,

Londres, la ciudad global

Londres, london eye, noria

La verdad es que cuando hablo de Londres, no hay nada en concreto que se me venga a la cabeza (Además del té y las galletitas de Harrods). La ciudad está tan globalizada, que es como si el mundo estuviera recogido en un puñado de barrios que conforman la capital británica. ¿Qué hace única a Londres? Todo y nada a la vez. ¿Será el Big Ben? ¿Será Chinatown? ¿Será Candem?

Lo que nadie puede negar es que esta ciudad tiene algo especial. Londres ha conseguido hacerse un hueco entre los gigantes globales: Paris, Tokyo y Nueva York,

Es la ciudad más grande de Europa y se divide en 33 distritos. Seamos sinceros: Es imposible ver toda la ciudad en una escapada de fin de semana. Enumeramos algunas visitas imprescindibles:

El parlamento y la abadía de Westminster, la torre de Londres, el Palacio de Buckingham (¿Alguien se viene a visitar a la Reina?),  la Catedral de San Pablo (La segunda después de San Pedro en el Vaticano), el Big Ben, el Tower Bridge, Trafalgar Square (Donde dicen que si te pones a dar vueltas durante un rato, al final te encuentras con alguien que conoces)…

Covent Garden se ha convertido en un barrio tan importante que incluso tiene su propio sitio. Es una de las zonas comerciales más populares de Londres y punto de encuentro de músicos callejeros. Cada jueves se organiza un mercado con numerosos puestos de dulces y street food.

Candem Town es otro de los iconos de Londres. Ropa gótica y alternativa, piercings, tatuajes y todo tipo de cosas extravagantes en uno de los barrios más caóticos de la ciudad. Se ha convertido toda una atracción turística, siendo el cuarto lugar de la ciudad más visitado. Cientos de puestos de comida take-away pueblan sus calles, además de dos de los mercados más importantes de la ciudad: ‘Candem Lock’ y ‘The market stables’. No te pierdas la oportunidad de pasear entre puestos de ropa, música u objetos vintage de todo tipo.

Todos conocen también el famoso cruce de Picadilly Circus, con sus inconfundibles neones y fachadas iluminadas, donde miles de jóvenes se reúnen para empezar la noche.

Además, si sois amantes del arte, en Londres se encuentran algunos de los museos y galerías más importantes del mundo, y lo mejor es que la entrada en casi todos es gratuita. El British Museum, el museo de historia natural o el Madame Tussauds son algunos de los más visitados.

Hyde Park es el parque más famoso y grande situado en el mismísimo centro de Londres. Cuenta con más de 140 hectáreas de extensión y sitios tan peculiares como el Speaker’s Corner, un sitio donde cualquier persona puede ir a hablar en público, ya sea para anunciar algo, para quejarse o para iniciar un debate.

Londres es una ciudad cara. La libra no está de nuestra parte, pero por suerte la mezcla cultural se ve muy reflejada en la gastronomía y podemos encontrar restaurantes de todo tipo a precios muy convenientes. Kebabs y pizzerías están por todas partes, y si no siempre podemos recurrir a la alternativa british: El Fish & Chips. En la zona del Soho se pueden encontrar restaurantes abiertos las 24h del día a precios irrisorios y en Chinatown es posible degustar un menú de verdaderas delicias asiáticas por poco más de 10 libras.

Las compras (o al menos las visitas) en Harrods y Hamleys son casi obligadas. Aunque vuestro presupuesto sea limitado no os dejéis abrumar por la grandeza de estos almacenes, pues si buscáis con calma se pueden encontrar las clásicas latas de pastas, juguetes originales u ositos de peluche a un precio bastante económico.

Como os decía, Londres es tan grande que a buen seguro no os bastará una sola visita para conocer esta gran urbe, pero por fortuna es uno de los destinos con mayor número de vuelos desde cualquier ciudad española o europea, así que siempre podéis volver. Ya se que nos hemos olvidado de Notting Hill y su mercadillo de antigüedades (algunas bastante falsas, por cierto) o del London Eye, del barrio de Greenwich- si, el del famoso Meridiano- y tantos lugares más. Precisamente desde allí se puede tomar un barco que os llevará por el Támesis hasta las mismas Casas del Parlamento y la Abadía de Westminster. Es una estupenda opción si tenéis poco tiempo para vuestra visita a la ciudad.

Y a pesar de que hoy en día todo el mundo tiene un teléfono móvil, tendréis que reconocer que no hay nada tan típico como llamar a vuestra madre desde una de esas cabinas rojas, o al menos posar para la foto.

 

2 comentarios
  1. Begoña
    Begoña Dice:

    Hola la verdad es que me ha gustado el articulo sobre Londres. Hace muchos años que fuy y este año quiero volver.
    Con este artículo vuelves a recordar lo que vi hace tantos años

    Gracias.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.