Las 10 fases por las que todo viajero pasa cuando planifica sus vacaciones

 

1. ¿DÓNDE VOY?: Finalmente has decidido cuándo coger vacaciones y cuantos días irte pero… ¿A dónde? Evidentemente si vas a viajar una semana puede que cruzar los 5 continentes no sea la mejor opción. Tú sabes ya donde quieres ir, pero buscas y rebuscas alternativas. Si vas con amigos se convertirá en un infierno, cada uno querrá ir a un sitio y tu acabarás queriendo tirar el ordenador por la ventana. Después de leer decenas de artículos como: ‘Los mejores destinos de playa en Europa’ o ’10 destinos low cost’ te decides por la opción inicial que tenías en mente. Quizá no hayamos avanzado mucho, pero seguro que habrás aprendido un poco de arquitectura Italiana o gastronomía Francesa después de leer media docena de blogs mientras decidías.

giphy (4)

 

2. EL TEMIDO MOMENTO DE LA RESERVA: Has visto los billetes a precio inmejorable, el ansia te puede, tienes ya la tarjeta de crédito en mano y adivina… se cae el Wi-Fi. En ese momento sale el Satanás que llevas dentro y empiezas a jurar en todos y cada uno de los idiomas que conoces, reinicias el router, das patadas al ordenador, te resignas, lloras, rezas. Hasta que vuelve la conexión y adivina: La sesión ha expirado. Y entonces te toca repetir el ritual, desmarcar las casillas de «No quiero seguro de viaje», «No quiero llevar equipaje extra» y «No quiero que me alquiléis un coche aunque se que después tendré que hacerlo pero tengo tanta prisa que no quiero que lo hagáis vosotros». Compras los billetes, te llega la confirmación: Respiras.

giphy (5)

 

3. HYPE: ¡No me lo puedo creer! ¡Me voyyyyy! Y das saltos de alegría sobre la cama. Buscas videoreportajes en Youtube, empiezas a leer los mismos artículos que has leído más de 100 veces, puntos de interés del destino, que excursiones hacer, donde está la fiesta… y tu te ves ya en la playa con una cerveza en la mano, bailando rodeada de guiris, con ese outfit que acabas de ver alguna tienda online que te quedaría de muerte… espera, ¿No quedan aún 4 meses? Tu ya estás pensando en que vas a llevar en la maleta… a todo esto, aún te queda reservar una cosilla.

giphy (1)

 

4. DE HOSTAL, HOTEL O APARTAMENTO: Ay amigos, y vosotros creíais que reservar billetes de avión sería una odisea. Pues espérate cuando entres en un portal de reservas y encuentres una docena de sitios que te van bien: Decidir destino te habrá parecido un camino de rosas. ¿En el pueblo o en primera linea de playa? ¿Centro ciudad (Que así puedes aprovechar le transporte público) o zona rural (Y alquiler de coche)? Mira que mono este resort todo incluído, menuda oferta… pero si voy a un apartamento estoy libre de horarios e igual me ahorro unos euros… Pasan los días, chequeas cada día para ver si ponen alguna oferta pero nada. Todos te parecen divinos de la muerte y entran en tu presupuesto. Y cuando parece que te decides por uno la duda te asalta y vuelves a llorar. Al final te la juegas a pito pito gorgorito, esperando no arrepentirte después.

giphy (7)

 

5. PREPARATIVOS GENERALES: La fecha se acerca y sube el Hype de nuevo. Te vas de shopping a comprar las últimas cosillas, revisas que todos los líquidos cumplan las normativas y empiezas a jugar a tetrix para que te entre todo en la maleta. Tranquilos, aquí os damos algunos consejos sobre ‘Como viajar con equipaje de mano y no morir en el intento’. Imprimes los apuntes que te has preparado para no perderte y que todo vaya sobre ruedas. La noche anterior preparas la tarjeta de embarque y la metes en ese bolsillo exterior que todas las maletas de cabina tienen. Compruebas 3 veces antes de irte a dormir que esté ahí, no sea que alguna extraña fuerza alienígena la haga desaparecer y se te fastidien las vacaciones. Apagas la luz y evidentemente, no duermes… la emoción te puede.

giphy (6)

 

6. DE VIAJE: Te despiertas después de haber dormido como mucho 3 horas con una cara que podrías pasar por extra de ‘The Walking Dead’. Te preparas y vuelves a comprobar que los extraterrestres no te hayan robado la tarjeta de embarque. Sales con 4 horas de antelación hacia el aeropuerto, porque si algo puede pasar, créeme que pasará… y cuando tu tienes prisa para llegar a un sitio siempre habrá tráfico, caerá un meteorito en medio de la carretera o habrá un rebaño de ovejas cruzando tan tranquilas. Llegas al aeropuerto y las opciones son 2: Que haya una cola kilométrica para pasar el control de seguridad o que no haya nadie, y en esto no hay término medio. Como habrás llegado con un montón de tiempo, para tocarte las narices, pasarás el control en un abrir y cerrar de ojos y tendrás otras 3 horas de espera en la terminal dando vueltas por las mismas tiendas de siempre del Duty Free. Evidentemente, el día que llegues con el tiempo justo te harán descalzarte, pasarás el arco, pitarás, lo volverás a pasar, por poco no te mandarán desnudarte y encima te abrirán la maleta porque en el escáner no ven claras las cosas… todo mientras en la pantalla de vuelos ves un ‘Last Call’ terrorífico. Pero bueno, pasarás el filtro de seguridad, embarcarás ¡Y llegarás a tu destino!

giphy (8)

 

7. ¡VA-CA-CIO-NES!: Seamos sinceros, después de toda la odisea, ¡Te las mereces! Finalmente visitarás esos sitios que has visto en todas las guías, probarás platos nuevos, harás nuevas amistades y quizá aprendas algo de un nuevo idioma.

giphy (2)

 

8. RESIGNARSE A VOLVER: Es el último día de tu estancia, y tu no quieres irte (¿Quién querría?). Te repites una y otra vez que no es posible, que te has equivocado en las fechas y que aún te queda un día… ¡Pero no! Debes aceptar la dura realidad, y como dice una frase de una canción, ‘Solo vuelves si te vas un día’. Así que aprovecha hasta el último momento, si hace falta esa noche no duermas… ya tendrás tiempo de echar una cabezada en el avión.

giphy

 

9. DE VUELTA A CASA: Ya es inevitable. Vuelves al aeropuerto, vuelves a pasar el filtro de seguridad y a ver las mismas tiendas de siempre. Llevas a rastras la maleta como si fuera un saco de patatas y por tu cara parece que se te haya muerto el canario. Has perdido todo el entusiasmo que tenías a la ida… así que subes al avión y lo único que quieres es llegar lo antes posible a casa.

giphy (10)

 

10. DEPRESIÓN POST-VACACIONAL Y… VUELTA A EMPEZAR: Estás en casa. Es hora de descargar las miles de fotos que has hecho con tu cámara y subirlas a Facebook. Intercambias algún mensaje con tus nuevas amistades, repartes los souvenirs que has traído para la familia y pones la lavadora con la maleta que acabas de deshacer. Se acabó la aventura… Hasta que ves las fotos que han subido tus amigos y se te ocurre preguntar… «¿Dónde has estado tú? Tiene buena pinta ese sitio…» Y vuelta a empezar. Vuelve el hype y la motivación y tu ya estás organizando tus próximas vacaciones… aunque aún quede un año 🙂

giphy (11)

 

¡Felices viajes!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.