Entradas

, ,

9+1 restaurantes y bares en Sofía

Comer en Sofía, bien y a buen precio, es relativamente sencillo. El cambio del lev respecto al euro resulta muy favorable para quienes manejamos la moneda común europea, incluso para presupuestos ajustados.

Comer en Sofía barato es posible pero si además, como es nuestro caso, no queréis renunciar a un mínimo de calidad tomad nota de esta guía que de restaurantes y bares en Sofía para poneros como auténticos búlgaros (y os advierto que los búlgaros son de buen comer) Por supuesto, los hemos probado todos.

Una pequeña observación, o dos, cuando vayáis a un restaurante en Bulgaria: no está bien visto dejar propina (en algún restaurante incluso advertían en la carta que los precios ya incluían impuestos y tasa de servicio, y que por tanto el cliente no tenía que abonar nada más). Salvo locales de franquicias etc, la cocina cierra pronto (hora límite las 22:00)

Comer en Sofía: restaurantes tradicionales

 

Hadjidraganovite Izbi

Buscábamos un restaurante donde probar la cocina tradicional búlgara y el chico de la Oficina de turismo nos recomendó éste. Menos mal que le dijimos que no queríamos un local para turistas porque más tarde descubrimos que venía en todos los mapas y folletos informativos. Aun así tengo que admitir que junto a turistas (no demasiados, eso si) había muchos búlgaros cenando.

Este restaurante, decorado con aperos de labranza y trajes tradicionales búlgaros, al modo de las casas tradicionales de Koprivshtitsa, es realmente bonito y una muy buena opción si vais en grupo ya que en su carta hay muchos platos de carne para compartir. Nosotras escogimos el más «pequeño» de la carta y eran 750 grs, acompañado de una abundantísima guarnición de patatas y verduras. Como entrante, la famosa ensalada shopska (muy parecida  a la griega) Probamos por primera vez el pan búlgaro, de aspecto parecido al de molde pero sabor y consistencia diferentes, y además casero.

¿Y de postre? pues aunque nos tentaba la gula, estábamos tan llenas que renunciamos a él.  No tomamos vino (la carta es extensa) aunque si un aperitivo de cortesía. La cuenta, 19€ para dos personas.

El restaurante está en una bocacalle del centralísimo Boulevard Vitosha (Histro Belchev, 18)

Bistro Central

Con este nombre tan poco búlgaro, en el 18 de Serdika (muy cerca de los antiguos Baños públicos) descubrimos este local cuya carta, larguísima, no está traducida. Por si ello fuera poco, en la acera, escritas en una pizarra, figuraban las recomendaciones del día y los precios. Fueron precisamente estos últimos lo que más nos llamó la atención, por lo bajos. No esperéis lujos , manteles y vajillas delicadas, pero si raciones abundantes y comida sabrosa. Confieso que tuvimos ayuda (a distancia) para traducir el menú  y al menos saber lo que pedíamos.

Nos sirvieron una curiosa fuente de barro (en forma de teja) con carne, verduras y queso fundido al calor del horno, y otra ensalada shopska. Todo ello por la astronómica cifra de 10€ para las dos.

Como hacía buen tiempo, cenamos en la terraza, en mesitas con tapa de mármol y en platos de cristal color ámbar. Si, lo habéis adivinado, esa vajilla que hubo en todas las casas españolas en los años 80/90.

Comer en Sofía: otros restaurantes

 

Happy (Bar & Grill)

Esta conocidísima franquicia de comida rápida ofrece tanto platos de la gastronomía búlgara como otros internacionales, así que lo mismo podréis pedir una ensalada tradicional, como una hamburguesa o incluso sushi.

Tiene varios locales en Sofía, y en otras ciudades búlgaras como Plovdiv, aunque nosotras probamos el que está frente a la estación de metro Serdika. Un local enorme y abarrotado de gente a todas horas.

No acabo de entender la fama de estos locales ya que su cocina no es nada del otro mundo, aunque los llaman el «Hard Rock Cafe búlgaro». Lo mejor, la «mint lemonade». Si no recuerdo mal, además de una ensalada César pedimos unas albóndigas típicas búlgaras y la limonada. El precio, alrededor de 20€, «caro» respecto a calidad y cantidad.

UGO

Si os pilla el toro con los horarios, este local del Boulevard Vitosha está abierto 24/7. De hecho este fue el motivo por el que acabamos cenando allí. Pizzas, ensaladas y algunos platos más a cualquier hora. Son franquicia, de modo que hay alguno más en la ciudad. Calidad aceptable y precios contenidos.

Felicitá by Leo’s

Un auténtico restaurante italiano en el centro de Sofía ¡y justo al lado de nuestro hostel! Además cierra algo más tarde que los restaurantes tradicionales. De una calidad excepcional, merece un  puesto de honor en nuestro listado de «Italianos por el mundo»

Comer en Sofía una de las mejores pizzas de mi vida no tiene precio. En realidad sí, pero ¡Es tan barato! Puedes escoger entre la pizza con queso italiano o con queso búlgaro (con una ligera diferencia de precio)

Cenamos dos veces en este local, y las dos pedimos ensalada caprese como entrante. La mozzarella de búfala fresquísima y sabrosa, pero nada comparado con el sabor excepcional de los tomates búlgaros ¡tenemos que reconocerles el mérito!

La primera noche compartimos una pizza con setas y trufa y la segunda un plato de pasta fresca con marisco. No pudimos renunciar al postre: tiramisú en una ocasión y tarta de chocolate en nuestra segunda cena (siempre para compartir)

La cuenta más elevada: 21 € . La dirección: Ullca Iskar, 11.

Comer en Sofía: mercados y puestos callejeros

Encontraréis puestos de comida casi en cualquier lugar de la ciudad: salchichas, hamburguesas o barbacoa que os removerán los jugos gástricos mientras paseáis por el centro de Sofía, además de muchas panaderías en las que comprar la banitsa (el famoso pastel de hojaldre y queso búlgaro, el sirene, similar al feta griego) Tampoco podían faltar los mercados en nuestra ruta gastronómica ¡Ya sabéis que somos fans!

Mercado de las mujeres

El Zhenski Bazar, o mercado de las mujeres, en el Boulevard Stefan Stambolov, es un sitio estupendo para una comida rápida. Además de poder comprar unos tomates, o fruta y yogur búlgaro con los que improvisar un «picnic urbano», encontraréis un montón de puestos en los que comer. Os advierto que el menú o pizarra con los precios no está en ningún caso traducido, así que siempre os queda el recurso de señalar lo que queréis pedir. Algunos tienen un par de mesas, como el puesto de kebab en el que finalmente decidimos parar nosotras ¡El kebab es internacional así que no hay riesgo de equivocarse! Al cambio, el kebab salía por 1,5€ si no recuerdo mal.

De postre compramos unas deliciosas mekitsi con azúcar glass. Las venden en un pequeño local con un rótulo en amarillo, en uno de los lados de la calle. Las mekitsi (unas tortitas de masa de yogur y harina, fritas) fueron con diferencia los dulces que más me gustaron ya que, en general, me parecieron excesivamente empalagosos.

Mercado Central

Este precioso edificio, en el centralísimo Boulevard Maria Luisa, data de principios del S.XX (1911) fue remodelado y reinaugurado en el año 2000. Podréis hacer acopio de todo tipo de embutidos y quesos, panes y por supuesto la famosa banitsa. En el Hall principal, nada más entrar a la izquierda, hay un puesto de comida para llevar y en el sótano un restaurante que sirve menú del día, aunque no lo probamos.

Nuestro principal cometido en el Mercado era desayunar un exquisito capuccino elaborado con café italiano. Algún día lo acompañamos de algún croissant o banitsa (hay bastantes puestos de panaderia)

Comer en Sofía:  tomar un café o una copa

 

Caffeteria

Así, tal cual ¿Dónde tomar un café? pues eso… en la Caffeteria. Capuccino, solo, cortado o con chocolate. Todas las especialidades que podáis imaginar, preparadas con una de las marcas de café que más me gustan (Kimbo). También tienen dulces y tartas, además de ofrecer un desayuno/brunch completo muy apetitoso.

Precio un poquito por encima de la media, pero vale la pena. ¡Ah! por cierto, no os he dicho que el precio de un café en Sofía es similar al de España (sobre 1,30€) lo que me resultó muy chocante, en comparación al precio de una comida o cena.

Si como nosotras, sois muy cafeteros y os preocupa no encontrar un buen café cuando viajáis, en Sofía no tendréis problema. Nos sorprendió gratamente la calidad de los que probamos (utilizan sobre todo marcas italianas)

El local está en el 9 del Boulevard Maria Luisa.

Hambara Bar

También conocido como el Bar clandestino, aunque ya no lo es tanto. En el fondo de un callejón sin salida, este local sin luz eléctrica ofrece copas y excelente música a la luz de las velas (incluso en el baño). Cerveza búlgara y vino por unos 4€ al cambio.

Se ha incluido en los tours que algunas empresas ofrecen por distintos bares y locales nocturnos de Sofía, así que es frecuente que de repente llegue un grupo de jóvenes de cualquier lugar del mundo, tomen una copa y desaparezcan rápidamente.

Nos dijeron que quizá nos costaría encontrarlo, pero confieso que hicimos trampa,  así que no os vamos a dejar la dirección. Visita muy recomendable, e insisto en lo de la buena música.

Hotel Sense

Nos quedó pendiente subir a la cafetería en la azotea del Hotel Sense. Aseguran que desde allí se obtiene una de las mejores vistas de Sofía. Este hotelazo (5*) está en el 16 del Boulevard Tsar Osvoboditel. Para la próxima…

 

¿Habéis estado en Sofía? En ese caso esperamos vuestras recomendaciones. ¿Planeando un viaje a la capital búlgara? Ojalá que esta personalísima guía para comer en Sofía os sea de utilidad. Y ya sabéis ¡Sois libres de compartir este post en vuestras RRSS!

 

, ,

Visitar Bulgaria en transporte público

Visitar Bulgaria en transporte público no es tan sencillo como pudiese parecer. Si además se os ocurre improvisar una escapada, como fue nuestro caso, con apenas unos días de antelación y aun habiendo consultado las páginas de información disponibles, algunos post y experiencias previas de otros, no faltarán las sorpresas. Así que nos hemos puesto manos a la obra con este post de consejos por si estáis pensando visitar este hermoso, y a veces complicado, país aprovechando que son varias las aerolíneas low cost que vuelan desde España a Sofía.

Llegar a Sofía

El aeropuerto de Sofía tiene 2 terminales. Nosotras llegamos a la terminal 2, la más moderna, con Ryanair. Desde allí se puede coger el metro hasta el centro (estación Serdika) y el billete es realmente barato (1,60 leva, poco más de 80 cts de euro) Existen otras modalidades de billetes (diario con viajes ilimitados por 4 leva o bono de 10 billetes, este último es el que nosotras compramos, por 12 leva)

En caso de que lleguéis a la terminal 1, más antigua, tendréis que tomar el autobús lanzadera (gratuíto) que os llevará  a la terminal 2. Muy importante: la frecuencia del autobús lanzadera es de uno cada 30 minutos ¡como lo oís! Así que tenedlo en cuenta, sobre todo si tomáis el vuelo de vuelta en esta terminal (nosotras tuvimos que hacerlo ya que regresábamos a Madrid con Wizzair) Id con tiempo de sobra, ya que si el bus acaba de pasar la espera será larga y os podéis pillar los dedos con la salida de vuestro vuelo.

Y otra advertencia: si vais a comprar un billete sencillo de metro desde Serdika al aeropuerto, no lo hagáis en las máquinas expendedoras nada más entrar en la estación, como lo haríais en cualquier estación, de cualquier metro, de cualquier ciudad (o al menos de las que yo conozco) sino en las que están justo antes de las canceladoras de la línea que vais a tomar. ¿Y eso?-os estaréis preguntando. Por alguna ilógica razón los billetes sencillos de una línea no son válidos para la otra, aún siendo de precio único.

Vamos que ¡¿Cómo se me ocurre entrar en la estación, comprar los billetes en la primera expendedora que veo y luego buscar el acceso al andén?! De modo que la canceladora no se abría, acudimos a la ventanilla y la simpática (nótese la ironía) taquillera me dice que esos billetes son para la otra línea ¡Pues menos mal que no hay 9 o 10 líneas!

Los taxis hasta el centro no son muy caros pero tened mucho cuidado con los taxis piratas, las compañías Ok y Yellow son las más conocidas y fiables, pero aún así suelen recomendar preguntar el precio antes (en muchos casos se puede negociar pero personalmente este tipo de prácticas no me gusta)

Información sobre transporte público en Bulgaria

En la estación de metro Serdika hay una pequeña oficina de información turística y allí es donde nos dirigimos para preguntar por las opciones en transporte público desde Sofía a otras ciudades y lugares de interés. Desafortunadamente, y conservo la hoja informativa que nos facilitaron, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, ya que los horarios de autobús etc no se corresponden con los que de hecho nos encontramos.

Un consejo importante si viajáis a Sofía y queréis visitar Bulgaria en transporte público (al menos algunas ciudades) es que no intentéis ir y volver en el día como hicimos nosotras ya que las frecuencias apenas lo permiten, o puede haber sorpresas, como que sin un motivo concreto, o por una avería, por ejemplo, suspendan el servicio (y no, no hay otro autobús de sustitución si es lo que estáis pensando)

Como ya he dicho al principio, nuestro viaje a Bulgaria en transporte público fue bastante improvisado, disponíamos de pocos días (cinco) y no sabíamos cuanto tiempo íbamos a dedicar a la capital búlgara. De haber tenido toda la información de la que ahora disponemos (jeje, la experiencia es un grado) lo hubiésemos organizado de otra forma (pasando una noche en cada lugar, como Plovdiv por ejemplo, o incluso en el Monasterio de Rila)

Trenes y autobuses en Bulgaria

A la Estación Central de Sofía podéis llegar rápidamente en metro, o en unos 20 minutos a pie desde la Estación Serdika. Tendréis que fijaros en las salidas, ya que son distintas para acceder a la estación de autobuses o a la de Trenes.

En la Estación de autobuses hay una ventanilla de información general pero, por experiencia propia, la respuesta suele ser » No sé» ( no vamos a darle el título de Miss simpatía a la persona que nos atendió) Así que lo mejor es que os dirijáis a la taquilla de la compañía que os interese, aunque en ocasiones resulta complicado encontrarla. Pedid ayuda al personal uniformado que encontréis, os facilitarán la tarea.

Los autobuses suelen ser bastante modernos, muy similares a los que utilizamos en España, y los trayectos más cortos que en tren. Usamos el servicio de la compañía Vitosha Express para viajar a Plovdiv. Aunque la primera intentona resultó fallida, ya que como os he adelantado, los horarios no coincidían con los proporcionados en la oficina de turismo, de modo que terminamos comprando billetes para el día siguiente, pero sólo de ida (no sé porque extraña razón en la estación de Sofía no se podían comprar billetes para el trayecto inverso, esto es Plovdiv-Sofía)

En cuanto a los trenes, y aunque ya nos habían advertido, son viejos y desvencijados. Hay dos tipos: lentos y rápidos pero, no os confundáis, la única diferencia es el número de paradas que hacen en el trayecto de origen a destino, nada que ver con la velocidad. El segundo problema, de nuevo la frecuencia. Aun así los ultilizamos en dos ocasiones, dando lugar a las situaciones más inverosímiles de nuestro viaje por Bulgaria en transporte público.

Excursiones desde Sofía para conocer Bulgaria en transporte público

Desde la Capital búlgara es posible llegar a cualquier punto del país (ojo, mejor vamos a decir a las principales ciudades, los destinos rurales ya son otra cosa) Plovdiv, Veliko Tarnovo, Burgas y un largo etcétera de destinos, en transporte público. Si queréis organizar un circuito de varios días no tendréis problema pero si, como en nuestro caso, disponéis de poco tiempo y os quedáis en Sofía os damos algunas ideas para visitar Bulgaria en transporte público.

Sofía-Plovdiv-Sofía

Si en algún lugar habéis leído que hay autobuses desde ambas ciudades cada hora, aproximadamente, os diré aquello de «no creáis todo lo que leáis». En algún blog había encontrado información de este tipo pero al menos en septiembre-octubre de 2018 (fechas de nuestro viaje) no fue así. Incluso un par de viajeros, a quienes conocimos en la visita al Monasterio de Rila, nos habían advertido de ello cuando les hablamos sobre nuestra intención de visitar Plovdiv, pero nos parecía increíble que dos ciudades tan importantes no dispusieran de buenas conexiones entre ellas.

Viajamos con la compañía Vitosha Express, puntuales, a las 9 de la mañana desde la estación Central de Sofía (en realidad, 1 minuto antes de la hora, ya que el autobús iba lleno, así que no os despistéis para comprar el billete) El trayecto dura unas dos horas.

Desde la estación Sur de Plovdiv al Centro se puede ir dando un paseo tranquilamente, aunque los autobuses de línea ( el nº 20 y el 26, por ejemplo) conectan la estación con la Ciudad Vieja.

Fuimos directas a la oficina de turismo para que nos verificasen los horarios de vuelta a Sofía y ¡Sorpresa! el último bus salía a las 12 del mediodía (eran más de las 11) Se referían por supuesto a la compañía Vitosha Express y tuvimos que explicarles que desde la Estación Norte salían autobuses de la compañía Union Ivkoni. Increíble, pero cierto, tuvimos que «informar» de la existencia de estos autobuses en la oficina de turismo de la ciudad elegida Capital Europea de la cultura para 2019. Muy amablemente telefonearon a la estación Norte para comprobar los horarios pero nos aconsejaron ir a comprar los billetes, ya que el de las 19:40 estaba lleno y el último salía a las 21:40.

¿Comprar online desde el móvil? ¡Ni lo soñéis! Opción B: vuelta en tren, si no recuerdo mal sobre las 18:30. Los billetes no hace falta adquirirlos anticipadamente, y la estación de ferrocarril está frente a la estación Sur de autobuses, así que ya conocíamos el camino.

Debo decir que la atención en la Oficina de turismo fue excelente. Si os estáis preguntando si en unas 6 horas es posible conocer la ciudad os diré que si. Evidentemente, no vimos absolutamente todo pero es posible recorrer la Ciudad Vieja, el Teatro Romano e incluso visitar la Mezquita o el Museo Regional Etnográfico

Y colorín colorado este viaje se ha terminado… ¡Pues no! Acudimos con tiempo a la estación de tren, compramos billetes en primera clase (la diferencia de precio era mínima respecto a segunda y pensamos que alguna mejora habría) Nos acomodamos rápidamente y advertimos con sorpresa que llegaba mucha gente al vagón ¡Se armó una buena! gritos, empujones y amenazas (no entendíamos nada, pero por el tono intuimos que algunas personas llevaban, erróneamente, asignados asientos. También que quizá algún pasajero de segunda pretendía hacerlo en primera y que , desde luego, se habían vendido más billetes que asientos) Tuvo que intervenir el revisor, el jefe de estación y hasta la policía. Salimos con 15 minutos de retraso a consecuencia de los altercados.

Sofía-Monasterio de Rila- Sofía

 

Visitar el Monasterio de Rila, Patrimonio de la Humanidad UNESCO, es imprescindible si viajas a Bulgaria. Además de sus impresionantes frescos, el Monasterio fundado en el siglo X (aunque reconstruido a principios del S. XIX después de sufrir un incendio) se encuentra en un entorno natural impresionante, a 1300 metros, en las montañas de Rila.

Aunque existen numerosos tours organizados desde Sofía y servicios de transfer compartidos o privados, es perfectamente posible llegar en autobús de línea, y mucho más económico (además, con las salidas organizadas no pasarás mucho más tiempo en el Monasterio que si vas por tu cuenta)

El bus  de Sofía al Monasterio de Rila sale todos los días desde la estación de Ovcha Kupel a las 10:20 de la mañana. Para llegar a esta estación podéis tomar el tranvía nº 5 en la Plaza Makedonia. Os dejo enlace al mapa de líneas

Los billetes se compran en el mismo autobús (11 leva por trayecto). Sobre las 12:30 llegaréis al Monasterio de Rila y la vuelta es a las 15:00. Os da tiempo a ver el Monasterio (gratis) aunque quizá no si entráis en todos los museos (de pago). Nosotras vimos la exposición de la granja del Monasterio, aunque advertimos que no hay ni un triste folleto explicativo, y nos gustó.

Hay una ruta (4 km) por el bosque hasta la cueva donde vivió el ermitaño Ivan Rilski (más tarde San Juan de Rila) pero no hubo tiempo. Es posible alojarse en el Monasterio, y quizá es una excelente idea para verlo con detenimiento, disfrutar de la paz y la belleza del entorno.

Ah ¡Se me olvidaba! no os marchéis del Monasterio sin probar las deliciosas Mekitsi que venden en un puesto que hay al salir por la puerta de Samokov (puerta este), no es la principal, (la de Dupnitsa o puerta oeste).

Iglesia de Boyana

Situada a las afueras de Sofía, se puede llegar en el autobús de línea nº 107 (cada 35 minutos aproximadamente) que se toma en el Boulevard Tsar Boris III, justo delante de la estación de autobuses de Ovcha Kupel (si, efectivamente, la misma desde la que parte el bus al Monasterio de Rila).  Las visitas a esta pequeña iglesia , declarada patrimonio de la Humanidad en 1979, y famosa por sus frescos, están muy restringidas, solo es posible permanecer en su interior 10 minutos y en grupos muy reducidos. Ni que decir tiene que está absolutamente prohibido hacer fotos. Es más que recomendable tener algo de información sobre el lugar antes de visitarlo (también es posible contratar allí mismo una visita guiada, de hecho cuando nosotras fuimos una pareja francesa estuvo acompañada de la guía)

Los jardines que hay alrededor son muy agradables ¿Sabíais que en ellos se encuentra la tumba de la reina Eleonora de Bulgaria? (segunda esposa del Zar Fernando I) Vale, no voy a ir de «lista» ya que no tenía ni idea de quien era, pero luego me picó la curiosidad y hasta encontré un artículo en la prensa del «cuore».

Estas son las visitas que pudimos hacer en Bulgaria en transporte público. Alguna quedó en tentativa, pero eso da para otro post. Solo tened en cuenta que prácticamente cualquier destino está al menos a 2 horas de Sofía. Si, aun así, os animáis, os deseamos mucha suerte y esperamos que este post os sirva de ayuda.

¿Conoces Bulgaria? ¿Has tenido alguna experiencia viajando en transporte público? Te animamos a que la compartas en los comentarios.