Puente Colgante Boutique Hotel

Ya lo dice una canción popular: «No hay en el mundo puente colgante más elegante que el de Bilbao». Y tener el privilegio de alojarte frente a una maravilla de la arquitectura y la ingeniería declarado patrimonio UNESCO en el 2006, como es el Puente de Vizcaya (más conocido como puente colgante de Portugalete) es solo uno de los motivos para escoger este recién renovado hotel boutique, en un edificio lleno de historia.

Si estás pensando en hacer una escapada a Bilbao, plantéate alargar tu estancia y no limitarte a conocer la capital vizcaína (vale, que está muy bien). Alojarte en una de las Nobles Villas, Portugalete, con excelentes comunicaciones  para llegar a Bilbao (metro, autobús, tren e incluso, en primavera y verano, en un barco turístico por la Ría del Nervión) te permitirá descubrir otras localidades cercanas y su historia, siempre ligada al mar y a un importantísimo desarrollo industrial de mediados del S.XX.

Puente Colgante Boutique Hotel: un poco de historia

 

El recién renovado hotel se ubica en la que que fue una impresionante  casa de indianos, construida por Manuel Calvo y Aguirre en 1871 como su residencia de verano. Este portugalujo emigró a Cuba con su familia cuando apenas contaba 14 años, y comenzó trabajando en una ferretería para acabar convirtiéndose no solo en dueño de esta sino también en  propietario de enormes extensiones dedicadas primero al cultivo del café y más tarde de la caña de azúcar. Tal era su amor por su villa natal que llamó a su plantación azucarera » El Portugalete».

A su regreso, en el ocaso del siglo XIX, viudo y sin descendencia, se trasladó a Cádiz por motivos de salud, donde falleció en 1904. En su legado, dejó escrito que su casa se convirtiese en café- hotel y que parte de los beneficios se dedicasen a la «olla de los pobres» que cada día daba de comer a los más desfavorecidos de la villa.

El Gran Hotel Puente Colgante acogió fiestas y actos culturales y entre sus huéspedes se contaba el mismísimo Alfonso XIII. Es fácil retrotraerse a un tiempo en que la música acompañaba en los salones, con influencias del swing o el jazz, incluso, si uno pone atención, quizá le llegue el eco de una habanera.

Bombardeado durante la Guerra Civil, reconstruido posteriormente, y pasto de las llamas en un incendio el año 1993 (dicen las malas lenguas que intencionado) tengo el recuerdo de su fachada ennegrecida por la humedad y la actividad industrial en la margen izquierda , con los Altos Hornos de Vizcaya muy cerca, que le confería un cierto aire vetusto y quizá un poco tenebroso.

En 2002 reabre sus puertas como Gran Hotel Puente Colgante, y es ahora, en 2019, cuando se redefine como Hotel Boutique, reivindicando su carácter y una historia que, bien pensado, podría ser el argumento de una buena novela.

 

Los renovados salones

Alojarse en el Puente Colgante Boutique Hotel

 

Sus habitaciones, todas exteriores, se han redecorado con mimo y atención a los detalles, en una mezcla de estilo contemporáneo y elementos tropicales que nos transportan a la isla caribeña.

Muchas de ellas tienen vistas al Puente Colgante (si quieres disfrutar de estas maravillosas vistas sobre el monumento y la Ría del Nervión puedes solicitarlo en tu reserva) y el resto al Casco histórico de Portugalete, declarado conjunto monumental, que ofrece una arquitectura de las más bonitas de la zona, como el bello quiosco de música de 1912, uno de los más antiguos que se conservan en la provincia de Vizcaya.

Y si estás pensando que disfrutar de esta maravilla de hotel es un lujo inalcanzable, nada más lejos de la realidad, ya que encontrarás habitaciones por menos de 80€ (lógicamente dependerá del tipo de habitación y sobre todo de las fechas elegidas).

 

Habitación estándar con vistas

Puente Colgante Boutique Hotel: su gastronomía

El desayuno

No se vosotros pero yo, cuando viajo, libre de obligaciones y horarios, una de las cosas que más disfruto es el desayuno del hotel. Y puedo aseguraros que en este hotel boutique el desayuno es «lo más». Bautizado como desayuno «healthy» (conste que lo de la terminología foodie no me va) yo prefiero destacar la enorme variedad de productos frescos, como frutas y vegetales. ¿Habéis probado el tamarillo o tomate de árbol? pues aquí lo encontraréis, junto a aguacates y frutas mas tradicionales. Yogures caseros, smoothies que os podéis preparar al momento, zumos, bebidas vegetales… hay variedad para todos los gustos y necesidades: veganos, o personas con intolerancias alimenticias (al gluten o la lactosa) cada vez más frecuentes.

 

Desayuno healthy

Pero si preferís un desayuno más goloso, no hay problema. Su repostería recién horneada hará las delicias de los más exigentes y el café es realmente bueno (ojo, que lo dice alguien muy exigente con el café, una auténtica «cofeelover»).

 

Desayuno goloso

El bar

Incluso si no te alojas en el hotel, pero has decidido acercarte hasta el Puente Colgante (una visita obligatoria en tu viaje a Bilbao) no pierdas la oportunidad de hacer una parada a la hora del aperitivo. Te recibirá una barra llena de exquisitos «pintxos» que puedes acompañar de una cerveza de su «Tap Station» (yo te aconsejo una Dorchester, pero cuidadín que tiene una alta graduación alcohólica).

 

Restaurante El Paladar de la Habana

¿Es la hora de comer? pues genial. Disfruta de una carta en la que el carácter vasco y los productos autóctonos se combinan con los foráneos en recetas más arriesgadas. Una carta vasco-cubana llena de buen humor.

 

Una carta con mucho humor

 

¿Un bacalao? ¿Prefieres la carne? Venga, lancémonos, vamos con un roastbeef de secreto ibérico. Pero antes un buen guacamole, una tempura de verduras y algas, un tartar de tomate… y si, para acabar, una «muerte por chocolate».

 

Roastbeef de secreto ibérico

 

Si aun tienes tiempo para una copa, o regresas al hotel después de un largo día de visitas o de trabajo, no pierdas la oportunidad de relajarte en el Cromwell Pub tomando un cócktel (el combinado de tequila y mango es espectacular).

Puente colgante: el patrimonio UNESCO

La historia del hotel ha estado unida inexorablemente a la del Puente de Vizcaya. Inaugurado en 1893, fue diseñado por Alberto de Palacio, quien participó también  en la construcción del Palacio de Cristal del Retiro en Madrid. El ingeniero francés Ferdinand Arnodin se hizo cargo de la obra. Es por ello que en muchas ocasiones se dice que el Puente Colgante fue obra de un discípulo de Gustave Eiffel.

Merece la pena tomar este transbordador, justo frente a la puerta del hotel, y cruzar al otro lado de la Ría para descubrir el busto de Alberto de Palacio.

 

El año 2006 la UNESCO incluyó esta gran obra de la arquitectura y la ingeniería en su listado de Patrimonio de la Humanidad, por su perfecta combinación de estética y funcionalidad. Mucho antes de este nombramiento, de la expansión turística de Bilbao, y de que se instalara el  ascensor panorámico para subir a la pasarela peatonal (a 50 metros de altura)  el Puente Colgante era utilizado por una gran cantidad de ciudadanos para acudir a su lugar de trabajo o estudio de una margen a otra.

Aprovecha tu estancia en el Hotel para disfutar de la Noble Villa de Portugalete, de su casco histórico, la Basílica de Santa María o la Torre Salazar. No pierdas la oportunidad de hacer una visita guiada a cualquiera de estos lugares. Tuvimos la suerte de hacerla con Patricia, de Amabidea. 

Descubre también la población más marinera,  Santurce (o Santurtzi)… si, esa misma, la de la canción. Y súbete a la barquilla del Puente Colgante para llegar hasta el Paseo de las Grandes Villas de Getxo.

¿Qué os decía? ¿Es, o no, una buena idea escoger el Puente Colgante Boutique Hotel en vuestro próximo viaje a Bilbao?

 

Nos alojamos en… Riad Chams (Marrakech)

¡Muy buenas viajeros! Como cada vez que volvemos de un viaje, toca escribir una reseña sobre los alojamientos en los que hemos pernoctado, y por ello hoy toca analizar a fondo el Riad donde nos alojamos durante nuestra escapada a Marrakech, el Riad Chams. ¡Allá vamos!

El Riad Chams, es uno de esos alojamientos de ensueño tradicionales marroquíes, una gran casa construida entorno a un precioso patio central. Cuenta con tan solo 8 habitaciones, pero es este uno de los puntos fuertes del Riad, que ofrece una tranquilidad absoluta. Cada habitación lleva el nombre de una joya, siendo la Diamante la que nosotros escogimos para nuestra estancia.

El Riad se divide en 4 pisos: La planta baja donde se encuentra el patio (Y donde estaba nuestra habitación), la primera planta con un bonito balcón y la segunda y tercera planta con sus terrazas panorámicas.

 

TEST DE LA HABITACIÓN

Como mencioné anteriormente, escogimos la habitación diamante, una gran suite de 22 metros cuadrados con baño tradicional marroquí (Es la única habitación que lo tiene). La habitación está decorada con sencillez pero tiene todo lo necesario para hacer la estancia agradable. La cama es super amplia y confortable y hay unas estanterías para poner bolsas o maletas. Quizá eché en falta un armario, pero tampoco llevábamos cosas de colgar. El baño es sin duda lo mejor de todo: todo está construido en piedra con tonos turquesas y beiges, tiene una bañera gigantesca como las de los hammam, y grifos en acabados dorados.

 

EL DESAYUNO

El desayuno fue sin duda otro de los puntos fuertes del Riad. Para beber se podía escoger entre té y café (Ojo, no es café tipo espresso sino de tipo cafetera de goteo) Nosotros optamos por el té ya que en Marruecos lo preparan riquísimo. Además de lo anterior, también sirven zumo de naranja. Para comer, ambos días nos sirvieron pan reciente tostado con mantequilla y mermelada de naranja casera, un dulce tipo bizcocho y una especie de «tortitas/crepes»: El primer día fueron Msemen (o rghaif), y el segundo, Baghrirs.

Aunque no sea un formato de desayuno buffet, creedme que fue mas que suficiente para «cargar pilas» y aguantar hasta la hora de comer.

El desayuno se sirve en el patio central, pero si hace buen tiempo, podéis pedir que os lo suban a la terraza del piso superior.

 

COMIDA Y CENA TRADICIONAL MARROQUÍ

Aunque la comida y la cena no esten incluidas en el precio de la habitación, es posible comer en el Riad Chams avisando con 24h de antelación.

 

LAS TERRAZAS

El Riad Chams cuenta con dos terrazas, situadas en la segunda planta y la azotea respectivamente. Nosotros tuvimos mala suerte con el tiempo y no pudimos disfrutarlas demasiado pero, si el clima lo permite, en la azotea se suele montar un espacio de relax con sofás y mesas donde disfrutar de un te, a la sombra de una jaima.

 

EXCURSIONES

Si viajáis a Marrakech con tiempo, no como nosotros que apenas estuvimos un par de dias, el Riad Chams organiza excursiones a algunos lugares como los montes del Atlas o el desierto de Merzouga.

 

En resumen: este es uno de esos establecimientos que podríamos catalogar con las tres B (bueno, bonito, barato) La relación calidad precio, que es realmente buena (pagamos 60€ por noche en habitación doble) y una excelente ubicación, a tan solo 10 minutos andando de la plaza de Jamaa el Fna, hacen de el Riad Chams una opción perfecta ¿Lo volveríamos a elegir? ¡Sin duda! Así que tomad nota.

Y vosotros ¿os habéis alojado en algún Riad? ¿Cómo fue vuestra experiencia?

¡Hasta la próxima, viajeros!

Nos alojamos en… Savoia Palace Hotel (Madonna di Campiglio)

Este post forma parte de la serie del blogtrip de 4 días en Madonna di Campiglio al que nos invitó ActivityBreaks. Durante nuestro viaje a Madonna di Campiglio (TN), tuvimos la suerte de estar alojados en este hotelazo de la cadena Antonioli, el Savoia Palace. Este hotel de 4 estrellas tiene una posición inmejorable, en la calle principal del pueblo y a tan sólo unos minutos andando de las pistas de esquí.

 

LAS HABITACIONES

Pasamos 3 noches en una Junior Suite con balcón y unas vistas impresionantes a la calle principal y a las pistas de esquí. Las habitaciones cuentan con cama doble king-size, un armario bastante amplio, una especie de escritorio enorme donde poder trabajar comodamente y baño con ducha y bañera.

Las vistas desde la habitación, de lo mejorcito

La decoración es clásica alpina, con suelo de madera y toques rústicos, característica de gran parte de la zona del Trentino. Las cama era comodísima, cosa que se agradece después de un día intenso esquiando o haciendo trekking. Me gustó bastante que en el baño, además de dejar los típicos geles y champús, también dejaban artículos de belleza como algodones desmaquillantes o limas para las uñas.

 

LA SALA DE DESAYUNO Y EL BAR

Sin duda, el desayuno es uno de los puntos fuertes de este hotel, perfecto para cargar las pilas en vista de una jornada de esquí o caminatas. El Savoia Palace ofrece un desayuno buffet dulce y salado, destacando por su mantequilla y mermeladas biológicas (A mi fue lo que más me gustó), sus tartas y bizcochos hechos en casa o crepes y pancakes hechas al momento. También ofrecen desayuno inglés, embutidos, fruta fresca, cereales…

Pancakes recién hechas con mermeladas caseras… ¿Se puede pedir más?
Mermeladas caseras: Arándano, mora, arándano rojo, frambuesa… también había miel
Dulces hechos en casa

El bar en cambio, es el lugar perfecto donde relajarse tomando un aperitivo antes de la cena, o un café y un amaro después de ésta. Si además tenéis la suerte de sentaros junto al fuego podréis disfrutar de una experiencia completa al 100%.

 

EL RESTAURANTE

Otra de las cosas que me sorprendió gratamente fue el restaurante del hotel. Para ser sincera raramente me quedo a cenar en los hoteles, pensando que la cocina sería mediocre, pero el Savoia Palace me ha hecho cambiar de opinión. La cena consta de un buffet de ensaladas, 2 entrantes, 4 platos principales, 4 segundos platos (De los cuales hay que elegir uno) y un buffet de postres. La gastronomía es una maravilla, está basada en recetas italianas con algunos toques internacionales: hay desde pasta, risotto o cremas hasta carnes, pescado, quesos… todo elegantemente presentado.

Algunos de los platos que más nos gustaron fueron las conchas al nero di seppia con crema de salmón y huevas y el risotto de remolacha con fonduta de taleggio. Todo estaba espectacular, pero estos dos platos nos gustaron especialmente.

Pasta al nero di seppia con crema de salmón y huevas… dulce manjar de los dioses.

 

 

EL SPA

¿Qué mejor forma de relajarse tras un duro día si no en el Spa? Es gratuito para los clientes del Savoia Palace y Caterina estará encantada de recibiros. Consta de una sauna, un baño turco, una bañera de hidromasaje y de varias duchas que alternan ciclos de agua caliente y fría con aromaterapia. También hay tratamientos de belleza y masajes a un coste bastante interesante. Además tendréis siempre a disposición agua, té e infusiones para rehidrataros.


Además tendréis a disposición toallas para no tener que mojar los albornoces y que podáis volver secos sequitos a la habitación.

 

Como dato informativo, el Savoia Palace admite perros solo de talla pequeña, pero en su vecino el hotel Miramonti, no tendréis ningún problema en llevaros a vuestro amigo peludo. Además seguro que se lo pasan genial con Bernie, el «pequeñajo» de la casa 😉

 

Recordad que si queréis alojaros en el Savoia Palace,  ActivityBreaks elabora paquetes de hotel+ varias actividades que son mucho más económicos que reservar el hotel por tu cuenta. Como habréis podido comprobar la palabra «Palace» define perfectamente este coqueto hotel de lujo de Madonna di Campiglio. Nosotros ya estamos deseando volver.

Nos alojamos en… Apostolis Windmill Rooms & Studios (Mykonos)

[av_textblock size=» font_color=» color=»]
¡Muy buenas viajeros! ¿Listos para una nueva review? Os dijimos que volveríamos cargaditos de información de Mykonos, así que lo prometido es deuda. ¿Estáis pensando en viajar a la reina de las Cicladas pero aún tenéis dudas sobre el alojamiento? Pues atentos a nuestra recomendación: Os presentamos el complejo Apostolis Windmill.

[trx_googlemap latlng=»37.4202503,25.332766,18z» description=»Apostolis Windmill» zoom=»16″ style=»default» width=»100%» height=»240″]

Apostolis Windmill Rooms & Studios es un complejo de apartamentos y habitaciones de estilo tipico cicladico situado en la carretera que va desde Chora hacia las playas de Platy Gialos y Psarou, en una calle perpendicular a principal. La ubicación es perfecta si queréis alejaros del bullicio del pueblo pero al mismo tiempo estar bien comunicados.

El apartamento donde nos alojamos (Studio #1) cuenta con todas las comodidades necesarias para vuestra estancia en Mykonos, ademas de objetos de primera necesidad como jabón para platos y algunos artículos para el baño. Es muy luminoso y  hay servicio de limpieza y cambio de toallas y sábanas cada día. Lo mejor sin duda es la terraza, porque al estar más alto respecto al resto de apartamentos, ofrece una vista espectacular. El Wi-Fi es potente y rápido (Importante ¿Verdad?).

Akis y Anna, los dueños de Apostolis Windmill, son unas personas encantadoras que en todo momento estarán dispuestas a ayudaros y daros indicaciones. Además, no dudarán en ir a recogeros al aeropuerto y a acompañaros cuando os marchéis. El complejo no tiene su propio servicio de alquiler de motos, pero tienen un acuerdo con una empresa de Ornos para ofrecer un 10% de descuento a los clientes. Nosotros lo aprovechamos y nos fue muy bien.

El complejo está a tan solo 3km del centro de Mykonos Town, y cerca de diversos servicios:

  • Supermercados: DiELLAS (900 metros) y Carrefour (1,4 km). Nosotros recomendamos DiELLAS porque los precios son bastante inferiores a los del resto. A lo largo de la carretera principal también hay otros mini-markets.
  • Farmacias: En la carretera que va hacia Chora encontrareis muchisimas farmacias.
  • Playas: Platy Gialos (2,6km), Ornos (1,9km) y Psarou (1,7 km).
  • Alquiler de motos: Moto Wind rent a bike, en Ornos (2,2 km).
  • Hospital: el hospital publico se encuentra en una de las rotondas principales, donde se cruzan las carreteras que van en dirección a Tourlos y Ano Mera (3,5 km).

Si estáis interesados en alojaros en el complejo de Apostolis Windmill, podéis consultar su web, o reservar a través de booking o AirBnb (Como hicimos nosotros).

Definitivamente, estos apartamentos son la opción ideal si no queréis gastar demasiado (El precio de los hoteles es muy superior) y estar cerca de todo. No tendréis problemas para aparcar (Cosa que si os alojáis en el centro del pueblo es más probable) y el descanso está asegurado en este pequeño oasis de tranquilidad. Akis y Anna os recibirán con los brazos abiertos.
[/av_textblock]

[av_hr class=’invisible’ height=’15’ shadow=’no-shadow’ position=’center’ custom_border=’av-border-thin’ custom_width=’50px’ custom_border_color=» custom_margin_top=’30px’ custom_margin_bottom=’30px’ icon_select=’yes’ custom_icon_color=» icon=’ue808′ font=’entypo-fontello’]

[av_hr class=’default’ height=’50’ shadow=’no-shadow’ position=’center’ custom_border=’av-border-thin’ custom_width=’50px’ custom_border_color=» custom_margin_top=’30px’ custom_margin_bottom=’30px’ icon_select=’yes’ custom_icon_color=» icon=’ue808′]

[av_social_share title=’Compartir esta entrada’ style=» buttons=» share_facebook=» share_twitter=» share_pinterest=» share_gplus=» share_reddit=» share_linkedin=» share_tumblr=» share_vk=» share_mail=»][/av_social_share]

[av_hr class=’default’ height=’50’ shadow=’no-shadow’ position=’center’ custom_border=’av-border-thin’ custom_width=’50px’ custom_border_color=» custom_margin_top=’30px’ custom_margin_bottom=’30px’ icon_select=’yes’ custom_icon_color=» icon=’ue808′]

[av_comments_list]

Nos alojamos en… Casa de la música Hostel (Budapest)

[av_textblock size=» font_color=» color=»]
Es curioso como al llegar a Budapest, una ciudad tan… ¿Lejana? de España, te encuentras con este alojamiento con nombre tan «Español». La historia tiene su miga: Cuando empecé a planear mi viaje a la capital húngara tenía muy claro que me iba a alojar en un hostel, por eso de reducir gastos y tal. Viajando sola no me convenía ir a un hotel o apartamento, y además en el hostel tenía más probabilidades de entablar nuevas amistades (Y así fue) Empezó la odisea en la red: Búsquedas en google, booking, miles de recomendaciones leídas en blogs… ¿Zona nueva o zona vieja? ¿Más cerca del río o de las grandes avenidas? ¿Habitación mixta o sólo de chicas? La verdad es que no tenía demasiado tiempo que perder, viajaba en menos de 3 semanas y muchos sitios ya estaban agotados.

Tenía ya el puntero del ratón sobre el botón de «reservar» en booking, había encontrado un hostel bastante majo, baratito y en el centro. Las críticas eran buenas y además por lo que se veía en las fotos solían organizar fiestas y demás (Y no nos vamos a engañar, ¿Quién no querría algo de diversión y tomarse unas cervecitas frescas tras todo el día pateando la ciudad?). Hasta que mi amiga Anna me mandó un mensaje en Facebook: «¿Aún estás buscando alojamiento? Si quieres te puedo ayudar, mi madre y yo trabajamos en un hostel gestionado por músicos. Se llama Casa de la música Hostel».

En ese momento pensé, como se diría en italiano: «Fermi tutti» (Traducción: Todo el mundo quieto). La definición «Hostel gestionado por músicos» me hizo cerrar inmediatamente la página de booking y le respondí: Cuéntame más.

CASA DE LA MÚSICA HOSTEL

El «Casa de la música Hostel» se encuentra en una posición privilegiada, en el medio de un triángulo formado por 3 estaciones de metro con las que llegaréis prácticamente a cualquier punto de la ciudad (Rákóczi tér de la línea M4-Verde, Astoria de la línea M2-Roja y Kálvin tér de la línea M2-Azul. Ésta última os interesa especialmente si decidís coger el metro para llegar al centro desde el aeropuerto) y sobre todo, en pleno centro.

El hostel se encuentra una una calle perpendicular a una gran avenida donde la circulación de coches es escasa, lo cual se traduce en poco ruido y por ende, una zona tranquila donde poder descansar.

Uno de los principales atractivos de este alojamiento es su patio interior, que dispone de un bar donde los precios son, aún más bajos que la media de Budapest. Además en verano se monta una piscina y se organizan fiestas y conciertos. Si hay algo que nunca falta en este hostel, es música y diversión: Curiosamente muchas de las personas que se alojan aquí son músicos o gente a la que le gusta la música. A continuación os cuento las características del hostel.

Credit: Travelminit

PROS

  • Recepción abierta 24h
  • Disponen de sábanas, toallas y secador de pelo
  • Precio bajo, sobre todo las habitaciones privadas
  • Habitaciones amplias, luminosas y limpias
  • Dispone de cocina
  • Dispone de habitaciones dobles privadas muy coquetas
Credit: Travelminit
Credit: Travelminit
  • Tienen un desayuno buffet completísimo que cuesta sólo 3€

CONTRAS

  • Las habitaciones no disponen de aire acondicionado (Pero si de ventilador)
  • Sólo se puede pagar en efectivo
Credit: Travelminit

Como veis, o al menos en mi opinión, los contras no son tan «importantes», en relación al precio que se paga. El personal es muy amable y no dudarán ni un segundo en echaros una mano o aconsejaros tours gratuitos. El «Casa de la música Hostel» es sin duda el mejor hostel en el que me he alojado. Repetiré, sin duda alguna, en cuanto tenga oportunidad de volver a Budapest.
[/av_textblock]

[av_one_full first min_height=» vertical_alignment=» space=» custom_margin=» margin=’0px’ padding=’0px’ border=» border_color=» radius=’0px’ background_color=» src=» background_position=’top left’ background_repeat=’no-repeat’ animation=» mobile_display=»]

[av_google_map height=’400px’ zoom=’16’ saturation=» hue=» zoom_control=’aviaTBzoom_control’]
[av_gmap_location address=’Casa De La Musica Hostel, Budapest, Vas utca, Hungría’ city=» country=» long=’19.066815399999996′ lat=’47.4933924′ marker=» imagesize=’40’][/av_gmap_location]
[/av_google_map]

[/av_one_full][av_hr class=’invisible’ height=’50’ shadow=’no-shadow’ position=’center’ custom_border=’av-border-thin’ custom_width=’50px’ custom_border_color=» custom_margin_top=’30px’ custom_margin_bottom=’30px’ icon_select=’yes’ custom_icon_color=» icon=’ue808′ font=’entypo-fontello’]

[av_social_share title=’Compartir esta entrada’ style=» buttons=» share_facebook=» share_twitter=» share_pinterest=» share_gplus=» share_reddit=» share_linkedin=» share_tumblr=» share_vk=» share_mail=»][/av_social_share]

[av_hr class=’invisible’ height=’50’ shadow=’no-shadow’ position=’center’ custom_border=’av-border-thin’ custom_width=’50px’ custom_border_color=» custom_margin_top=’30px’ custom_margin_bottom=’30px’ icon_select=’yes’ custom_icon_color=» icon=’ue808′ font=’entypo-fontello’]

[av_comments_list]

Una casa en… La Toscana (La Miniera)

Tengo una casa en la Toscana. Eso es lo que creen mis amigos. No me molesto demasiado en sacarles del error, seguramente porque el equívoco me divierte sobremanera. Ha llegado a tal punto que, cuando se acerca el periodo de mis vacaciones, hay quien pregunta- o más bien afirma- «vas a la Toscana ¿Verdad?»

Lo cierto es que ese es uno de mis «destinos reincidentes» y no voy a negar que una casa en la Toscana es uno de mis sueños, y seguramente tuyo también, mi estimado lector. No pretendo protagonizar una de esas pelis que han contribuido a generar un anhelo enorme, ni hablo de una villa tipo «Bajo el sol de la Toscana». Me conformo con una casa pequeña desde la que admirar las suaves colinas y las noches estrelladas. Y además, soñar es gratis.

Vale -lo admito- Sería estupendo compartir con mis amigos ese lugar de mis sueños, pero en realidad ya lo he hecho. Son tantas las veces que me han pedido consejo para viajar a Toscana que he terminado por recomendar «la casa» a mis amigos, a los amigos de mis amigos y al final incluso a desconocidos, que han llegado a mi desde auténticas redes sociales (y no hablo de Facebook) Fue siempre un placer.

Sin quererlo, y mucho antes de empezar con este blog, he organizado vacaciones familiares, tours fotográficos para aficionados y profesionales, y recorridos culturales o gastronómicos para otros. En todos los casos, La Miniera ha sido el lugar perfecto desde el que iniciar cualquier itinerario. Situada en Montefollonico (Siena), un enclave tranquilo desde el que contemplar la cercanísima Montepulciano o desde la que se llega de un salto a lugares tan emblemáticos como Pienza, Montalcino o San Quirico d’Orcia, muy cerca del Valle del mismo nombre y también de la Val di Chiana o de un lugar mágico como las Crete Senesi. Todo ello con la ventaja de ser un lugar menos conocido, un poco fuera de los circuitos habituales, lo que por norma general se traduce en «algo más asequible, económicamente».

La historia de como La Miniera llegó a a convertirse en mi casa de vacaciones es un tanto singular, o quizá no. En uno de mis viajes me había alojado junto a familia y amigos en un apartamento encantador en Radicofani, al sur de la región. Decidí volver, y al no obtener respuesta a través de los formularios de reserva, llamé directamente al propietario quien nos dió la «mala noticia» de que ya no alquilaba la casa. Quedé, como dirían los franceses, «desolé». Sin embargo nuestro ex-anfitrión se ofreció a contactar con unos parientes suyos- Luca y Beatrice- que tenían una casa cerca de Montepulciano, muy hermosa y «con vistas a las colinas»- remarcó- Y estaba en lo cierto.

Hay sensaciones difíciles de describir, van íntimamente ligadas a los aromas que trae y lleva el viento, al sabor de una copa de vino después de una jornada de itinerario por las serpenteantes carreteras, de paisajes increibles, de lugares llenos de arte, sentada en la terraza mientras se disfruta, tal y como me lo describieron, de la vista de las colinas y la vecina Montepulciano.

La casa es perfecta para ir en pareja, o con amigos (tiene dos habitaciones dobles y además un sofá cama en el salón) Para ir con niños, ya que tiene un pequeño jardín, y por supuesto con vuestra mascota porque además es dogfriendly ¿Qué más se puede pedir?

Quizá os estéis preguntando porque esta casa se llama La Miniera (La Mina). En su interior lo descubriréis, a través de fotos antiguas y grabados que relatan el desarrollo de la explotación de minas de carbón en Montefollonico, desde finales del S. XIX y especialmente desde principios del S. XX  hasta los años 60 del mismo, aunque el descubrimiento de la primera mina data del año 1750.

Y ahora decidme ¿Tengo, o no, una casa en la Toscana? Por cierto, si os apetece alojaros aquí no dudéis en contactar con nosotros.