Turquía por libre en 2 semanas

Si estáis pensando en viajar a Turquía, no os podéis perder este post-diario con nuestro recorrido por el país. Durante nuestra ruta en Turquía por libre en 2 semanas, conocimos ciudades, playas de aguas turquesas, parques naturales, museos y algunos de los lugares más increíbles que hemos visto nunca. Dada la extensión del país, es imposible verlo todo así que decidimos escoger los lugares que visitaríamos basándonos en la distancia entre puntos de interés, para elaborar una ruta que nos permitiera aprovechar al máximo los kilómetros en carretera. En este viaje nos hemos movido en coche, tren y avión, siendo el coche un gran aliado que nos ha permitido llegar a muchos lugares de interés que se encontraban de camino a las ciudades donde nos alojábamos, evitando desplazamientos de vuelta o desvíos innecesarios. Si queréis saber más sobre cómo organizamos nuestro viaje y el presupuesto que manejamos, lo tenéis todo en este otro post.

Turquía por libre en 2 semanas, todas las etapas

DIA 1: Madrid – Estambul

Esta vez viajamos desde Madrid hasta Estambul (ISL) vía Kiev con Ukraine International. Llegamos al nuevo aeropuerto, situado a unos 50km del centro de la ciudad, en la parte europea.

Para trasladarnos a Kadıköy, tomamos un autobús de la compañía Havaist por 25 TL. Nos acomodamos en el Hush Hostel y fuimos a degustar nuestra primera cena turca a Kymion, un restaurante muy económico con una gran variedad de comida deliciosa, frecuentado sobre todo por jóvenes turcos.

He de avisar que ya conocíamos Estambul, por lo que solo paramos un par de días para reencontrarme con mis amigos, y decidimos dedicar más tiempo a otros lugares. Si estás pensando en viajar a Estambul, no pierdas ojo al blog porque próximamente podrás encontrar un post lleno de recomendaciones para tu primera vez allí.

La ciudad de Estambul bien merece un viaje exclusivamente dedicado a ella, y tanto si ya la has visitado en otras ocasiones, como si no, te recomendamos incluirla si planeas una ruta por Turquía por libre, en dos semanas (o más, claro).

Dia 2: Estambul (Distrito de Sultanahmet)

Empezamos el día tomando un ferry desde Kadıköy hasta Eminonu, para visitar Sultanahmet (La Mezquita Azul), Hagia Sofia y la cisterna Yerebatan, con tan mala suerte que encontramos los 3 sitios en restauración. Aún así sobra decir que disfrutamos de lo lindo en todas las visitas.

Degustamos unos simit (Pan con semillas típico) de camino al Gran Bazar y el Bazar de las especias, donde echamos la tarde viendo tiendas, aunque en realidad las compras las hicimos en las calles que rodean el bazar ya que son mucho más económicas. Sin embargo el bazar merece una visita solo por ver su interior y perderse por sus laberínticas e interminables calles. En esta ocasión no visitamos el Palacio de Topkapi. Por la noche volvimos a Kadıköy y cenamos (de nuevo guiados por mi amigo) en el restaurante Çiya Sofrası.

Dia 3: Estambul (Galata – Istiklal – Taksim – Uskudar)

De nuevo nos dirigimos a la terminal de ferrys de Kadıköy para coger un barco que nos llevaría hasta Karakoy (Al otro lado del puente que conecta con Eminonu). Visitamos el distrito de Galata, con sus preciosas y coloridas casas genovesas, cafeterías y tiendas boutique preciosas.

Dimos una vuelta alrededor de la torre de Galata y callejeamos hasta llegar a la avenida Istiklal, una de las calles comerciales más famosas de la ciudad. De allí llegamos a la plaza Taksim, donde cogimos el metro hasta Yenikapi y posteriormente el Marmaray hasta Uskudar. Allí comimos en el mercado de pescado por el módico precio de 10€. Después dimos un paseo hasta la torre de la doncella. Terminado el recorrido, volvimos a Kadıköy con un dolmus. Nos dirigimos al hostel para recoger las mochilas e ir a la estación de tren de Söğütlüçeşme, donde cogimos un tren de alta velocidad hasta Eskisehir y después el tren coche cama hasta Esmirna.

Este fue el primer trayecto en transporte público durante nuestra ruta por Turquía en 2 semanas y he de decir que la experiencia fue totalmente satisfactoria. La verdad es que los viajeros eran todos locales y que una vez más pudimos comprobar la hospitalidad de los turcos.

Dia 4: Esmirna

Amanecimos a las 9.30 en la estación de Esmirna (Basmane). Nuestro hotel se encontraba a tan solo 10 minutos andando de allí así que dejamos el equipaje y nos dirigimos a visitar el museo del Ágora, el bazar y la torre del reloj. Fuimos hasta el ascensor panorámico, donde aprovechamos para tomar algo fresco en el Frida Café. Volvimos al centro con el tranvía para ir a comer a Gozlemecim, un sitio muy famoso especializado en Gozleme (los famosos pasteles turcos, rellenos de espinacas y queso feta)

Decidimos ir a echar una siesta al hotel. Sobre las 7 de la tarde volvimos a salir hacia la zona del paseo marítimo. De camino paramos en una pastelería para probar unos dulces típicos: las bombas (Galletas rellenas de chocolate y coco). Bebimos algo fresco en uno de los restaurantes del centro comercial Konak Pier y caminamos por el paseo hasta que encontramos un restaurante que nos gustaba para cenar (El sitio que habíamos mirado estaba cerrado).

Dia 5: Alaçati – Çesme – Selçuk

Hoy recogíamos por fin nuestro coche de alquiler, que nos permitiría movernos con mas libertad en este viaje a Turquía por libre de 2 semanas. Nuestro plan inicial era visitar la península de Çesme por la mañana y regresar por la tarde a Esmirna. Sin embargo, no contamos con acabar tan rápido de ver Esmirna, así que decidimos que lo mejor sería irnos a dormir a Selçuk, para no tener que madrugar tantísimo al día siguiente (Queríamos estar en Éfeso a las 8). Abandonamos el hotel y nos fuimos a por el coche.

Nuestra primera parada fue en el pueblito de Alaçati, donde visitamos los molinos y el centro. Alaçati es uno de los lugares más exclusivos de Turquía (Según nuestro amigo turco, el más caro del país) Cuenta con una enorme playa y un montón de beach clubs y cafeterías de moda. También llegamos a ver el mercado de abastos. Comimos en Kose Kahve y rematamos con un helado en la calle.

Con el estómago lleno pusimos rumbo a Çesme, donde aparcar fue una odisea (Esta zona es muy frecuentada por locales), pero finalmente encontramos un hueco cerca del castillo. Visitamos la fortaleza y el museo arqueológico y dimos una vuelta por el paseo marítimo antes de poner rumbo a Selçuk.

Una vez instalados en nuestro hostel de Selçuk, fuimos a dar un paseo por el centro, vimos el antiguo acueducto romano y el bazar. Nos aprovisionamos para el día siguiente y cenamos en un restaurante de Pide (Pizza turca) cerca del hotel.

 

Dia 6: Éfeso – Sirince – Afrodisias – Pamukkale

A las 8 de la mañana estábamos en la puerta de Éfeso para ser los primeros en entrar. Sin duda esta es una de las visitas imprescindibles en cualquier ruta por Turquía y además puedes realizarla por libre. Hicimos bien en madrugar, pues sobre las 10.00 que era cuando nosotros salíamos, llegaban hordas de turistas y autobuses de grupos organizados.

Junto a Éfeso visitamos también la casa de la Virgen María (Para nuestro gusto prescindible, muy caro para lo que es), la cueva de los 7 durmientes, el templo de Artemisa y queríamos visitar la fortaleza y el museo arqueológico, sin embargo fue imposible ya que debido a la festividad del Eid no abrían hasta las 13.00h.

Finalizadas las visitas en Selçuk, nos dirigimos a Sirince, pueblo famoso por haber hecho un intercambio entre Turcos y Griegos. Aunque es muy turístico merece la pena acercarse hasta allí.

Nuestra siguiente parada fue el museo de Afrodisias, en la localidad de Geyre. Apenas había turistas, ya que es un lugar que no suele estar incluido en los recorridos turísticos, sin embargo merece muchísimo la pena, así que recomendamos que la incluyáis en vuestro viaje a Turquía por libre en 2 semanas.

Finalmente llegamos a Pamukkale sobre las 7 de la tarde. Entramos por la puerta norte para visitar primero Hierápolis (No pudimos ver todo porque nos quedábamos sin luz) y después ir a las pozas. La verdad es que no se si fue el cansancio o que pero nos dio la impresión de que está algo sobrevalorado. Todo es indecentemente caro para los precios medios de Turquía, está muy masificado… no lo disfrutamos mucho la verdad. Quizá habría sido mejor ir al hotel y ver Pamukkale al día siguiente con calma, pero llevábamos ya todo el itinerario atado para nuestra ruta en Turquía por libre en 2 semanas, y en este caso cambiar de día la visita era imposible.

 

Dia 7: Fethiye – Kayakoy – Parque nacional de Saklikent

Salimos pronto por la mañana hacia Fethiye, ya que el camino se hace bastante largo por las carreteras de montaña que hay que atravesar. Decidimos tomarnos el día con calma y comimos en el hotel tras instalarnos.

Nuestra primera excursión del día fue al pueblo fantasma de Kayakoy, donde visitamos las casas en ruinas. Hacía muchísimo calor y el sol atizaba de lo lindo, así que no hicimos la ruta completa. Después, pusimos rumbo al parque nacional de Saklikent, un sitio impresionante frecuentado únicamente por turistas locales donde hicimos una ruta de barranquismo y pudimos refrescarnos por fin. La ruta es facilita, así que aunque nunca antes hayáis hecho barranquismo, os animo a que probéis la experiencia. Allí mismo hay un restaurante con mesas encima del agua, pero decidimos simplemente comprar una mazorca para picotear algo hasta volver a Fethiye, donde cenamos cerca del mercado de pescado.

Os recomendamos incluir esta experiencia en vuestro itinerario, si os animais a visitar, como nosostros,  Turquía por libre en 2 semanas.

 

Dia 8: Fethiye – Bahía de Kabak

Llegaba por fin nuestro día de relax  en medio de esta frenética ruta en Turquía por libre en 2 semanas. En todos los viajes intento incluir un día de descanso entre medias para recuperar energías. No queríamos irnos de Fethiye sin pasar por la famosa playa de Oludeniz, así que hacia allí fuimos cuando vi que google maps marcaba un tramo largo de retención. Y efectivamente nos topamos con un infinito atasco que nos regaló escenas como las de un coche saltándose la cola por el arcén, policías cortando el paso para que otros no le imitaran… tardamos más de 1 hora en recorrer apenas 16km.

Cuando por fin llegamos, era casi imposible aparcar, y mucho menos gratis. Las señales de Otopark aparecían una detrás de otra como de debajo de las piedras. Lo peor de todo es que descubrimos que hay dos playas: una que es la que sale cuando buscas en google (Blue Lagoon beach) y para la que hay que pagar 50 TL por persona, y otra que es de acceso gratuito pero bastante masificada. Como no íbamos a estar más de una hora, renunciamos a la playa buena y nos conformamos con darnos un baño tras encontrar un parking que nos dejó pagar una cuota menor (Normalmente los parkings tienen una tarifa fija para todo el día). Desde nuestro punto de vista, esta playa está muy sobrevalorada y no merece la pena… hay sitios mejores. De haberlo sabido antes, ni nos habríamos molestado en bajar. Así que aquí estamos contándolo, para que no os pase lo mismo a nosotros.

Hecha la turistada, volvimos a la carretera para dirigirnos hacia Kabak. De camino volví a ver otra retención en google maps y resultó que eran… ¡coches aparcados en los arcenes! y es que habíamos llegado a un mirador sobre los acantilados del Valle de las mariposas. Y como no, nos hicimos la foto de rigor.

Llegamos al Full Moon Camp a la hora de comer, lo cual fue la excusa perfecta para degustar su comida casera: Manti y Calamares salteados con verduras. Todo orgánico del huerto del camping, y la verdad es que se notaba la diferencia con otros sitios en los que habíamos comido.

Para hacer una buena digestión, decidimos echar la siesta en la piscina, entrando cada poco al agua para refrescarnos. Por la tarde, decidimos aventurarnos y bajar a la playa. Aún estoy acordándome del recepcionista del camping que nos dijo que en 20 minutos estaríamos abajo… Tardamos casi 1 hora atravesando caminos de cabras, pero mereció totalmente la pena.

La bahía de Kabak está rodeada de  campings, así que si vais buscando unas vacaciones de tranquilidad en contacto con la naturaleza, este es vuestro sitio. Por la noche pudimos degustar la deliciosa cena buffet a base de pescado y vegetales del Full moon camp.

 

Dia 9: Patara – Kas

Nos despertamos bastante pronto con la sorpresa de que el cielo amenazaba lluvia, aunque conseguimos librarla. El camino para bajar de Kabak a Kas fue bastante tortuoso e intenso, pues hay que atravesar toda la montaña por carreteras sin siquiera asfaltar, el gps se volvía loco por momentos…

Nuestra primera parada fue la playa de Patara. Compramos un ticket combinado que daba acceso tanto a las ruinas como a la playa. Hacía muchísimo calor así que no quisimos extender en exceso la visita a las ruinas, por lo que vimos lo principal y nos fuimos corriendo a pegarnos un baño en la playa. Esta fue una de las que más nos gustaron: limpísima, arena fina y no muy masificada.

Proseguimos nuestro camino hacia Kas y de nuevo, google nos indicaba un tramo de retención donde realmente no había retención pero si decenas de coches aparcados en los arcenes del acceso a la playa de Kaputaş. Nos habría encantado hacer una parada, pero fue imposible y ya íbamos con bastante retraso sobre el horario previsto. Nos alojamos en la Pensión Pinar, un alojamiento bastante discreto pero cerca del centro. El alojamiento en Kas es bastante caro, así que os recomendamos reservar con bastante antelación.

El pueblo en sí es pequeño y no os llevará más de un día recorrerlo, pero lo interesante de este enclave es que podéis establecer campamento base y hacer un par de excursiones interesantes: Hacer un tour por la isla de Kekova o dar el salto hasta Grecia y visitar la isla de Kastellorizo. Nosotros nos limitamos a pasear y descansar en las terrazas de algunas cafeterías, tomar un helado en el puerto o probar los famosos mejillones rellenos de arroz, además de visitar el anfiteatro de Antiphellos.

Para cenar, decidimos cambiar un poco y probar en el italiano Lily’s corner, un sitio que nos encantó con unas pizzas riquísimas. Mención especial a la limonada con fresa casera.

Dia 10: Demre – Olympos – Antalya

Nuestra estancia en Kas llegaba a su fin y teníamos bastantes kilómetros por delante hasta llegar a Antalya ,así que salimos pronto para dirigirnos a Demre, donde haríamos una parada en la playa. Sin embargo nos equivocamos y fuimos a la parte que no era (Sülüklü Plajı), que no nos gustó mucho, pues estaba bastante sucia y descuidada, así que nos limitamos a un baño rápido para refrescarnos y seguir.

Nuestra segunda parada fue en la playa de Olympos, la cual nos enamoró por su localización entre montañas, su limpieza y la tranquilidad que se respiraba. Si volviéramos a Turquía, sin duda alguna haríamos noche en uno de los campings de la zona. No visitamos las ruinas por falta de tiempo, así que queda pendiente para una futura visita.

Nuestro destino final era Antalya, una de las ciudades turísticas más populares de Turquía. Nos alojamos en un coqueto hotel en el centro histórico y rápidamente salimos a perdernos por sus calles, llenas de tiendas, bazares escondidos y puestos de comida. Lo único que lamentamos fue no haber podido pasar más tiempo en Antalya porque fue una ciudad que nos encantó. Desde que entramos por la puerta de Adriano y hasta el puerto, no había un rincón que no nos sorprendiera. Decidimos comprar unos durum a media tarde para merendar y no perder demasiado tiempo en la mesa, aprovechando hasta el último momento de luz para recorrer las calles de Antalya.

Dia 11: Capadocia (Göreme)

A las 4 de la mañana nos despedimos de nuestro coche en el aeropuerto de Antalya para poner rumbo a uno de los destinos que ansiábamos más: Capadocia, un imprescindible en nuestro viaje a Turquía por libre en 2 semanas. Precisamente por la limitación de tiempo era imposible recorrer en coche la enorme distancia hasta esta bellísima región turca. Los vuelos internos son tan  económicos que vale la pena tomar uno de ellos (unos 25€ trayecto de media)

Nuestro vuelo de AnadoluJet salió con retraso, así que al llegar a nuestra escala en Estambul tuvimos que acelerar para no perder el segundo vuelo. Por suerte nos estaban esperando para hacer el transfer rápido y además no éramos los únicos que íbamos tarde, ya que por lo visto los retrasos en los vuelos internos son habituales en Turquía.

Llegamos al aeropuerto de Kayseri sobre las 9 de la mañana, donde nuestro transfer esperaba para trasladarnos al hotel. Escogimos Göreme como base de actividades en Capadocia por su buena conexión, ya que durante estos días no alquilamos coche. Además, cerca de Göreme hay muchos sitios interesantes donde ir a pie o en autobús. Nos alojamos en el hotel Taskonak, muy céntrico y con unas habitaciones de piedra muy bonitas. Además el dueño nos asesoró sobre las excursiones que podíamos hacer y se encargó de reservarlas.

Dedicamos la tarde principalmente a visitar el Museo al aire libre de Göreme, que merece muchísimo la pena. Para acceder a la iglesia Karanlik Kilise hay que pegar un pequeño extra, totalmente recomendable.

Dia 12: Capadocia (Uchisar – Valle de las palomas – Excursión en quad)

La alarma sonó especialmente pronto aquella mañana, pero todo por un buen motivo: ver en vivo y en directo los globos volando por todo Göreme. Nos habría gustado subir en uno, sin embargo la alta demanda hizo que los precios se disparen a niveles desorbitados (Nos pedían unos 300-350€ por persona y sin asegurarnos poder volar), por lo que tuvimos que renunciar a esta excursión. Sin embargo, el madrugón mereció la pena para poder sacar buenas fotos. Dormimos otro par de horas más y ya nos levantamos a desayunar tranquilamente. Sobre las 12 y ya descansados, iniciamos nuestra ruta a pie hacia Uchisar y el Valle de las Palomas. Lo ideal sería hacer esta ruta a primera hora de la mañana, antes de que apriete el calor, ya que son unas 2h de caminata. En Uchisar visitamos también el castillo y aprovechamos para comprar algunos souvenirs ya que era más barato que en Goreme.

Volvimos a Goreme en autobús para poder descansar antes de nuestra excursión de la tarde. Sobre las 17.00 nos recogieron en el hotel para llevarnos a la oficina de alquiler de quads, donde empezamos nuestra ruta. Visitamos Cavusin, el valle rosa, el valle rojo, las chimeneas de hadas y el valle del amor. La mayoría de gente suele hacer este recorrido a pie o en coche, pero hacerlo en quad nos pareció una forma mucho más divertida. Además el precio era muy barato, unos 17€ al cambio por persona. Fueron 2 horas de ruta en la que fuimos haciendo paradas para sacar fotos y ver los principales puntos de interés.

Dia 13: Capadocia (Derinkuyu – Sobesos – Keslik – Mustapafasa)

Nuestro segundo día en Capadocia amaneció nublado y amenazando lluvia, pero eso no nos detuvo para alquilar una moto e ir a recorrer la región a nuestro aire. ¡Ojo! Tuvimos muchos problemas para encontrar una agencia que nos alquilara, ya que en Turquía los permisos de conducir son distintos que en España, y mientras que aquí el carnet de coche también sirve para la moto, allí no. Así que consultad antes con la agencia si os pueden alquiler bajo mano.

Hay muchísimos puntos de interés en la región, así que hicimos una selección de aquellos que no estuvieran demasiado lejos. Nuestra primera parada fue la ciudad subterránea de Derinkuyu, sin duda alguna uno de los sitios mas increíbles que hemos visitado. En su época llegó a alojar a más de 20.000 personas, y actualmente se pueden visitar 8 pisos de los 20 descubiertos. Cuidado si sufrís de claustrofobia o problemas de presión sanguínea, en cuyo caso desaconsejan la visita.

Nuestra segunda parada fue en el yacimiento de la antigua ciudad de Sobesos (situado en la localidad de Urgup), donde encontramos termas y baños romano muy bien conservados y unos preciosos mosaicos. Obviamente, y si lo comparamos con otros yacimientos, este quizá no sea gran cosa, pero ya que nos pillaba de camino habría sido una pena no visitarlo. El monasterio de Keslik fue nuestra siguiente visita, y uno de los lugares que mas nos gustaron de Capadoccia. Nada más llegar nos recibió el guardián del monasterio con té y dulces, nos explicó el recorrido que teníamos que hacer y nos contó la historia del lugar. Nunca esperamos que en aquel recóndito lugar en medio de la campaña turca encontraríamos iglesias y capillas con unos frescos tan bien conservados.

La última visita del día fue la pequeña villa de Mustapafasa, donde vimos la Iglesia de Constantino y Elena y el Monasterio de San Nicolás. Quisimos visitar la Madraza, pero desafortunadamente se encontraba cerrada.

Dia 14: Estambul (Balat – Pierre Loti)

Nos despedimos de Capadocia para volver a Estambul, donde pasaríamos un último día antes de volver a España. El cansancio general del viaje ya se hacía notar así que decidimos tomárnoslo con calma.

Nuestra última noche nos alojamos en el W.House, un pequeño hotel cerca de la estación de Havas de Kadikoy.

Cogimos el ferry de nuevo hacia Eminonu, para posteriormente coger un autobús que nos llevaría al barrio judío de Balat, una de las zonas que más sorprenden de Estambul. Actualmente hay un proyecto de recuperación en marcha para frenar la decadencia de la zona y darle un lavado de cara. Entre casas de colores encontramos tiendas de artesanía, cafeterías a la última moda o tiendas de antigüedades. Si sois amantes de la fotografía callejera, este barrio os conquistará.

Desde Balat cogimos un autobús para dirigirnos hacia el famoso café Pierre Loti. Hay dos caminos para subir: puedes coger el teleférico o puedes subir andando. Nosotros recomendamos subir en teleférico y bajar tranquilamente dando un paseo.

Turquía por libre en 2 semanas:

Conclusiones y recomendaciones

Somos conscientes de que este itinerario incluye muchísimas paradas, diría que incluso demasiadas. Sin embargo hay tantísimo que visitar en Turquía que quisimos intentar abarcar lo máximo posible «por si acaso»… nunca se sabe (Y luego llegó el Covid y bueno… como si me hubieran oído).¿Qué cosas cambiaríamos en esta ruta por Turquía por libre en 2 semanas? A toro pasado, jeje o más bien a viaje pasado, estos son los cambios que haríamos, si volviéramos a realizar el viaje:

– Eliminaríamos Izmir del itinerario: A pesar de que la ciudad nos gustó, consideramos que es una parada prescindible. Hay otros lugares que nos hubiera gustado visitar y que no pudimos por desviarnos a Izmir.
– Cambiaríamos Çeşme y Alaçati por otros sitios como Bodrum y Marmaris, o la península de Datca.
– También prescindiríamos de Sirince.
– Recomendamos que vayáis con tiempo a Pamukkale para poder ver todo con calma y disfrutar de las termas.
– El desvío a Kabak es bastante largo, así que solo lo incluiríamos de nuevo si dispusiéramos de más días.
– Pasaríamos una noche en Olympos.
-Para agilizar tiempo, podéis volar desde Estambul a Esmirna en apenas 1h (En caso de que queráis visitar Éfeso. MUY recomendable), para coger un coche o volar directamente a Dalaman (Fethiye) para recorrer la costa Licia. Los vuelos internos en Turquía son baratos y funcionan muy bien para recorrer grandes distancias. Otra opción es que utilicéis los autobuses nocturnos.

Esperemos que este post os ayude a organizar vuestro viaje si estáis pensando en viajar a Turquía por libre.

 

 

Publicado por

Marina

Nací para viajar, vivo soñando. Tengo la suerte de venir de una familia de viajeros... Amante de la fotografía, los idiomas y la buena cocina. La idea de DH vino cuando me pregunté... ¿Y si pudiera compartir todo lo que sé y ayudar a más gente? Y aquí estoy. Ver todas las entradas de Marina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.