso por la capital húngara, para todos los gustos y presupuestos. Os recomendamos visitar el enlace para ver los precios actualizados, así como todas las novedades que en 2019 nos ofrecen.
[/av_textblock]

[av_hr class=’invisible’ height=’25’ shadow=’no-shadow’ position=’center’ custom_border=’av-border-thin’ custom_width=’50px’ custom_border_color=» custom_margin_top=’30px’ custom_margin_bottom=’30px’ icon_select=’yes’ custom_icon_color=» icon=’ue808′ font=’entypo-fontello’]

[av_heading tag=’h2′ padding=’10’ heading=’TOURS A PIE: PATRIMONIO JUDÍO’ color=» style=» custom_font=» size=» subheading_active=» subheading_size=’15’ custom_class=»][/av_heading]

[av_textblock size=» font_color=» color=»]

Credit: HK

Como no es una ciudad demasiado grande, es muy fácil caminar por Budapest. Con estos dos clásicos «walking tours» podrás descubrir todo el patrimonio y la historia Judía en la ciudad (¡Que no es poca!).

[/av_textblock]

[av_toggle_container initial=’0′ mode=’accordion’ sort=»]
[av_toggle title=’ESSENTIAL TOUR ‘ tags=»]

Credit: HK

No hay nada mejor que pasear de la mano de un guía local para entender la historia y tradiciones de una ciudad, sobre todo en Budapest, donde la población Judía marcó un antes y un después en esta preciosa urbe. La ruta a pie incluye visitas a algunos de los monumentos más importantes, como la gran Sinagoga o el Árbol de la vida. Dura 2 horas y media.

PARADAS DEL TOUR 

  1. Plaza de Deák Ferenc 
  2. Monumento a Gábor Sztehlo 
  3. Király utca, el primer centro Judío de Pest.
  4. Plaza Madách 
  5. Museo Judío
  6. Sinagoga
  7. Cementerio de los Mártires y Parque conmemorativo del Holocausto.
  8. Parque de Raoul Wallenberg 
  9. Árbol de la Vida
  10. Templo de los héroes (Visita exterior)
  11. Centro Judío

PRECIO

  • Tarifa normal: 23€
  • Estudiante: 22€

[/av_toggle]
[av_toggle title=’GRAND TOUR’ tags=»]

Credit: HK

Si con el Essential Tour os quedáis con ganas de más… entonces podéis atreveros con este GRAN TOUR en mayúsculas de… ¡¡¡Casi 4 horas de duración!!! Vamos que yo me llevaría calzado cómodo 🙂 Incluye las mismas paradas que el Essential pero además visitaréis:

  1. Centro Judío
  2. Parque conmemorativo de Carl Lutz 
  3. Visita al exterior de la Sinagoga de Rumbach
  4. Plaza Madách 
  5. Visita al patio de Gozsdu
  6. Visita al barrio Ortodoxo judío 
  7. Visita del interior de la Sinagoga de Kazinczy 

PRECIO

  • Tarifa normal: 38€
  • Estudiante: 35€

[/av_toggle]
[/av_toggle_container]

[av_hr class=’invisible’ height=’25’ shadow=’no-shadow’ position=’center’ custom_border=’av-border-thin’ custom_width=’50px’ custom_border_color=» custom_margin_top=’30px’ custom_margin_bottom=’30px’ icon_select=’yes’ custom_icon_color=» icon=’ue808′ font=’entypo-fontello’]

[av_heading tag=’h2′ padding=’10’ heading=’TOURS EN SEGWAY’ color=» style=» custom_font=» size=» subheading_active=» subheading_size=’15’ custom_class=»][/av_heading]

[av_textblock size=» font_color=» color=»]

El Segway es uno de los modos más originales y divertidos de moverse por una ciudad. Si os da pereza caminar pero tampoco os apetece subiros en un autobús desde el que ver las atracciones principales… ¿Por qué no probar el Segway? Estamos seguros de que será una experiencia inolvidable. Lo mejor de estos tours es que suelen ser grupos muy reducidos (Máximo 6 personas) por lo que la interacción con el guía ¡Se hace mucho más fácil! Podréis hacer todas las preguntas que queráis. ¿Nunca habéis montado en Segway? No os preocupéis, antes de empezar el tour os darán una clase express 😉
[/av_textblock]

[av_toggle_container initial=’0′ mode=’accordion’ sort=»]
[av_toggle title=’TOUR DEL DISTRITO DEL CASTILLO’ tags=»]
Personalmente, el distrito del castillo fue la zona que más me gustó de Budapest. Declarado patrimonio de la humanidad en el año 1987, sus calles empedradas, sus plazas y sus casas góticas te encantarán. Y ¿Qué decir de las pastelerías y tiendas de chocolate? Aquí se encuentran algunas de las mejores. La iglesia de Matías, el bastión de los pescadores y por supuesto el castillo de Buda, son sólo algunas de las paradas que todo viajero debería hacer (Y que obviamente están incluidas en este tour).

PARADAS DEL TOUR 

  1. Introducción a la historia y cultura húngara 
  2. Iglesia de Matías, Bastión de los pescadores y Estatua de la Trinidad
  3. Casa de oración judía, puerta de Viena, museo militar, torre de María Magdalena.
  4. Camino de Tóth Árpád, estatua de Görgey Artúr
  5. Palacio de Buda: Galería nacional húngara, librería nacional, museo de historia, fuente de Matías.
  6. Palacio real, escultura del Turul, funicular.

El tour dura 1 hora y tiene un precio de 40€ por persona.


[/av_toggle]
[/av_toggle_container]

[av_hr class=’invisible’ height=’25’ shadow=’no-shadow’ position=’center’ custom_border=’av-border-thin’ custom_width=’50px’ custom_border_color=» custom_margin_top=’30px’ custom_margin_bottom=’30px’ icon_select=’yes’ custom_icon_color=» icon=’ue808′ font=’entypo-fontello’]

[av_heading tag=’h2′ padding=’10’ heading=’CRUCEROS POR EL DANUBIO’ color=» style=» custom_font=» size=» subheading_active=» subheading_size=’15’ custom_class=»][/av_heading]

[av_textblock size=» font_color=» color=»]
Seguro que más de una vez has pensado en hacer algún crucero fluvial… este tipo de excursiones no son una novedad, ya que desde siempre en ciudades como París, Londres o Roma se realizan cruceros turísticos para descubrir la ciudad desde una perspectiva distinta. Más o menos exclusivos, con cenas o actividades a bordo, los hay para todos los gustos. El problema es que suelen ser un poco caros… bueno pues en Budapest hemos encontrado cruceros al alcance de todos los bolsillos.
[/av_textblock]

[av_toggle_container initial=’0′ mode=’accordion’ sort=»]
[av_toggle title=’CAFÉ Y CRUCERO’ tags=»]

Perfecto para hacer el segundo desayuno (O el primero si se os pegan las sábanas…), este crucero super low-cost dura 1 hora y media y durante el paseo podréis degustar un delicioso café, té o incluso refrescos. ¿Lo mejor? Que podréis tener unas vistas impresionantes de Budapest, pasando por algunas de las atracciones principales como el Parlamento, el Puente de las cadenas, el castillo de Buda, el balneario Gellért, la ciudadela o el palacio de Gresham por sólo 12€


[/av_toggle]
[av_toggle title=’ATARDECER EN EL CRUCERO’ tags=»]

Para los más románticos u ocasiones especiales, este crucero de 2 horas donde tomar un aperitivo es perfecto si queréis hacer algunas fotos tan espectaculares como esta. Por 23€ podréis elegir entre 2 cocktails o 3 cervezas y admirar la puesta de sol mientras descubrís algunos de los puntos más representativos e interesantes de la ciudad.


[/av_toggle]
[av_toggle title=’CENA CON MÚSICA EN DIRECTO’ tags=»]

El clásico entre los clásicos. Disfrutar de una cena con música en directo debería ser una de esos imprescindibles que no deberían faltar en tu lista de «Cosas que hacer antes de morir». Si unimos algunos de los mejores platos de la cocina húngara preparados por el el Chef pluripremiado Péter Molnárka con músicos excepcionales como los del Rajko Folk Ensemble, el éxito está asegurado. El precio es de 49€ por persona e incluye la cena a buffet y varias bebidas. También tenéis la opción de comprar el billete sin cena, solo con bebidas, por 19€.


[/av_toggle]
[av_toggle title=’CRAWL PUBS Y FIESTA A BORDO’ tags=»]

Los bares en ruinas son uno de los atractivos principales de Budapest. ¿Te imaginas conocer los mejores junto a un grupo de mochileros y jóvenes locales? Y por si fuera poco, después de hacer una ruta por los mejores Crawl pubs, fiesta a bordo de un barco durante 1 hora y media.  Por 27€ tendréis una noche de fiesta inolvidable en la que tendréis acceso preferente a los mejores clubs y chupitos de cortesía.


[/av_toggle]
[/av_toggle_container]

[av_hr class=’invisible’ height=’25’ shadow=’no-shadow’ position=’center’ custom_border=’av-border-thin’ custom_width=’50px’ custom_border_color=» custom_margin_top=’30px’ custom_margin_bottom=’30px’ icon_select=’yes’ custom_icon_color=» icon=’ue808′ font=’entypo-fontello’]

[av_heading tag=’h2′ padding=’10’ heading=’CONCIERTOS Y ESPECTÁCULOS DE FOLKLORE HÚNGARO’ color=» style=» custom_font=» size=» subheading_active=» subheading_size=’15’ custom_class=»][/av_heading]

[av_toggle_container initial=’0′ mode=’accordion’ sort=»]
[av_toggle title=’CONCIERTO DE GALA’ tags=»]

Credit: HK

La música siempre ha ocupado un lugar muy especial en la cultura húngara, hasta el punto de influir en muchos de los grandes compositores Europeos. El palacio del Danubio, un increíble edificio de estilo Neobarroco construido en 1895, alberga en su interior un gran teatro donde se organizan conciertos y espectáculos. Cada semana se representa una función que combina distintos estilos como la ópera, folklore húngaro o ballet junto a la orquesta sinfónica del Danubio. Sin duda alguna, una manera genial de introducirse en la cultura tradicional de Hungría con un espectáculo dinámico y diferente. El concierto dura 1 hora y media y las entradas cuestan a partir de 33€.


[/av_toggle]
[av_toggle title=’ESPECTÁCULO DE FOLKLORE TRADICIONAL’ tags=»]

Credit: HK

Si el concierto de gala os parece algo ostentoso, siempre podéis probar con este espectáculo de Folklore Húngaro, donde disfrutaréis de las canciones y bailes populares interpretados por algunas de los compañías más famosas del país: El «Hungarian State Folk Ensemble», el «Danube Folk Ensemble» y el «Rajkó Ensemble». El espectáculo dura 1 hora y media y las entradas cuestan a partir de 23€.


[/av_toggle]
[av_toggle title=’CONCIERTO DE ÓRGANO’ tags=»]

Credit: HK

Si quieres conocer la Basílica de San Esteban del modo más especial, te encantará nuestra última propuesta: Un concierto de órgano interpretado por el talentoso Milkós Teleki, considerado uno de los mejores músicos del país. El espectáculo recorre algunas de las piezas clásicas más famosas como «Adagio», «Ave María» o «Agnus dei». La acústica y el ambiente de la basílica lo convierten en un lugar perfecto para un concierto de este tipo. Las entradas cuestan a partir de 19€ y el concierto dura poco más de 1 hora.


[/av_toggle]
[/av_toggle_container]

[av_hr class=’invisible’ height=’25’ shadow=’no-shadow’ position=’center’ custom_border=’av-border-thin’ custom_width=’50px’ custom_border_color=» custom_margin_top=’30px’ custom_margin_bottom=’30px’ icon_select=’yes’ custom_icon_color=» icon=’ue808′ font=’entypo-fontello’]

[av_textblock size=» font_color=» color=»]
Por último, os recordamos que si decidís probar alguna de estas actividades, podéis reservarlas a través de nuestro blog. Os costará lo mismo que haciéndolo desde la página de Hungaria Koncert y nos estaréis ayudando a crecer un poquito más. Y ya de paso, pues nos contáis si os ha gustado (¡Aunque estamos seguros de que si!) en los comentarios 🙂
[/av_textblock]

[av_hr class=’default’ height=’50’ shadow=’no-shadow’ position=’center’ custom_border=’av-border-thin’ custom_width=’50px’ custom_border_color=» custom_margin_top=’30px’ custom_margin_bottom=’30px’ icon_select=’yes’ custom_icon_color=» icon=’ue808′]

[av_social_share title=’Compartir esta entrada’ style=» buttons=» share_facebook=» share_twitter=» share_pinterest=» share_gplus=» share_reddit=» share_linkedin=» share_tumblr=» share_vk=» share_mail=»][/av_social_share]

[av_hr class=’default’ height=’50’ shadow=’no-shadow’ position=’center’ custom_border=’av-border-thin’ custom_width=’50px’ custom_border_color=» custom_margin_top=’30px’ custom_margin_bottom=’30px’ icon_select=’yes’ custom_icon_color=» icon=’ue808′]

[av_comments_list]

Nos alojamos en… Casa de la música Hostel (Budapest)

[av_textblock size=» font_color=» color=»]
Es curioso como al llegar a Budapest, una ciudad tan… ¿Lejana? de España, te encuentras con este alojamiento con nombre tan «Español». La historia tiene su miga: Cuando empecé a planear mi viaje a la capital húngara tenía muy claro que me iba a alojar en un hostel, por eso de reducir gastos y tal. Viajando sola no me convenía ir a un hotel o apartamento, y además en el hostel tenía más probabilidades de entablar nuevas amistades (Y así fue) Empezó la odisea en la red: Búsquedas en google, booking, miles de recomendaciones leídas en blogs… ¿Zona nueva o zona vieja? ¿Más cerca del río o de las grandes avenidas? ¿Habitación mixta o sólo de chicas? La verdad es que no tenía demasiado tiempo que perder, viajaba en menos de 3 semanas y muchos sitios ya estaban agotados.

Tenía ya el puntero del ratón sobre el botón de «reservar» en booking, había encontrado un hostel bastante majo, baratito y en el centro. Las críticas eran buenas y además por lo que se veía en las fotos solían organizar fiestas y demás (Y no nos vamos a engañar, ¿Quién no querría algo de diversión y tomarse unas cervecitas frescas tras todo el día pateando la ciudad?). Hasta que mi amiga Anna me mandó un mensaje en Facebook: «¿Aún estás buscando alojamiento? Si quieres te puedo ayudar, mi madre y yo trabajamos en un hostel gestionado por músicos. Se llama Casa de la música Hostel».

En ese momento pensé, como se diría en italiano: «Fermi tutti» (Traducción: Todo el mundo quieto). La definición «Hostel gestionado por músicos» me hizo cerrar inmediatamente la página de booking y le respondí: Cuéntame más.

CASA DE LA MÚSICA HOSTEL

El «Casa de la música Hostel» se encuentra en una posición privilegiada, en el medio de un triángulo formado por 3 estaciones de metro con las que llegaréis prácticamente a cualquier punto de la ciudad (Rákóczi tér de la línea M4-Verde, Astoria de la línea M2-Roja y Kálvin tér de la línea M2-Azul. Ésta última os interesa especialmente si decidís coger el metro para llegar al centro desde el aeropuerto) y sobre todo, en pleno centro.

El hostel se encuentra una una calle perpendicular a una gran avenida donde la circulación de coches es escasa, lo cual se traduce en poco ruido y por ende, una zona tranquila donde poder descansar.

Uno de los principales atractivos de este alojamiento es su patio interior, que dispone de un bar donde los precios son, aún más bajos que la media de Budapest. Además en verano se monta una piscina y se organizan fiestas y conciertos. Si hay algo que nunca falta en este hostel, es música y diversión: Curiosamente muchas de las personas que se alojan aquí son músicos o gente a la que le gusta la música. A continuación os cuento las características del hostel.

Credit: Travelminit

PROS

  • Recepción abierta 24h
  • Disponen de sábanas, toallas y secador de pelo
  • Precio bajo, sobre todo las habitaciones privadas
  • Habitaciones amplias, luminosas y limpias
  • Dispone de cocina
  • Dispone de habitaciones dobles privadas muy coquetas
Credit: Travelminit
Credit: Travelminit
  • Tienen un desayuno buffet completísimo que cuesta sólo 3€

CONTRAS

  • Las habitaciones no disponen de aire acondicionado (Pero si de ventilador)
  • Sólo se puede pagar en efectivo
Credit: Travelminit

Como veis, o al menos en mi opinión, los contras no son tan «importantes», en relación al precio que se paga. El personal es muy amable y no dudarán ni un segundo en echaros una mano o aconsejaros tours gratuitos. El «Casa de la música Hostel» es sin duda el mejor hostel en el que me he alojado. Repetiré, sin duda alguna, en cuanto tenga oportunidad de volver a Budapest.
[/av_textblock]

[av_one_full first min_height=» vertical_alignment=» space=» custom_margin=» margin=’0px’ padding=’0px’ border=» border_color=» radius=’0px’ background_color=» src=» background_position=’top left’ background_repeat=’no-repeat’ animation=» mobile_display=»]

[av_google_map height=’400px’ zoom=’16’ saturation=» hue=» zoom_control=’aviaTBzoom_control’]
[av_gmap_location address=’Casa De La Musica Hostel, Budapest, Vas utca, Hungría’ city=» country=» long=’19.066815399999996′ lat=’47.4933924′ marker=» imagesize=’40’][/av_gmap_location]
[/av_google_map]

[/av_one_full][av_hr class=’invisible’ height=’50’ shadow=’no-shadow’ position=’center’ custom_border=’av-border-thin’ custom_width=’50px’ custom_border_color=» custom_margin_top=’30px’ custom_margin_bottom=’30px’ icon_select=’yes’ custom_icon_color=» icon=’ue808′ font=’entypo-fontello’]

[av_social_share title=’Compartir esta entrada’ style=» buttons=» share_facebook=» share_twitter=» share_pinterest=» share_gplus=» share_reddit=» share_linkedin=» share_tumblr=» share_vk=» share_mail=»][/av_social_share]

[av_hr class=’invisible’ height=’50’ shadow=’no-shadow’ position=’center’ custom_border=’av-border-thin’ custom_width=’50px’ custom_border_color=» custom_margin_top=’30px’ custom_margin_bottom=’30px’ icon_select=’yes’ custom_icon_color=» icon=’ue808′ font=’entypo-fontello’]

[av_comments_list]

Japoneando por el mundo: Hoy viajamos a Budapest

[av_textblock size=» font_color=» color=»]
¡Hola! Como ya os adelanté en ‘Japoneando por el mundo’, os traigo una nueva entrega, esta vez sobre mi último viaje, en busca de inspiración japonesa u oriental ¿Quién dice que estando en la capital Húngara no podemos transportarnos hasta el país del sol naciente? Durante mi estancia en Budapest, descubrí que hay una gran influencia asiática en Hungría. Antes de partir, estuve buscando algunos sitios (Restaurantes, tiendas particulares o algún museo o exhibición relacionada con arte asiático) que me dejaron bastante sorprendida cuando los visité, y aquí os traigo una pequeña reseña. Hoy en Budapest: ¡Un óptimo restaurante japonés, un par de tiendas de delicias asiáticas y el museo de arte oriental Ferenc Hopp!

COMEMOS EN…
BIWAKO

Creo que comer aquí fue sin duda una de las mejores decisiones que he tomado nunca. Estuve mirando por tripadvisor opiniones de varios restaurantes asiáticos (Me sorprendió bastante que había bastantes restaurantes Thailandeses y Vietnamitas, teniendo en cuenta que Budapest es mucho más pequeña que otras ciudades como París o Londres) y al final me decidí por este. ¿El motivo? Precios bastante bajos, la posición (Pensaba pasar por ahí para visitar varias cosas cercanas) y el hecho de que, además de disfrutar de auténtica comida japonesa,  el mismo restaurante vendiera algunos productos.

Biwako es un pequeñísimo restaurante japonés situado en la zona de Pest, especializado en Ramen (Algunos tipos de Ramen que sirven llevan fideos de producción artesanal), aunque el resto de la carta también es de admirar: Con cualquier especialidad se os hará la boca agua (Y para muestra un botón, echad un vistazo a la galería de la web). Hay menús de precio fijo (Normalmente de 3-4 platos) o se puede pedir a la carta. Yo me decidí por  Takoyaki («Croquetas» o bolas de pulpo), Okonomiyaki de pescado y Gyoza de carne. Ni que decir que todo estaba para morirse. Las raciones bien, ni demasiado grandes ni demasiado pequeñas (El Takoyaki contaba como un entrante, lo mismo que los Gyoza), todo cocinado con mimo y en su punto. Para acompañar, agua, que con el calor que hacía bien que me vino, aunque la cerveza no tenía precios desorbitados.

Takoyaki y Gyoza, ¿Hay hambre?

El servicio rápido e impecable y Sato y su familia siempre pendientes de que todo estuviera bien (La amabilidad de los japoneses…). Cabe destacar que todos los ingredientes que utilizan son importados directamente de Japón para conseguir reproducir al 100% los verdaderos sabores nipones. Sin duda, uno de los restaurantes que más me han sorprendido hasta ahora de todos los que he visitado, al menos que recuerde. En la entrada, tienen una selección de productos (Noodles hechos en casa, dulces y objetos de decoración) a la venta.

www.biwako.hu
[/av_textblock]

[av_one_full first min_height=» vertical_alignment=» space=» custom_margin=» margin=’0px’ padding=’0px’ border=» border_color=» radius=’0px’ background_color=» src=» background_position=’top left’ background_repeat=’no-repeat’ animation=» mobile_display=»]

[av_google_map height=’400px’ zoom=’16’ saturation=» hue=» zoom_control=’aviaTBzoom_control’]
[av_gmap_location address=’Budapest,Eötvös u. 25a,1067,Hungría’ city=» country=» long=’19.063139200000023′ lat=’47.50742899999999′ marker=» imagesize=’40’][/av_gmap_location]
[/av_google_map]

[/av_one_full][av_hr class=’default’ height=’50’ shadow=’no-shadow’ position=’center’ custom_border=’av-border-thin’ custom_width=’50px’ custom_border_color=» custom_margin_top=’30px’ custom_margin_bottom=’30px’ icon_select=’yes’ custom_icon_color=» icon=’ue808′]

[av_textblock size=» font_color=» color=»]

DE COMPRAS EN…
ÁZSIA BOLT

Todas las delicias orientales a un paso del Mercado Central. Podría definirse como «el paraíso de las especias» debido a sus interminables pasillos llenos de polvos de colores, meticulosamente ordenados alfabéticamente. Para una amante del curry como yo, aquello era «demasiado». Es como si hubiera sufrido una especie de síndrome de Stendhal dentro del supermercado… apenas tenía espacio en la maleta así que me tuve que conformar trayendo «sólo» 5 tipos de curry, 3 de pimienta y 3 de paprika. Ademas de las especialidades japonesas, chinas, koreanas, vietnamitas y tailandesas encontraréis delicias mediorientales, latinoamericanas y hasta africanas. El mundo recogido en este supermercado de dos pisos. ¡Mención especial al pasillo dedicado a té e infusiones! El staff habla inglés perfectamente y en todo momento estuvieron a mi disposición cuando trataba de buscar alguna cosa en concreto o para aconsejarme sobre que especias comprar.

http://www.azsiabt.hu/
[/av_textblock]

[av_one_full first min_height=» vertical_alignment=» space=» custom_margin=» margin=’0px’ padding=’0px’ border=» border_color=» radius=’0px’ background_color=» src=» background_position=’top left’ background_repeat=’no-repeat’ animation=» mobile_display=»]

[av_google_map height=’400px’ zoom=’16’ saturation=» hue=» zoom_control=’aviaTBzoom_control’]
[av_gmap_location address=’Budapest, Vámház krt. 5, 1093 Hungría’ city=» country=» long=’19.05880890000003′ lat=’47.4875708′ marker=» imagesize=’40’][/av_gmap_location]
[/av_google_map]

[/av_one_full][av_hr class=’default’ height=’50’ shadow=’no-shadow’ position=’center’ custom_border=’av-border-thin’ custom_width=’50px’ custom_border_color=» custom_margin_top=’30px’ custom_margin_bottom=’30px’ icon_select=’yes’ custom_icon_color=» icon=’ue808′]

[av_textblock size=» font_color=» color=»]

KÍNAI ÉLELMISZERBOLT (Chinese Grocery Store)

Esta tienda me la apunté porque estaba muy cerca del hostel, en Rákóczi tér, y venía recomendada en la web «We Love Budapest». Se centra en gastronomía China, Japonesa, Koreana, Vietnamita y Tailandesa. Tienen una gran selección de noodles y fideos y una gran variedad de salsas (Pena no haber facturado equipaje…). ¿Inconveniente? La chica que se ocupa de la tienda no habla inglés, solo húngaro y chino. Claro que si vais «a tiro fijo» no tendréis problemas, basta mirar la pantalla de la caja para ver cuánto tenemos que desembolsar 😛 Los precios quizá son algo inferiores a los del Ázsia Bolt, pero también la oferta es menor. Aquí es donde hice la mayoría de compras por la cercanía con el hostel.

Asian Food Store in Budapest
[/av_textblock]

[av_one_full first min_height=» vertical_alignment=» space=» custom_margin=» margin=’0px’ padding=’0px’ border=» border_color=» radius=’0px’ background_color=» src=» background_position=’top left’ background_repeat=’no-repeat’ animation=» mobile_display=»]

[av_google_map height=’400px’ zoom=’16’ saturation=» hue=» zoom_control=’aviaTBzoom_control’]
[av_gmap_location address=’1084 Budapest, Rákóczi tér 8′ city=» country=» long=’19.072738999999956′ lat=’47.49312399999999′ marker=» imagesize=’40’][/av_gmap_location]
[/av_google_map]

[/av_one_full][av_hr class=’default’ height=’50’ shadow=’no-shadow’ position=’center’ custom_border=’av-border-thin’ custom_width=’50px’ custom_border_color=» custom_margin_top=’30px’ custom_margin_bottom=’30px’ icon_select=’yes’ custom_icon_color=» icon=’ue808′]

[av_textblock size=» font_color=» color=»]

NOS CULTURIZAMOS EN…
FERENC HOPP MUSEUM OF EAST ASIAN ARTS

Sin duda, uno de los mejores museos de arte oriental que he visitado. El explorador y coleccionista Ferenc Hopp, dejó en herencia al Estado toda su colección de arte oriental, cuando murió en el año 1919, con el objetivo de crear un centro de investigación y museo de artes asiáticas. Es el único museo de su género en toda Hungría. Se divide en dos edificios principales: El Ferenc Hopp museum, que alberga la biblioteca, el archivo y el espacio de exposiciones temporales. A 5 minutos a pie está el segundo edificio, el György Ráth Museum, que aloja la colección permanente. Ambos edificios cuentan con unos fantásticos jardines donde se suelen realizar exhibiciones y eventos al aire libre. El museo pertenece a la ASEMUS (Asia-Europe Museum Network).

Yo visité sólo una exposición temporal de fotografía llamada «Imaging Korea – Beyond the people, Land and Time» de los siguientes artistas: Kang Woongu, Kwon Taegyun, Lee Gapchul, Kim Jungman, Park Joongu y Seo Heungang. Para hacer fotos o grabar dentro de la exhibición hace falta una autorización de prensa especial que hay que solicitar antes de la visita (Y de la que yo no disponía). Para los jardines no hace falta autorización.

Cruzas esta puerta y pasas de un continente a otro 🙂

La entrada apenas cuesta 3€ y el Lunes es día de cierre (La info de al web oficial no está actualizada).

http://hoppmuseum.hu/hopp_ferenc_en/
[/av_textblock]

[av_one_full first min_height=» vertical_alignment=» space=» custom_margin=» margin=’0px’ padding=’0px’ border=» border_color=» radius=’0px’ background_color=» src=» background_position=’top left’ background_repeat=’no-repeat’ animation=» mobile_display=»]

[av_google_map height=’400px’ zoom=’16’ saturation=» hue=» zoom_control=’aviaTBzoom_control’]
[av_gmap_location address=’Budapest,Andrássy út 103,1062,Hungría’ city=» country=» long=’19.07310099999995′ lat=’47.51134700000001′ marker=» imagesize=’40’][/av_gmap_location]
[/av_google_map]

[/av_one_full]

Comiendo en… TölTő, Hot Dogs de lujo (Budapest)

[av_textblock size=» font_color=» color=»]
¡Buenos días! Como ya sabéis, durante mi último viaje a Budapest, recopilé muchísimas ideas para redactar nuevos posts. Hoy os traigo una nueva review de un sitio en el que comí que me dejó enamorada. Si vuelvo a Budapest (Que lo haré) estoy segura de que haré una parada allí.

TölTő es un diminuto local situado en el barrio judío (Concretamente en Wesselényi utca, 31) que se dedica al arte del hot dog. Pero no un hot dog cualquiera… TölTő ha conseguido llevar este arte a otro nivel. Ha abierto hace apenas dos meses y ya se sitúa entre los puestos más altos del ranking de TripAdvisor y compañía. Incluso la chica de la recepción del hostel me recomendó ir allí… y la verdad es que tras probar puedo decir firmemente que se han ganado la buena fama. Dejamos atrás la clásica salchicha de paquete con ketchup y mostaza para adentrarnos en un mundo de sabores explosivos, combinaciones de varias salsas no convencionales, verduras e incluso fruta y dulces. Si, habéis leído bien. Aquí usan ingredientes 100% naturales, las salchichas son frescas y condimentadas a la manera Húngara.

Hay «sólo» (Y lo pongo entre comillas porque aunque fuera solo uno merecería la pena igualmente) 4 tipos de bocadillo en TölTő: 2 de cerdo, uno de buey y otro de pollo. El precio es de 1200 florines (3,80€) para todos salvo para el de buey que son 1300 florines (4,10€). Todos comparten además, el tipo de pan: Rústico y hecho en casa, consistente pero suficientemente blando para morderlo sin problemas. Dependiendo del tipo de bocadillo además llevará semillas, cereales…

A continuación os pongo el menú:

  • ROZMARINGOS SERTÉS KOLBÁSZ / Salchicha de cerdo aromatizada al tomillo: Pan aromatizado a finas hierbas, mostaza tipo Dijon-fig y chutney de manzana
  • LIMEOS GYÖMBÉRES CSIRKE KOLBÁSZ / Salchicha de pollo aromatizada al gengibre y lima: Pan de semillas de cebolla negro, salsa ponzu (un tipo de salsa japonesa), bolas de ron y coco y rábano
  • ASZALT PARADICSOMOS MARHA KOLBÁSZ / Salchicha de buey con tomates secos: Pan aromatizado a finas hierbas, pesto verde, mascarpone, rúcula, tomates cherry deshidratados
  • PAPRIKÁS CHILIS SERTÉS KOLBÁSZ / Salchicha de cerdo aromatizada a la paprika: Pan de semillas de cebolla negro, salsa de «pisto», paprika de Kápia, gelatina de tomate dulce a dados y naranja china

     

    Foto del sitio oficial de TöLTő

Yo comí el hot dog de cerdo, y mis amigos el de buey. Ni que decir que estaban exquisitos. Se ve que han estudiado atentamente las combinaciones de sabores para que se complementen perfectamente.

Como decía al inicio, el local es diminuto, cuenta con una única mesa en el interior y una pequeña barra donde apoyarse. En el exterior hay una mini terraza con otra mesa.

Lo mejor es comprar una cerveza (Óptima por cierto) en uno de los muchos minimarkets de esa calle, coger el bocadillo e ir al parque que está a pocos metros del local (Kéthly Anna tér), para disfrutar de nuestra comida.

Resumiendo: TölTő es un sitio más que recomendable para comer o cenar, debido a la excelente relación calidad-precio, siempre que no os importe pegar bocado mientras camináis.

Mi bocadillo no duró ni 5 minutos 😀

¡Si vais a Budapest y decidís pasar por TölTő ya me contaréis en los comentarios que os ha parecido!
[/av_textblock]

[av_one_full first min_height=» vertical_alignment=» space=» custom_margin=» margin=’0px’ padding=’0px’ border=» border_color=» radius=’0px’ background_color=» src=» background_position=’top left’ background_repeat=’no-repeat’ animation=» mobile_display=»]
[av_google_map height=’400px’ zoom=’16’ saturation=» hue=» zoom_control=’aviaTBzoom_control’]
[av_gmap_location address=’TöLTő, Budapest, Wesselényi utca, Hungría’ city=» country=» long=’19.066186300000027′ lat=’47.4986548′ marker=» imagesize=’40’][/av_gmap_location]
[/av_google_map]
[/av_one_full]

[av_hr class=’invisible’ height=’50’ shadow=’no-shadow’ position=’center’ custom_border=’av-border-thin’ custom_width=’50px’ custom_border_color=» custom_margin_top=’30px’ custom_margin_bottom=’30px’ icon_select=’yes’ custom_icon_color=» icon=’ue808′ font=’entypo-fontello’]

[av_social_share title=’Compartir esta entrada’ style=» buttons=» share_facebook=» share_twitter=» share_pinterest=» share_gplus=» share_reddit=» share_linkedin=» share_tumblr=» share_vk=» share_mail=»][/av_social_share]

[av_hr class=’invisible’ height=’50’ shadow=’no-shadow’ position=’center’ custom_border=’av-border-thin’ custom_width=’50px’ custom_border_color=» custom_margin_top=’30px’ custom_margin_bottom=’30px’ icon_select=’yes’ custom_icon_color=» icon=’ue808′ font=’entypo-fontello’]

[av_comments_list]

Budapest, una perla en el Danubio

Junto a Viena y Praga, Budapest completa uno de los recorridos centroeuropeos más amados por viajeros de todo el mundo. ¡Sigue leyendo para descubrir algunas curiosidades de la perla del Danubio!

Al contrario que otras capitales europeas, Budapest es una ciudad relativamente pequeña, agradable para pasear entre sus avenidas y zonas verdes. La capital húngara está dividida en dos partes separadas por el Danubio, Buda (Lo que podríamos definir centro histórico) y Pest. Para una escapada de 3 días, lo mejor es dedicar un día a Buda y el resto a Pest. Mencionamos algunos de los lugares más típicos de cada área:

En Buda encontraremos el imponente castillo de Buda, uno de los símbolos principales de la ciudad y antigua residencia real que en la actualidad alberga 3 museos: La galería nacional Húngara, el museo de historia de Budapest y la biblioteca Széchenyi. El castillo se sitúa en lo alto de una colina que se puede alcanzar mediante el funicular (870 Florines) o a pie (Preparaos para cuestas y escaleras infinitas). Cerca del castillo encontramos otros 2 puntos de interés: El Bastión de los Pescadores, un mirador de estilo neogótico desde donde se puede admirar Pest y sobre todo el Parlamento en su máximo esplendor. La Iglesia de Matías se encuentra el la misma zona y es la iglesia católica más famosa de Budapest. Todo el distrito del castillo está caracterizado por casas y edificios medievales y barrocas.

Y si Buda es una zona tranquila, Pest es todo lo contrario: Zona neurálgica de la ciudad, con cientos de calles y avenidas pobladas de negocios de todo tipo, puestos de street food y enormes parques donde los jóvenes se sientan a tomar una cerveza. Las dos avenidas principales de Pest son Andrássy (Que comunica en perfecta línea recta la plaza de los héroes y el parque de la ciudad con la plaza Erzsébet) y Váci utca.

Andrássy es el boulevard más famoso de Budapest. Una impresionante avenida de 4 carriles con un paseo peatonal entre ambos sentidos llena de edificios altos y tiendas de algunas de las mejores firmas. A lo largo de toda la calle se extiende la linea 1 del metro (La amarilla) y se llega bastante rápido de un extremo a otro. Ojo porque no hay un paso subterráneo para cambiar de sentido, tenéis que cruzar la calle y después bajar al andén. Si vamos caminando nos cruzaremos con el teatro de la Ópera

Váci Utca en cambio es una peatonal paralela al Danubio, llena de tiendas de souvenirs, bares, clubs, restaurantes y terrazas.  Probablemente los camareros y RRPP os asaltarán a la primera de cambio, aunque no suelen ser muy pesados (Al menos no tanto como en otras ciudades más turísticas). A destacar la cantidad de locales de masajes Tailandeses, que junto a la gran cantidad de luces y neones por un momento consiguen trasladarte a Bangkok.

Si eres de los que prefiere comprar unas cervezas en el supermercado y sentarte en algún parque en vez que ir de bares (Aunque los bares-ruina una visita bien la merezcan), entonces Déak Ferenc Tér es tu sitio. Cada noche cientos de jóvenes ocupan este parque para beber en compañía.

Otro lugar a destacar en Pest es el Barrio Judío con la Sinagoga, la segunda más grande del mundo después de la de Jerusalén. En mi opinión es una de las mejores zonas para picar algo, hay muchísimos restaurantes take-away y puestos de street food donde con poco dinero podrás comer hasta hartarte.

Por supuesto, cruzar el Puente de las Cadenas para pasar de Buda a Pest forma parte de la lista de imprescindibles, aunque el actual sea una reconstrucción del original construido en el año 1849.

Si os gustan los mercados, no podéis perderos el Mercado Central, que aunque en los últimos años se ha convertido en una verdadera «atracción turística», merece la pena. En la planta baja hay todo tipo de puestos de comida, carne, embutidos, quesos, especias (Sobre todo, paprika), chocolate… los precios no son los más bajos de la ciudad, pero al menos tendréis la certeza de encontrar de todo. En la planta de arriba hay varios puestos de souvenirs clásicos y puestos de comida donde puedes degustar especialidades húngaras compartiendo mesa con otros clientes.

Los dulces y la pastelería Húngara son de lo mejorcito que haya probado (Lo siento amigos franceses e italianos…) y prueba de ello son los impresionantes cafés como el Centrál Café o la pastelería Gerbaud, la más famosa de Hungría. Otro lugar destacable es el New York Café, que aunque con precios notablemente superiores a la media de Budapest, merece una visita solo por su interior. Pero no hace falta irse hasta estos locales para probar buenos dulces. Incluso en las estaciones de metro podemos encontrar puestos donde venden croissants y otra bollería deliciosa recién horneada a precios realmente bajos, como por ejemplo 2 croissants a 50 céntimos. El chocolate es otra de las pasiones de los húngaros, que se han especializado en la producción de éste. Chococo Csokoládérium, en Buda, es uno de esos sitios donde puedes encontrar cualquier tipo de chocolate que exista en el planeta tierra… blanco, negro, con leche, con frutos secos, con fruta deshidratada, aromatizado con licores… cualquier combinación que se te ocurra, la encontrarás allí.

Para los amantes de la naturaleza y el relax si con el parque de la ciudad no os llega, podéis echar una escapada a Isla Margarita, situada en el Danubio entre Buda y Pest. La isla, que tiene más de 2km de longitud, es el paraíso de los deportistas que practican jogging. Además hay varios jardines, un zoo y otros lugares de interés.

Y por supuesto, si hay algo por lo que sea famosa Budapest, son sus balnearios. Los más importantes: El de Gellert, Széchenyi y Rudas. Yo no tuve tiempo de relajarme durante mi viaje, por lo que ya tengo excusa para volver…

¿Y tú? ¿Todavía tienes excusas para NO ir? 😉

 

¿Tienes tiempo? Descubre las otras perlas del Danubio: Viena y Praga, ¡Combínalas en una visita!

 

 

The shoes on the Danube

Miro el reloj, siete y media de la tarde. Aún no ha anochecido y hace un calor asfixiante en Budapest. El vuelo se ha retrasado y he tenido que cambiar mi programa para lo que quedaba del día de hoy, así que tras llegar al hostel ‘Casa de la música‘, dejar la maleta y darme una ducha me decido a salir para descubrir la ciudad.

Camino, camino y camino sin parar, mochila con cámara y guía a mis espaldas, que pesan más que un ladrillo y me hacen sudar, pero me da igual. Cruzo avenidas, recorro callejuelas, todo sin un rumbo fijo. Necesito cambiar dinero pero… sorpresa, es domingo y las casas de cambio están cerradas. Así que nada, tendré que arreglarme con los florines que llevo encima.

Miro el reloj y son las ocho y media. He caminado durante más de una hora cuando miro hacia arriba y veo una ‘torre’ que resulta ser el campanario de la Sinagoga. Entonces saco el mapa y pienso: «¿Cuanto narices he caminado? Tenía la visita prevista para el día siguiente, pero visto que estaba ahí, ¿Por qué no aprovechar el momento? Además sin demasiada gente rondando, sería más fácil fotografiarla.

Ya… eso pensaba. Empiezo a moverme, a buscar la posición perfecta para capturar ese imponente monumento. Y empiezo a pensar ‘Pon un gran angular en tu vida’… hasta que se acerca alguien:

-Te veo un poco preocupada… ¿Estás buscando el mejor ángulo para fotografiar la Sinagoga?

+Ehm… diría que si. Digamos que no consigo encuadrarla bien -en ese momento despego el ojo del objetivo y veo un señor de unos… 60 o 65 años, vestido con camisa azul, chaqueta elegante, boina, zapatos de piel. Con aire un poco ‘aristócrata’-

-Tranquila, a mi me ha pasado un millón de veces. Ven.

Me hace una seña y cruzamos la calle.

-Si te pones aquí agachada deberías poder sacarla bastante bien.

+Gracias, pero ¿Cómo sabías…?

-Me he pasado años intentando sacar la foto perfecta. Pero llega un momento en el que desistes… Quiero decir, no es algo así como «rendirse», sino más bien darte cuenta de que llegado a un cierto punto tienes que conformarte.

+¿Eres fotógrafo profesional?

-Lo de profesional son palabras mayores. He vendido algunas de mis obras, pero no se si eso me convierte en un profesional.

+Entiendo

-¿Qué haces en Budapest?

+Decir ‘turismo’ sería demasiado banal. He venido para poder escribir sobre la ciudad en mi blog… he abierto hace poco un blog de viajes.

-Osea que eres una travelblogger

+Si, aunque acabo de empezar – Pienso… para la edad que tiene está bastante informado… quiero decir, no todo el mundo, y menos la gente de esa edad, conoce la palabra ‘blogger’-

-¿Tienes tiempo? Creo que puedo contarte algo para que lo escribas en tu blog.

Espera, rebobinemos. Yo estaba intentando fotografiar la Sinagoga cuando se me ha acercado éste señor que no conozco de nada (¿Y si me quiere secuestrar? Nah…) y la conversación está tomando una especie de cauce filosófico o algo así.

+Si, por supuesto… -Esto se está poniendo interesante, pienso-

Nos sentamos en un banco. Miro el reloj, las nueve menos cuarto.

-¿Conoces el monumento de los Zapatos en el Danubio?

+He leído acerca de ello, pero aún no lo he visitado. Pensaba ir pasado mañana.

-Bien -se ajusta las gafas y me mira- ¿Qué sabes del holocausto?

+Pues… se que los Alemanes invadieron Hungría en el año 1944 y se llevaron a los judíos a los campos de concentración de Auschwitz para asesinarlos, y que a los que dejaron en Budapest, tampoco les fue muy bien.

-¡Correcto! Mi padre era uno de ellos. Me refiero, de los que se quedaron en Budapest, aunque lo único que hizo fue retrasar lo inevitable. Si pasas por los zapatos, salúdalo.

En ese momento se me hizo un nudo en la garganta. Claro que yo no sabía como «responder» a eso. Una cosa es leerlo en los libros de historia y otra que te lo cuenten de primera mano, y sobre todo darse cuenta de que no hace tantísimo tiempo que ocurrió. Creo que se dió cuenta de la situación.

-Pero no te preocupes.  Ya hace muchos años de eso y yo ni siquiera me acuerdo, tenía solo 2 años

Hago cálculos… 72. Menudo ojo más malo que tengo. ¿Me estás contando que a sus 72 años este señor conoce la palabra ‘blogger’? Flipo, seguro que me está tomando el pelo… o no.

+¿Y después que pasó?

-Mi madre escapó a Israel. Me crié allí y estudié leyes en la universidad de Jerusalén, pero a mi lo que me gustaba era la fotografía. Varios años más tarde conseguí mi primera cámara, una polaroid.

+¿Y qué haces en Budapest?

-Trabajé para un buffette de Abogados en Israel durante muchos años… bueno, se podría decir que aún hago algunos trabajillos -me da su tarjeta- , pero vivo aquí. Trasladé mi «oficina» a Budapest hace algunos años… no se si por nostalgia familiar o qué… mientras viví en Israel nunca pude visitar Hungría, así que hace casi 10 años cuando me  jubilé y cambié los tribunales por la fotografía, me mudé aquí. ¿Es la primera vez que vienes?

+Si, de hecho acabo de llegar. El vuelo se ha retrasado y me ha fastidiado los planes que tenía para hoy.

-A mi también me gusta viajar, pero no me gusta llevar itinerarios, nunca consigo seguirlos. Por cierto, ¿De dónde eres?

+Soy española, pero desde hace un par de años vivo en Italia.

-Ah Italia, la he visitado varias veces: Pasta, pizza…

+Que cliché.

-¿Que has pensado visitar en Budapest?

Saco cuidadosamente mi guía de la mochila y se la enseño.

-Ya veo… para ser la primera vez que vienes, estás bastante informada.

+He pasado un mes largo leyendo cosas en internet… blogs, revistas de viajes… lo típico.

-Haces bien. Es una bonita ciudad, disfrútala.

Durante los siguientes 30 minutos hablamos de fotografía, blogs, viajes, terrorismo, guerras, de la gente que ha dejado de viajar por «miedo»… y un sinfín de temas de actualidad. Nos despedimos intercambiando un abrazo.

+Ha sido un placer

-Lo mismo digo. ¿Cual es tu nombre?

+Marina. ¿Y el tuyo?

-Friedman. Avner Friedman.

+Me has dado grandes ideas para mi blog. Creo que la próxima vez que vuelva a Budapest te llamaré para enseñarte los progresos…

-Y yo estaré encantado de ver cuánto has avanzado.

+Cuídate. Y recuerda saludar a mi padre.

-Lo haré.

Miro el reloj: Las nueve y media.