Entradas

, ,

París: Día 2

El despertador suena sobre las 8, y tengo que reconocer que a pesar del cansancio acumulado no he dormido muy bien, la almohada era demasiado baja para mi gusto y tengo algo de dolor de espalda. Pero no importa porque hoy es ¡El día! Y os preguntareis… ¿El día de qué? Bueno, hoy tendrá lugar le evento por el que hemos hecho este viaje: #HansZimmerLive en el Palais Des Congrés 😀

Si, en esta familia estamos un poco «de la olla» y creo que ya sumamos unos cuantos viajes para ir a conciertos. El espectáculo empieza a las 14.00 así que tenemos tiempo para dar un paseo por la mañana. Bajamos a desayunar a un Costa Coffee, situado prácticamente frente al hotel donde nos alojamos en nuestro último viaje a París (Enero 2016, siempre para otro concierto…) y el café no está tan mal… viviendo en Italia no se pueden pedir peras al olmo.

Terminado el desayuno volvemos al hotel a recoger todo y hacer le check-out. Sacamos las tarjetas de embarque para el vuelo de la noche y dejamos las maletas en la consigna. Decidimos encaminarnos a la zona Montmartre y el Sacre Coeur, ya que es una de las zonas de París que aún no he podido visitar (y eso que es la cuarta vez que vengo). El cielo nos mira amenazando lluvia, pero de momento nos da tregua. Tomamos la línea verde del metro hasta la parada que conecta con el funicular y nada más salir me extraña que no haya tantos turistas para la zona que es.

Nada más salir del metro nos encontramos con la Place des Abbesses

Nada más salir del metro nos encontramos con la Place des Abbesses

Paseamos por algunas calles y como siempre me paro a hacer fotos.

Establecimientos en Montmartre

Establecimientos en Montmartre

Tomamos el funicular para subir al Sacro Coeur. Debo admitir que la panorámica desde allí me ha decepcionado un poco, había leído en varios blogs que las mejores vistas de París estaban allí… creo que tenía demasiadas expectativas. La Basílica es preciosa e impresiona aún más en vivo, pero es difícil hacer fotos porque solo veo cabezas y gente que pasa por delante. Continuamos callejeando y me llega un olor que hace que mis tripas empiecen a dar un concierto. No se por que, en casa como poco, pero cuando voy de viaje siempre tengo hambre…

Montmartre

Sigo el rastro al más puro estilo perro de caza y me topo con una heladería-crepería que además tiene un puesto de… ¡Perritos Calientes! Pero nada de esos hot-dogs americanos de pan blando y salchichas de sobre. Esto son enormes baguettes rellenas con salchichas frescas condimentadas con especias y cebolla frita. Toda una delicia por 7€, el sitio se llama ‘Tutti Sensi» y ojo porque tienen dos locales en París, pero sólo uno vende los bocadillos. Decidimos comprar uno de estos bocadillos y lo compartimos mientras seguimos paseando.

Mis disculpas por el dedo delante del objetivo 🙂

Controlamos el reloj y ya casi es hora de dirigirnos al teatro para #HansZimmerLive, así que antes de bajar decidimos parar de nuevo en le puesto de las salchichas para completar nuestra comida, con la mala suerte de que se pone a llover. Sacamos los paraguas de la mochila y nos encaminamos hacia el metro, esta vez por las escaleras.

Ahora tenemos que hacer un par de transbordos para llegar hasta el Palais des Congrés. Cuando salimos del metro lo que más me sorprende es que está dentro de un centro comercial. Echo un vistazo a la cartelera de los próximos espectáculos, veo un concierto de Legend of Zelda y un par de shows de música del Señor de los Anillos… sin contar que en el metro vi un cartel anunciando un concierto de Nobuo Uematsu (Compositor de las BSO de Final Fantasy). Menos mal que no vivo en París porque a estas alturas tendría que vivir mendigando.

https://www.instagram.com/p/BEl7i13l86I/?taken-by=dreamingholidaystravel

Hacemos la visita de rigor al puesto de Merchandising y compramos una camiseta y un libro con el programa del concierto que además trae una tarjeta para descargarnos el show que han grabado en Wembley. Lo que más me ha dejado impresionada es que tras dos controles de seguridad (Desde el tema de los atentados se ha cuadruplicado la seguridad… en el concierto de Enero también tuvimos que pasar dos controles) de quitar chaquetas, abrir bolsas y demás historias, me han dejado pasar con el bicharraco de la 60D, por lo que voy a probar suerte con el concurso fotográfico del tour.

#HANSZIMMERLIVE

No voy a entrar en demasiados detalles del concierto (Podría hacer un post exclusivamente dedicado a ello) pero ha sido simplemente impresionante. El sonido, la escenografía (Simple pero efectiva), la banda, el coro… La suite de ‘El rey león’ con Lebo M, cantante original de la película, simplemente fantástica. Interstellar e Inception geniales, echo de menos algunas piezas, pero sería imposible meterlas todas en un concierto. Me sorprende muchísimo la suite de Piratas en el Caribe, que se ha convertido en una de mis favoritas, quizá porque nunca le presté particular atención. La violonchelista Tina Guo, de la que soy fan ya hace algún tiempo (Sobre todo por su participación en la BSO de League of Legends) impecable como siempre, y teniéndola delante he aprovechado para hacerle algunas fotos. Lo único que no me ha gustado del concierto es que se acabó. Lo repetiría una y otra vez.

La orquesta al completo

La orquesta al completo

#HansZimmerLive

La violonchelista Tina Guo

La violonchelista Tina Guo

Tina Guo, Ann Marie Simpson & Rusanda Panfili

Tina Guo, Ann Marie Simpson & Rusanda Panfili

Hans Zimmer & Ann Marie Simpson

Hans Zimmer & Ann Marie Simpson

Ahora nos toca volver al hotel a recoger nuestras maletas y dar un último paseo hasta la Gare du Nord para dirigirnos al aeropuerto Charles de Gaulle.

Mientras escribo este post estoy ya en el avión, despegamos y está anocheciendo. A lo lejos puedo ver la Torre Eiffel iluminada mientras en mis auriculares suena ‘I will always return’, de Bryan Adams, y como no, Hans Zimmer.

Y es que, tarde o temprano… volveremos a París. Aunque sea a hacer compras en el ACE Market 🙂

 

, ,

París: Día 1

Este viaje empieza especialmente pronto… el despertador suena a las 6 de la mañana, después de haber dormido unas 4 horas como mucho. Empiezo a dar tumbos por la casa como un zombie y me preparo para salir. Me esperan casi 3 horas de viaje entre medios de transporte y transbordos para llegar hasta el aeropuerto de Marco Polo (Venecia). En nuestro primer día en París daremos una vuelta por el centro y visitaremos Little Tokyo.

Son las 9 cuando cojo el tren en Vicenza y calculando veo que me va a sobrar bastante tiempo. Decido ir hasta Venecia a coger el bus que me llevará al aeropuerto (No es necesario llegar hasta S. Lucía/Piazzale Roma para coger el Shuttle, ya que hay otra parada en Mestre, antes de llegar al centro de Venecia). Aprovecho para tomar el tercer café del día y me siento en las escaleras con mi vaso de cartón. La verdad es que desayunar con estas vistas no tiene precio.

https://www.instagram.com/p/BEiTjR7l8wO/?taken-by=dreamingholidaystravel

Ahora si, voy a coger el Shuttle para ir al aeropuerto (Y yo aconsejo siempre coger el de la compañía ATVO, cuesta 8€ y es directo, tarda una media hora… ya que la alternativa es la línea de transporte público ACTV que atraviesa el centro y en hora punta puede ser un infierno). Ya por allí, me decido a pasar el control de seguridad, bastante lento… la verdad es que lo del aeropuerto de Venecia es bastante curioso, o llegas y está lleno o no hay nadie… no hay término medio. Aún tengo 1 hora hasta embarcar así que doy una vuelta por las tiendas de siempre y decido comprar un par de quesos de montaña para llevar a la familia. Me acerco a la cafetería y me como un trozo de pizza a precio de oro (5,20 €).

https://www.instagram.com/p/BEifD0KF8xo/?taken-by=dreamingholidaystravel

El embarque ha sido bastante rápido (Raro en Venecia… donde siempre es muy lento y los retrasos son habituales. Mención especial a la planta subterránea, diseñada muy mal y que se congestiona enseguida ya que es la zona de embarque de todas las compañías low-cost) así que me siento en mi sitio y cierro los ojos esperando poder dormir un poco. Esta vez subimos un escalón y volamos con Air France, a ver qué tal.

Pero ay amigos… que utopía. Me toca un vuelo con unas turbulencias horrorosas. De pequeña (No se cuantos años tendría pero la maleta era más grande que yo) hice un vuelo Valencia-Bilbao con turbulencias y desde entonces me entró fobia a volar. Pero como odio los viajes largos e intento siempre evitar coche o autobús… pues no me queda más remedio. He acabado acostumbrándome y ahora incluso cojo vuelos internos siempre que puedo. Además, el que haya aterrizado alguna vez en Bilbao o Santander sabrá que es una verdadera prueba de coraje para los que tienen miedo a volar… es como cuando tienes que saltar del trampolín y no te atreves, hasta que alguien te empuja.

Por cierto, estoy alucinando: Nos han dado un bocadillo en el avión, no cacahuetes o aceitunas, un ¡B-O-C-A-D-I-L-L-O! Será que casi siempre vuelo con compañías low-cost, pero esto no lo veía desde la época dorada de Iberia. Es de queso fresco (Tipo Philadelphia) y albahaca. Pero es que lo bueno no acaba ahí, 2 minutos más tarde pasan ofreciendo latas de coca-cola (De 150ml), cerveza, vasos de zumo, agua, café… Todo gratis. Si a los de Economy nos miman así, no quiero ni imaginar a los de Business. Así que punto para Air France, con todo esto ya se me ha olvidado el mal rato que pasé con las turbulencias.

Una hora y media tras nuestro despegue, aterrizamos en el aeropuerto Charles de Gaulle y hace un frío para morirse. Para hacer más interesante el viaje, cuando desembarco por el finger veo una cola larguísima. ¿Que hace toda esta gente parada en el pasillo? Bueno, pues cuando llego delante descubro que hay que pasar un ‘control de inmigración’… ¿Pero esto no pasaba sólo fuera de Europa? Tenemos que enseñar nuestros documentos de identidad, nos toman los datos y nos preguntan el motivo de nuestro viaje. Tras casi 40 minutos en esa cola infernal me dirijo a la estación del RER B que me llevará al centro de París (10€ y 30 minutos de viaje).

Son casi las 4 cuando llego a la Gare Du Nord, me encuentro con mis padres que han llegado a primera hora de la mañana y nos dirigimos al hotel. Nos alojamos en el Ibis Opera Lafayette, habitación triple.

https://www.instagram.com/p/BEi-y6wl83W/?taken-by=dreamingholidaystravel

Después de dejar nuestras cosas y hacer intercambio de víveres (Qué duro es vivir en un sitio donde el lomo embuchado y el pimentón picante no existen…) nos preparamos para salir. Tenemos la tarde de hoy para ir donde queramos. Días atrás me preguntaba qué podíamos hacer, sin caer en la ‘banalidad’ de ir a ver lo de siempre… hasta que buscando por internet encontré un blog que hablaba del ‘barrio’ japonés de París. Sin dudarlo dos veces decidí que tenía que ir allí. Los que me conocen saben que soy amante de Japón (He aprendido un poco de Japonés por mi cuenta, me gusta el manga, anime, videojuegos, la gastronomía y la cultura tradicional japonesa, además de haber practicado Kendo durante algún tiempo) por lo que esta visita era imprescindible para mi.

Little Tokyo se encuentra cerca de la zona de Opera, y sus calles más famosas son Rue Saint-Anne y Rue des Petit Champs. Tiendas de decoración, librerías, restaurantes o agencias de viajes son sólo algunos de los establecimientos que se pueden encontrar en esta pequeña ciudad nipona. La primera parada es en el ACE Mart, un supermercado de especialidades orientales. Como no podía ser de otra manera aproveché para comprar cosas que donde yo vivo serían imposibles de encontrar. Más adelante encontré también el K-Mart, aún más grande que el anterior (Y sobre el que también había leído… pero en cuanto me encontré delante del ACE el ansia me pudo y tuve que entrar y comprar xD).

ACE-mart

Ace Mart, supermercado de especialidades japonesas y coreanas

He aquí algunas de mis adquisiciones:

https://www.instagram.com/p/BEjhgJJF80d/?taken-by=dreamingholidaystravel

  • Panko: Pan rallado de gamba japonés, se utiliza para rebozados
  • Udon de pescado picante
  • Wasabi
  • Pastillas de Curry picante
  • Mochis de judías rojas

En la foto no se ven pero también compré unos Dorayakis (Esos pastelitos que comen siempre en los animes). A pesar de ser sábado encontré algunas tiendas a las que me habría gustado entrar cerradas, una pena… Había una tienda donde vendían yukatas, tabis y cajitas muy monas de Bento.

Proseguimos nuestro camino entre restaurantes de todo tipo: De Ramen, de Udon, de Sushi, de todo un poco… lo mejor es que son restaurantes auténticos, con staff japonés y menús con varios platos que no se encuentran tan fácilmente fuera de Japón (Y no como en España e Italia donde la mayoría de los restaurantes japoneses son gestionados por chinos…). La gama es muy amplia y los precios en general están algo por debajo de la media de la capital francesa, aunque hay de todo. Después de dar varias vueltas decidimos ir al restaurante Sushi Gan, ya que mi padre no es gran amante de las sopas y el sushi y allí podía comer yakitoris y tempura.

La comida estaba verdaderamente exquisita, pedimos varios tipos de sushi (hosomakis, uramakis y takos), sashimi de atún que se deshacía en la boca, ensalada de algas, gyoza, tempura y yakitori de pollo. Casi se me olvida sacar las fotos del hambre que tenía.

Pagamos 45€ en total (Con bebidas, servicio e IVA inc.) así que como veis no es nada caro. También había varios menús con precios desde los 10€ hasta 35€.

Para completar la cena nos acercamos hasta AKI, una pastelería y cafetería típica japonesa (Con varias especialidades de cocina fusion franco-nipona). Visita muy recomendada, pedimos 2 tazas de té verde, un café y un pastel de matcha de té que estaba delicioso al que habían apodado ‘Kabuki’. El té no tiene nada que ver con el que podemos encontrar en el supermercado, estaba buenísimo y nos ayudó a pasar el frío. Creo que pagamos sobre los 11€ por todo. Además conseguí chapurrear dos frases en japonés y me entendieron, todo un logro.

Té verde y pastel 'Kabuki' en AKI Boulangerie

Té verde y pastel ‘Kabuki’ en AKI Boulangerie

Y con esto concluimos nuestra tarde en Little Tokyo. Una pena que algunas tiendas estuvieran cerradas, porque me apetecía entrar en una librería especializada en literatura japonesa… Os dejamos con una selección de nuestras fotos favoritas del barrio japonés:

Little Tokyo

 

 

IMG_7697

 

Little Tokyo

 

Little Tokyo

 

Little Tokyo

 

Hasta aquí nuestro primer día en #DreamingParís.