Entradas

La Toscana con perro

Viajar a  la Toscana con tu perro es un auténtico planazo, o como me gusta decir ¡perriplanazo!. Asi que ¡sigue leyendo si no quieres perderte ninguno!. Hace unos días, revisando antiguas fotos, encontramos algunas de un viaje en familia ¡Qué jóvenes estamos!.

No hace falta decir que la región, al igual que sucede con el resto de Italia, es muuuuuuy dogfriendly. Quizá te queden dudas sobre cómo organizar tu viaje, cómo moverte, qué visitar ¿Es posible hacer alguna visita con perro en la Toscana con la cantidad de museos e iglesias que hay? Pacienciaaaaa, que en un momento te lo cuento todo.

 

la toscana con perro

Nuestro viaje a la Toscana en 2015

La Toscana con perro: cómo llegar

Si sois de tamaño pequeño, o estáis acostumbrados a viajar en la bodega de los aviones (no es mi caso) hay dos aeropuertos en La Toscana a los que podéis llegar: Pisa y Florencia. También hay quien vuela a Roma y desde allí viaja a la zona más al sur de La Toscana para comenzar su recorrido por la región.

La verdad es que yo prefiero el coche, no me importan las horas de viaje y además no me mareo. Hemos ido a Italia varias veces desde Bilbao  (calculad que el trayecto total serán unos 1400 km más o menos) y lo que hacemos es una parada intermedia para dormir y estirar un poco las patas. También os aconsejo las áreas de servicio francesas, no podemos entrar a la zona de restauración pero disponen de muchos espacios verdes y arbolado, perfectos para un picnic.

 

la Toscana con perro

 

Cerca de Marsella puede ser un buen punto para  dormir ¡Conoceréis la famosa Costa Azul! Mi recomendación para estos casos es alojarse en algún hotel Ibis Budget: suelen estar cerca de las salidas de autopista, junto a centros comerciales donde comer algo, son económicos y en Francia nunca han cobrado suplemento por dormir con mi familia. En otra ocasión nos alojamos en Salon de Provence, una pequeña ciudad que no está mal, pero tuvimos una experiencia un tanto surrealista con el hotel. Mi dueña la contó en este otro post.

Como tercera opción, aunque no os lleva directamente a Toscana, es coger un ferry en Barcelona con destino a Civitavecchia (cerca de Roma) con la compañía Grimaldi Lines. Puedes llevar tu coche en el ferry (o no) y hay camarotes dogfriendly, de manera que irás en todo momento con tu familia. Eso sí, tienes que comprar un pequeño kit para mascotas. Te dejo el enlace con toda la información.

 Transportes y normativa

Una vez en destino, si has viajado en coche no tendrás problema para moverte y, una buena noticia, somos bien recibidos en las áreas de servicio y cafeterías de las autopistas italianas. Si has llegado por otros medios, te diré que puedes acercarte a las principales ciudades de la Toscana en transporte público y moverte por ellas sin problema. Somos bien recibidos en los trenes. Consejo de mi family: si quieres viajar de una ciudad a otra en tren de alta velocidad, compra los billetes con antelación y te ahorrarás un piquito, compara las compañías Trenitalia e Italo ya que esta última es un poco más económica. Al hacer la reserva verás que puedes añadir a tu mascota ¡Guau!. Si pesas menos de 5 kilos puedes viajar gratis en transportín, para el resto (sin límite de talla) hay que comprar un billete que suele costar el 50% de la tarifa de segunda clase,  y es necesario viajar con correa y bozal. Este verano 2022 las dos compañías han sacado ofertas para viajar por muy poco con tus dueños.

En Italia he podido usar prácticamente todos los medios de transporte (metro, barco, autobús…) En La Toscana solo puedo hablaros de mi experiencia en el autobús de Florencia, ya que el resto de trayectos los hicimos con nuestro coche. El mejor sitio para aparcar gratis en la capital Toscana es el Piazzale Michelangelo, en la parte alta de la ciudad (además desde allí se obtienen las mejores vistas del mundo mundial). Tenéis dos opciones: bajar caminando y de paso disfrutar de las vistas o coger el autobús (lineas 12, 13 y 23 A/B o D) que os dejará en la estación de tren de Santa Maria Novella, que es lo que hicimos nosotros. El conductor no puso ninguna pega pero un pasajero nos advirtió que era obligatorio el uso de bozal (yo no llevaba, ni nos lo indicó el chófer ni vimos ningún cartel a bordo, pero según el pasajero los conductores » se callan» y si subía el revisor nos caía multa fijo… menos mal que hubo suerte). Por cierto, acabo de enterarme de que en Florencia han puesto tranvía, las normas de acceso son las mismas y no pagamos billete. Atener en cuenta que en todo el transporte público solo se admite un perro por pasajero. No me parece bien del todo, eh ¿Qué pasa con las familias perrinumerosas?.

La Toscana con perro: alojamientos y restaurantes

Como ya imaginaréis, también es sencillo encontrar hoteles, apartamentos y casas rurales en las que somos bien recibidos (una búsqueda aleatoria para las próximas semanas en Florencia me da nada menos que 277 hoteles disponibles que admiten mascotas…reguauuuuuu).

Cuando viajamos todos juntos preferimos los apartamentos o un alojamiento rural. Nosotros escogimos una casa en la que mi familia ha estado un montón de veces, La Miniera, en Montefollonico, la zona más al sur de Toscana y cerca de algunos de los pueblos más bonitos que podéis visitar.

 

la toscana con perro

Jardín de La Miniera

La primera vez que mi familia viajó a La Toscana yo aun no había nacido, pero se quedaron en un agroturismo al norte de Florencia, en plena montaña (aseguran que dormían en agosto tapados con edredón) que también era dogfriendly. Las casitas tenían su pequeña parcela vallada, perfecto para que tu perrete esté todo el tiempo que quiera al aire libre. Se llama «I Nidi di Belforte». Lo único que hasta cualquiera de estos dos alojamientos tienes que llegar, si o si, en coche.

En cuanto a restaurantes que admitan perro en la Toscana, no puedo haceros muchas recomendaciones. En cualquier ciudad o pueblo seguro que encuentras alguna terraza en la que tomar un tentempié, que es lo que hacíamos nosotros al ser verano. Improvisar un picnic en un parque o cualquier paraje que os enamore es otra buena opción. En cualquier caso, hay un buen número de restaurantes que admiten perros, de todas las tallas (Echad un ojo en san Google como dice mi dueña: «ristoranti in Toscana animali ammessi»).

En Montefollonico comimos en 2 sitios: 13 Gobbi (tienen una preciosa terraza en el interior y sus dueños son amabilísimos) y La Botte Piena, donde también comimos muy bien y sin problemas por ir conmigo (este sitio es recomendable si a los humanos les gusta el vino, ya que también es una enoteca).

La Toscana con perro: las mejores visitas

Para todos los gustos: rutas a pie por sus colinas o viñedos, ciudades llenas de arte, pueblos de postal ¡E incluso una Abadía!. Te cuento las visitas que hicimos en nuestro viaje, pero también todas las novedades que hemos descubierto para que disfrutes de tu estancia en la Toscana con perro.

Florencia y alrededores con tu perro

En Florencia podrás simplemente disfrutar de esta ciudad que se considera «un museo a cielo abierto». Está claro que si tu familia quiere entrar a visitar lugares como la Catedral etc, tendrán que turnarse (es lo que suele hacer la mía) o buscar un servicio de guardería (hay varios portales web que ofrecen estos servicios como Tuscan Hound, Petme Firenze o Bau – il circolo delle coccole) No puedo hablaros de mi experiencia porque no hemos usado nunca estos servicios.

Tengo que decir que me recibieron muy bien en los comercios donde mi dueña entró a curiosear o comprar alguna cosa. Nosotros siempre preguntamos si puedo entrar (bueno, ellos, yo solo pongo cara de bueno) pero en muchos sitios nos invitaron  a hacerlo sin que fuese necesario.

Lo que sí encontraréis en Florencia son muchos parques y zonas verdes en las hay habilitadas áreas caninas o que puedes visitar en familia (podéis localizarlas haciendo una búsqueda en Google maps «area cani a firenze») Yo no lo he visitado pero parece ser que el Orto Botánico, en el centro de Florencia, admite perros y a solo 10 kilómetros encontraréis el Parco Mediceo de Pratolino que merece mucho la pena conocer, lleno de grutas, fuentes y esculturas de seres fantásticos.

Al norte de Florencia, la ciudad de Lucca es suuuuper dogfriendly, tanto por la cantidad de zonas verdes y parques (el Jardín Botánico tiene nada menos que 2 hectáreas de terreno. Obligatorio ir con correa) como por algunas visitas culturales disponibles. Eso sí, en muchas solo admiten perros de talla pequeña en brazos o transportín (por ejemplo el museo Puccini, dedicado al compositor). No hice ninguna de estas visitas pero os dejo información, me han parecido muuuy interesantes: algunas villas (solo exteriores) como la Villa Grabau, o la Villa Reale di Marlia en Capannori.

Los pueblos más bonitos de la Toscana con perro

Si lo que os gusta es visitar pueblos bonitos, en la Toscana los hay a montones, seguramente de entre los más bonitos de Italia. Tanto en la zona del Chianti, y especialmente en la Val d’Orcia, bien merece la pena hacer una parada para conocerlos.

 

la toscana con perro

los pueblos de la Toscana son taaan reguau

 

No podéis perderos Pienza y sus alrededores, y dar un precioso paseo hasta la Capilla de Vitaleta. En Pienza pude entrar en muchos comercios, a comprar souvenirs y también en una heladería…ñam (os diría el nombre pero no me acuerdo).

 

la toscana con perro

Val d’Orcia. Al fondo, la Capilla de Vitaleta

 

la toscana con perro

¡Llegamos hasta la Capilla!

 

Desde hace poco (yo visité la Toscana hace ya algunos años) los perros somos bienvenidos y podemos corretear sueltos en el Parco Botanico del Chianti que está en el término municipal de Barberino d’Elsa.

En Montefollonico, donde nos alojábamos, y aunque la casa tiene un pequeño jardín (ya os he puesto foto, eh) me encantaba ir al parque del pueblo, junto a la iglesia del Triano. Es un lugar muy curioso ya que hay un montón de rocas con formas de animales. ¡No vi ningún perro de piedra, de los otros si jeje, pero vi un elefante y un cocodrilo!

Rutas a pie y trekking en la Toscana con perro

Recorrer la campiña toscana en compañía de tu perro es un buen plan. Tienes la opción de completar alguna etapa de la Vía Francigena, un camino de peregrinación histórico, como el Camino de Santiago, que parte de Canterbury, recorre Inglaterra, Francia, Suiza e Italia, y finaliza en El Vaticano. Varias de esas etapas discurren por La Toscana.

 

la toscana con perro

Fin de etapa de la Vía Francigena

 

Si estáis acostumbrados a hacer trekking con vuestra familia, en la App «Cane in viaggio» encontraréis muchas ideas. si preferís hacer senderismo más «moderado» he encontrado esta web que me parece la bomba.

 

la toscana con perro

Cualquier sitio es bueno para caminar o pasear en la Toscana

Un entorno precioso para hacer senderismo es el que rodea a la Abadía de Sant’Antimo (por aquí discurre también la Vía Francigena). Podéis hacer una ruta circular desde la Abadía hasta Montalcino (y regreso) , poco más de 10 km con un nivel de dificultad muy bajo.

 

la toscana con perro

Abadía de Sant’Antimo

La Abadía de San Galgano: un lugar sorprendente

A unos 30 km de Siena, inmerso en la campiña toscana, se encuentra esta majestuosa Abadía, bueno en realidad sus ruinas, ya que ha perdido el tejado y en lugar del pavimento crece la hierba. Es un sitio muy, muy especial que además es 100% dogfriendly. ¿Veis como, además de pueblos y parques, hay visitas culturales para hacer todos juntos?.

 

la toscana con perro

Abadía de san Galgano

 

La Abadía se encuentra en el municipio de Chiusdino y es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura gótica-cisterciense de Italia. San Galgano fue un caballero, nacido en esta población,  que decidió convertirse en eremita. Junto a la Abadía se puede visitar el Eremitorio de Montesiepi. Ahí no pude entrar pero mi dueña asegura que en su interior hay una espada clavada en la roca (si, como la del Rey Arturo) sobre la que circulan muchas leyendas. Mientras , yo aproveché para dar un paseo por los alrededores, que también merecen mucho la pena.

 

Exterior de la Abadía de San Galgano

Playas caninas en la Toscana

Si lo tuyo es la playa, no vas a tener problema: hay un montón para ir con tu perro en la Toscana. Ojo, peludos y humanos, que los arenales en Italia son privados en su mayoría. Cuentan, eso si, con servicios de todo tipo y no tendrás que cargar con sombrilla, tumbonas o sillas pero no tienen nada que ver con las playas en España (ni en otros lugares). En algunas podéis encontrar una zona «libre» o gratuita pero es taaan pequeña que apenas queda espacio. Como curiosidad, os diré que en la mayoría os ponen bebederos, hay chiringuitos de comida perruna e incluso tienen veterinario por si hay una emergencia. En algunas podéis correr y bañaros libremente a cualquier hora, otras establecen obligatoriedad de correa u horarios de baño acotados (estas últimas muy dogfriendly no me parecen grrrr). En cualquier caso no puedo hablaros de experiencias en primera persona, ya que nosotros preferimos la campiña toscana a la costa. Os dejo esta web que he encontrado donde además figuran lagos y ríos en los que podemos refrescarnos.

¿Algún peludo por aquí ha visitado las playas de la Toscana? En ese caso, me encantaría que nos contase qué le han parecido. ¡Puedes dejar un comentario! Un lametón enorme para todos.

 

Bergerac con perro: qué ver y hacer en la tierra de Cyrano

¿Qué puedes ver y hacer en Bergerac con perro? Por increíble que te parezca, podrás  seguir los pasos del famoso espadachín, pasear entre viñas o visitar castillos por todo el territorio de Pays de Bergerac e incluso más de un museo. ¡Palabra de can!

Antes de empezar, advertiros que en invierno algunos de estos lugares están cerrados y que por supuesto las actividades en el río también, pero no os preocupéis ¡Recogí un montón de información útil !

 

Los mejores planes en Bergerac con perro ¡Y alrededores!

Vamos allá, espero no olvidarme ninguno, que uno ya tiene cierta edad. Os dejo los que yo pude disfrutar ya que, como os he adelantado, en invierno hay muchas atracciones cerradas y además en Navidad hay otras que lo hacen por vacaciones. La ventaja es que todo está precioso con la decoración navideña.

 

Bergerac con perro

Mercadillo navideño en Bergerac. Plaza del mercado

1. Bergerac con perro: ¡Sigue a Cyrano!

En cualquier época del año, esta actividad es perfecta si visitas la capital del Perigord Púrpura, si, si, Púrpura que ya os lo conté en mi primera escapada al Perigord, y precisamente nos quedó pendiente conocer Bergerac.

Es muy fácil: acudid a la oficina de turismo, en el Quai Cyrano, un edificio por cierto muy chulo, donde os entregarán un mapa y ¡A jugar con Sigue a Cyrano! Nada menos que 26 puntos de interés bien explicados y que incluyen por supuesto las estatuas del famoso personaje de la obra de Edmond Rostand, Cyrano de Bergerac.

 

Bergerac con perro

 

Quai Cyrano

 

Podéis comenzar el recorrido precisamente desde la oficina, justo frente al río, y enseguida os encontraréis con una de las citadas estatuas, en la Place de la Mirpe, que además es una preciosa plaza con casas de entramado de madera. Veréis también la fachada de la Iglesia Protestante, antigua Iglesia de la Virgen del Castillo, y algunas de las casas más antiguas de Bergerac, las llamadas «maisons dites des Consuls». Todo esto me lo contaba mi dueña que yo al fin y al cabo solo soy un perro.

 

Bergerac con perro

Place de la Mirpe

 

Bergerac con perro

Iglesia Protestante de Bergerac

 

Mi estatua preferida de Cyrano está el la Plaza de Pélissière (los curtidores) Por mucho que yo me emperrase en que parecía un Mosqueperro mi dueña insistía en que no, que el espadachín solo tenía la nariz grande. No me convenció del todo, no os vayáis a creer ¿Qué otra cosa podía ser si llevaba una espada y una capa?

 

Bergerac con perro

 

No os voy a contar tooodo lo que incluye este recorrido pero tomad nota de algunos edificios: el Ayuntamiento, la Iglesia de Saint Jacques (que mi dueña visitó), el mercado (solo humanos), o la Iglesia de Notre Dame. El recorrido incluye el Parque Jean Jaurès, un parque municipal creado en 1929 cuando el Ayuntamiento compró los viveros Perdoux, de unos famosos horticultores de Bergerac, y este lugar si es para nosotros ¡perros bienvenidogs! Además estaba cerca de nuestro alojamiento así que ya os imagináis donde iba a echar mi meadilla matutina jeje.

Por cierto, acerca de nuestro alojamiento, escogimos un precioso apartamento en el mismo centro de Bergerac. Nosotros estuvimos en  uno pequeñito, tipo estudio, pero disponen de varios tipos y tamaño. Se trata de Les Appertaments Du Palais. ¡100% dogfriendly y sin pagar ningún suplemento!.

2. Pays de Bergerac con perro: los pueblos más bonitos y las famosas Bastidas

Conocer algunos de los pueblos más bonitos de Francia, y otros a los que les damos el título por méritos propios, es una de las cosas que puedes hacer sea invierno o verano, si viajas a Bergerac con perro.

Si no has oido hablar de las Bastidas, o si pero no sabes muy bien de que se trata, te diré que son las nuevas ciudades que se fundaron en la Edad Media y que se diferencian de las que ya existían por su organización urbanística. En lugar de una forma circular, adoptaron la estructura de un damero o tablero de ajedrez. Eso sí, con una plaza central donde se celebraba el mercado, especialmente la venta de grano.

 

Bastida de Monpazier

 

Bergerac con perro

Bastida de Monpazier

 

Nosotros visitamos las Bastidas de Eymet, Lalinde (la que «menos» nos gustó) y la de Monpazier que se considera la mejor conservada de todas las  del suroeste de Francia ¡data nada menos que del año 1284! Además está inscrito en la famosa lista de los pueblos más bonitos de Francia. También visitamos la bastida de Beaumont du Périgord una de las más impresionantes.

 

Bastida de Beaumont du Périgord

 

Mi dueña no quiso dejar pasar la ocasión de conocer la Abadía de Cadouin y su maravilloso claustro. No podemos entrar los perros, pero justo enfrente hay un paseo (cuesta arriba, eso si, avisaditos estáis) que os ofrecerá una panorámica preciosa.

 

Vistas panorámicas de la Abadía de Cadouin

 

Vistamos Issigeac, pueblo medieval, éste si totalmente circular y lleno de sorpresas. Estos pueblos son taaaaan bonitos que el mero hecho de recorrerlos os hará pasar un rato estupendo. Además, descubriréis historias curiosas sobre el pasado, personajes singulares como la pobre Suzanne Tessier, que vivió en Issigeac durante el siglo XIII y a quien apodaban «la salchicha», edificios únicos como la «casa seta o champiñón» o una antigua fábrica de conservas en Eymet que mantiene su preciosa fachada.

 

La maison champignon. Issigeac

Aunque os adelanto que de toooodos los que visitamos , el que más nos gustó sin lugar a dudas fue Trémolat que, sin aparecer en el mapa con simbolitos de ciudad tal o cual, ni  de florido o hermoso, nos pareció el más bonito de todos.¡Nos enamoró! Lo descubrimos de casualidad ya que nos habían recomendado la visita panorámica de Le Cingle de Trémolat, que más adelante os cuento.

 

Trémolat ¡El pueblo más bonito!

3. Pasear entre viñedos

Muy cerca del Dordoña, sobre las colinas, encontraréis grandes «Château» como el de Monzabillac o el de Bridoire, que son todo un espectáculo para la vista por sus enormes extensiones de viñedos. Dice mi dueña que incluso mucho más apabullantes que los del Chianti, en La Toscana (que yo también he visitado eh).

 

Viñedos de Bergerac

Lástima que el invierno no sea el mejor momento para disfrutar de estos paisajes, pero aun así os recomiendo acercaros al Castillo de Monzabillac al atardecer (al castillo los perros no podemos entrar), pasear entre las viñas  a su alrededor y gozar de ese momento mágico del día y de las vistas. ¡Me encontré con muchos compis peludos y sus familias!

 

Chateau de Monzabillac

4. Vistas panorámicas: Le Cingle de Trémolat

El meandro que forma el Dordoña a su paso entre las localidades de Limeuil y Trémolat toma su nombre «Cingle» del de una culebra verde y amarilla que habita en el sudeste francés. El de Trémolat es uno de los miradores más relajantes para acabar la jornada y disfrutar de las vistas.

 

 

Pero si algo nos sorprendió fue la pequeña localidad del mismo nombre ¡Ay como nos gustan estos imprevistos! Conocer su antigua Abadía, y su sala capitular que es ahora un espacio abierto que podéis recorrer todos juntos, la Iglesia de San Nicolás del S. IX… pero lo que más nos gustó fueron sus calles llenas de encanto y casas preciosas de este pueblo de poco más de 600 habitantes.

Ah, por cierto, en la entrada del pueblo, en la carretera, encontraréis el Café Village. Es perfecto para tomar algo y nos trataron suuuperbien.

Visitas dogfriendly cerca de Bergerac

Aunque no pude disfrutarlas, por falta de tiempo, porque el tiempo (el otro tiempo jeje) no acompañó o por encontrarlas cerradas, recopilé un montón de información en la Oficina de turismo, así que os dejo un buen listado que cosas que ver y hacer en Bergerac con perro para que podáis planificar vuestro viaje con tiempo.

1. Visitar un montón de Castillos

Tomad nota porque hay un montón de castillos para visitar. Algunos solo por el exterior, otros con reserva previa. Mi recomendación es que comprobéis horarios, condiciones etc.  antes de ir, ya que me he encontrado más de una sorpresa. Por ejemplo, el Castillo de Biron aparece en el listado de lugares dogfriendly de la oficina de turismo y en su web pone que no admiten perros. Lo mismo ocurre con el de Bridoire así que damos por hecho que solo podemos acceder a los alrededores de estos castillos, nunca al interior. Por lo que parece solo podréis acceder al interior si sois de tamaño pequeño y os llevan en brazos. El Castillo de Eymet  es de visita libre, en exteriores (en este si estuve)

 

Bergerac con perro

Castillo de Eymet

 

Muy recomendable el Castillo y tour de Montaigne y mejor reservar esta actividad  apta para toda la familia, peluda y no. El castillo fue propiedad de  filósofo y escritor Michel de Montaigne y está declarado monumento histórico de los siglos XIV y XIX.

El Castillo de St. Germain, en Monpazier solo exteriores. Para visitar el interior hay que contactar previamente (y suponemos que será solo para humanos, pero solo suponemos eh).

En el Castillo de Hautefort  tenemos acceso al parque y jardines pero no al interior.

Castillo de Montréal en la localidad de Issac ¡Somos bienvenidogs! Y apuntad otro más: Castillo de Commarque, en Les Ezyes. El de Lauzun también nos aparece como dogfriendly aunque del interior parece que solo se pueden visitar 3 salas (y esto es así para humanos eh)

2. Museos y visitas culturales

Moulin à papier de la Rouzique en la localidad de Couze et St Front. Visita este molino del S. XV aun en funcionamiento y conoce todo sobre la fabricación del papel ¡hay talleres durante el verano!

Les Grottes de Maxange es una supervisita para todos. Esta cueva es única en el mundo, con sus formaciones cristalinas de lo más excéntricas.

Bastideum de Monpazier, para que conozcáis todo sobre la arquitectura y la organización de estas nuevas ciudades de la Edad Media. En una de las Bastidas más bonitas e importantes de Le Pays de Bergerac.

Filature de Laine (Belvès) donde decubriréis todo el proceso de transformación de la lana.

Maison de la châtaigne vamos lo que viene a ser la casa de la castaña. En este museo se puede conocer todo acerca de el castaño, sus frutos, su madera, los bosques…

3. Parques y jardines

Será por jardines. Os dejo por aquí un listado de espacios maravillosos en los que disfrutar todos juntos de un buen paseo. ¡Ojo, consultad horarios de apertura! Además, se paga entrada.

Jardín de bambú de Planbuisson 

Jardines de Sardy, con arquitectura del S. XVIII e inspiración inglesa y florentina.

Les jardins d’eau o jardines del agua: jardín de inspiración japonesa, con especies acuáticas.

Jardines panorámicos de Limeuil con vistas increíbles sobre la confluencia de los ríos Dordogne y Vezere.

Jardín de Boissona muy recomendable si os gustan las rosas.

4. ¿Y si nos tomamos un vinito? Bodegas y enotecas en Bergerac con perro

Bueno, lo del vinito solo para vuestros dueños eh. Pero es un placer poder acompañarles y que no se queden sin disfrutar de uno de los atractivos de Bergerac, sus vinos.

 

Bergerac con perro

 

Maisons des vins de Bergerac en el mismo edificio, Quai Cyrano, de la oficina de turismo. Los humanos podrán probar y comprar los vinos más famosos de la zona ¡Nada menos que 7 denominaciones distintas! Y tienen una terraza preciosa.

Maison de tourisme et du vin de Monzabillac, si, justamente donde el Castillo del mismo nombre. Para conocer los vinos de su propia denominación. Lo mismo ocurre con la Maison des vins de Duras.

5. Visitar galerías de arte y artesanos ¡llévate un souvenir!

Galería Atelier Garance, en Bergerac o Art’Cad junto a la Abadía de Cadouin ofrecen exposiciones de pintura, escultura, cerámica o diseño.

Si te gusta la cestería y los artículos de mimbre, visita con tu familia el taller de Ani’m Osier en Beaumontois en Perigord.

¿Prefieres la cerámica? Pues toma nota de estos establecimientos dogfriendly: Arts-Terres el taller de Caroline Vernet y Luis Jeronimo en el centro de Bergerac o el de Stéphane Miglierina en Monpazier, donde también podrás admirar y comprar objetos en madera. En Monpazier puedes visitar también el taller Semilla Creation para comprar bisutería y objetos de decoración, o marroquinería en Laurent et Florence Roux 

En Issigeac, Frédéric Guillot fabrica artesanalmente todo tipo de objetos en vidrio. En Saint Germain et Mons objetos de todo tipo en madera, como mesas, jarrones o candelabros, en el Atelier L’Hôme du Bois.

Y ¡qué bien huelen los jabones artesanales! 100 % naturales. Podéis comprarlos en Savonnerie Savonnia (Le Pizou) y en Soleil de Mai (Castillonnes)

¿Una foto de recuerdo? Y ataviados de época. En Monpazier tienes Photo Retro. Nosotros nos hicimos una en la puerta, no se animó mi dueña a vestir ropajes de ningún tipo jeje.

 

Bergerac con perro

Hay muchos talleres de artesanos en Bergerac y alrededores pero todos estos ¡puedes visitarlos con tu perro!

6. Disfruta del río: canoas y paseos en barco

Tanto en el Valle del Dordoña como de Vézère, encontraréis un montón de empresas que os ofrecen alquiler de canoas. Os dejo algunos nombres por aquí. Suelen estar disponibles desde junio/julio hasta finales de agosto.

En la Dordoña: Cyrano Canoë (Creysse), Canoë River (Le Buisson de Cadouin), Canoë Attitude (Gardonne), Galo Canoë Kayak Port Sainte Foy, Canoë Kayak Saint-Antoine de Breuilh, A Canoë Raid (Siorac en Perigord), A Canoë Detente Dordogne (Saint Vicent de Cosse). Podría continuar con la lista pero es infinita. Casi seguro que en cualquier localidad junto al Dordoña tenéis canoas para alquilar, y una gran mayoría son dogfriendly.

 

Bergerac con perro

 

Excursiones en barco o bateaux promenade, que suena mejor: Las gabarras de Bergerac, sin ir más lejos, en el Quai Salvette.

 

Bergerac con perro

Las famosas gabarras del Dordoña

7. Otras actividades en Bergerac con perro

No voy a extenderme ya que son muchísimas pero también porque, a pesar de que admiten perros, no me parecen muy respetuosas con mis otros congéneres. Se trata de paseos en carros de caballo o en asnos, y también de zoos. No voy a soltaros ningún sermón pero, por favor, no contribuyáis al sufrimiento animal.

Si, además de con vuestro perro, viajáis con niños hay un montón de actividades lúdicas e interesantes como los del Castillo de Bridoire, el Port Miniature de Bergerac, Le Conquil en Saint Leon Sur Vezere un parque-aventura de la prehistoria.

Visitas a productores: granjas, agricultura biológica, productores de Foie gras, miel, pan artesano. Si queréis preguntarme por algo en concreto, me escribís en los comentarios y os consulto mi lista.

Rías Baixas con perro (2022)

¿Pensando en viajar a Rías Baixas con perro? Yo he visitado en dos ocasiones esta comarca gallega, así que puedo contaros algunas cosillas sobre lo que podéis hacer y visitar, daros algunos dato sobre alojamientos, restaurantes, actividades y mucho más. Ya os adelanto que hay planes reguau.

Rías Baixas con perro: lo mejor (y lo menos bueno)

Lo mejor en Rías Baixas: playas caninas

Disponer de 7 arenales, de los 12 habilitados en toda Galicia,  para disfrute de humanos y peludos no está nada mal ¿verdad? Aunque, como casi siempre, hay que puntualizar que las playas dogfriendly aquí y en casi todos los sitios no son las más grandes ni las mejores.

Os dejo la lista de playas caninas actualizada para 2022. Os aconsejo comprobar la lista siempre, ya que en ocasiones hay cambios de un año para otro.

Playas de O Espiño y O Portiño. Ambas en O Grove. Estas 2 playas se encuentran juntas, justo al lado del puerto deportivo de San Vicente do Mar.

Playa A Cunchiña. En Cangas de Morrazo y uno de los motivos que nos llevó a escoger esta preciosa localidad marinera. La playa es pequeña y con bastantes rocas pero al menos está limpia. En la temporada de verano abren un chiringuito para que los humanos también podáis disfrutar. En el resto de playas del municipio está totalmente prohibido el acceso aunque os voy a confesar que, al no estar en la temporada de baño, me convertí en un auténtico forajido fuera de la ley.

 


La lista la completan la Playa de Cesantes y Chapela en Redondela, Playa O Castelete, en Vilagarcía de Arousa y las Playas da Foz y da Calzoa, en Vigo

 Consejos sobre transportes y visitas

Y esta es, como siempre, la parte menos dogfriendly de todas. Eso que no queremos llamar lo peor, así que lo dejaremos en «lo menos bueno». Tan solo en Vigo algunas mascotas pueden viajar en transporte público, y digo algunas ya que solo puedes hacerlo si eres pequeño  y vas dentro de transportín. Tampoco hemos encontrado ningún museo o actividad cultural en interiores donde poder acudir todos juntos. Si acaso algún centro comercial como el Vialia (la mayoría de sus establecimientos admite mascotas) pero no nos parece el mejor plan para unas vacaciones perrunas.

Nos fastidió muuucho no poder subir al trenecito turístico de Cambados, por ejemplo. Es una forma estupenda de recorrer esta localidad y , a pesar de que podía haber ido tranquilamente a los pies de mis dueños, sin molestar a nadie, ya que había compartimentos solo para dos personas, y que no se trata de compartimentos cerrados, de ninguna manera lo permiten. ¡Deberían «hacérselo mirar»! Grrrr

 

Tren turístico de Cambados donde ¡NO podemos subir!

 

La buena noticia es que hay una forma estupenda de viajar con tu mascota ¡En barco! La Compañía Mar de Ons realiza el trayecto Cangas de Morrazo-Vigo (y nos consta que también desde Moaña). Consulta los horarios pero cuando nosotros hicimos el trayecto había uno cada hora. Son 20 minutos de viaje que se pasan volando y con unas vistas increíbles. El billete cuesta tan solo 2,30€ ¡Y los peludos no pagamos! La normativa exige transportín o correa y bozal (ugggg, esto lo llevo fataaaal, pero no queda otro remedio).

 

 

Rías Baixas con perro: dónde alojarse

Una de las zonas con mayor numero de opciones dogfriendly en Rías Baixas es O Grove: dos playas, muchos alojamientos (una búsqueda rápida en un conocido portal de reservas nos dió un resultado de al menos 49 alojamientos disponibles) y una ordenanza municipal especialmente protectora con nosotros, los perros. Sin embargo, a mi familia no es la que más le gusta, quizá por ser demasiado turística.

En nuestra escapada más reciente (Semana Santa 2022) optamos por un apartahotel en Cangas de Morrazo, Rodeiramar 2a y solo podemos contaros cosas buenas de este hotel. Si viajas en familia, humana y perruna, puedes alojarte en los apartamentos de la planta baja donde además tienes disponible una mesita en el jardín. No cobran suplemento, perdón, un simbólico euro por día que se dona íntegramente a la Protectora del Morrazo ¿No os parece una idea genial?. También puedes quedarte solo en el apartamento si tus dueños tienen que salir a cualquier cosa o como en mi caso si prefieres echarte una siesta después de tanta visita y rutas ( No te olvides de poner el cartelito de NO molestar, jeje)

 

Rías Baixas con perro

Jardín de los apartamentos Rodeiramar2

 

La Península de Morrazo es la zona preferida de mi familia: por su microclima, sus playas, sus pueblos llenos de encanto marinero, su gastronomía…

En nuestro primer viaje a Rías Baixas (2015) optamos por quedarnos mucho más al norte, en La Illa de Arousa, un auténtico paraíso, aunque tengo que decir que todas las mañanas salía con el chubasquero puesto y en cuanto nos acercábamos a la Ría de Pontevedra salía el sol. Lo mejor es que todas las tardes, después de recorrer mil y un sitios, caminábamos hasta el faro de Punta Cabalo y ahí disfrutaba de lo lindo sube y baja por las calitas que encontrábamos a cada paso.

Nuestro alojamiento en La Illa eran los apartamentos Arosa, en pleno centro y muy bien equipados. Muy cómodo también para cuando yo prefería no salir (que eran pocas veces, jeje)

Planes dogfriendly en Rías Baixas según Tobyadvisor

Uy ¡Qué difícil me lo ponéis! Y es que hay taantas rutas y sitios increíbles… No me ha dado tiempo a conocerlos todos, así que os hablo únicamente de los lugares que han pisado mis patitas y de los planes que he compartido con mi familia en nuestros dos viajes a Rías Baixas. Os dejo una lista por aquí y os señalo mi planes Top.

Península del Morrazo: planes top dogfriendly

Si me preguntáis cuales son mis planes top dogfriendly en Rías Baixas tengo que admitir que la Comarca de O Morrazo lo tiene todo: playa canina, pueblos llenos de encanto, rutas  junto al mar y también siguiendo el curso de ríos, restaurantes para chuparse los dedos y los bigotes… Vamos allá. No los numero, ya que es muy difícil decidir cuál de todos merece el número uno. Mira, igual al final del post os dejo una encuesta.

Mirador de Cabo Home

Visitar su famosa caracola, especialmente al atardecer. Con unas vistas increíbles sobre los acantilados de Donon, esta escultura obra de Lilo Portela, se ha convertido en uno de los puntos más fotografiados e instagrameables. Tengo que decir que nos ha sorprendido la cantidad de gente que hemos encontrado esta vez ¡Nada que ver con 2015! ¿Será cosa de Instagram? Aprovechad para tomaros algo en la cafetería del mismo nombre, «Caracola de Cabo Home», su enorme terraza es una maravilla.

Ruta de los faros en Cabo Home

Una preciosa ruta entre los faros de Punta Subrido, el de Cabo Home y el de Punta Robaleira, con vistas a las Islas Cíes y la isla de Ons. Además los humanos pueden darse un baño en la playa de Melide, una de las más bonitas del mundo mundial. Los perros NO podemos acceder, ya que posee bandera azul, pero si podemos estar en su chiringuito, justo en la entrada, bajo la sombra de los altísimos pinos que rodean la playa.

 

Rías Baixas con perro

Ruta de los faros de Cabo Home

Castro de Monte do Facho

Aprovechad a tope vuestra visita a Cabo Home para subir a este yacimiento galaico romano. Además del Castro, encontraréis una garita de vigilancia, de forma circular. Aunque el aspecto actual es del S. XVIII, su base forma parte de un antiguo faro de la Edad Media. Mirad que guapo y jovenzuelo salgo en la foto ¡En 2015 subí al punto más alto!

 

Rías Baixas con perro

Paseo marítimo y playa de Moaña

Kilométrico y precioso, no os cansaréis de este paseo con vistas sobre la playa. Por cierto, que la playa no es dogfriendly peeero había muchos perretes y yo «volví a liar una de las mías» corriendo detrás de las gaviotas. No contaba yo con que la marea subiese tan rápido y Marina tuvo que arremangarse los pantalones para sacarme del agua.

 

Rías Baixas con perro

 

Recomendación importante en Moaña: comer en La ovella negra. Un local en el que somos bien recibidos. Tienen habilitada una terraza completamente cerrada en la que coincidí con muchos compis perrunos. Se come de rechuparse los bigotes.

 

Ruta de los molinos de A Fraga

Justo frente a la playa, desde un parque, veréis señalizado el inicio de la ruta. Por supuesto que solo hicimos un pequeño tramo ya que después de mi aventura tras las gaviotas estaba «derrotao» y además hacía bastante calor. Perfecto si queréis mojar las patitas en las pozas que hay durante el recorrido, aunque yo hubiese preferido nadar con los patos, jeje.

Bosque Encantado de Aldán

Un auténtico bosque de cuento, castillo incluido, con su foso y su puente levadizo. Bueno, en realidad se trata de la Casa Torre de Aldán, en la finca de O Frendoal, pero os aseguro que a mi me pareció ver duendecillos escondidos por todos los rincones, además de muchos niños y otros tantos perretes. Y en realidad, es solo una fachada, pero shhhhh es un secreto, en la foto puedes parecer el mismísimo Conde o Condesa.

 

Rías Baixas con perro

Pasear y mojarte las patas en el río Orxe, esconderte entre los árboles que tienen formas caprichosas y extrañas… es un auténtico perriplanazo.

 

Rías Baixas con perro

Ría de Aldán

Podéis aparcar en el Puerto, donde además encontraréis el monumento a Antonio y Josefa, un matrimonio vinculado a la industria conservera y los barcos de pesca. Seguro que no os resistís a fotografiaros a su lado, mirando al mar, todo el mundo lo hacía, pero yo lo de posar…

Las vistas sobre la Ría de Aldán y sus playas son preciosas, mirad, mirad…

 

Disfrutar de una buena mariscada en Bueu

Pues sí, que ya sé que no es comida de perros pero yo no le hago ascos a un buen langostino, o una cigalita. Os voy a recomendar un sitio donde compartirla con vuestros humanos: La Estrella, una marisquería de las «de toda la vida». Tienen habilitada una terraza cubierta en la que podéis comer si sois familia peluda y la verdad es que me trataron muy bien. Antes de la cena, para hacer hambre, recorrimos el Paseo marítimo y fuimos hasta el Museo Massó (si, como la famosa conservera que había junto a la playa canina de Cangas ¿Os acordáis?) aunque el museo no es dogfriendly, así que solo para humanos.

Punta Da Mona

Uno de los secretos mejor guardados de O Morrazo, un mirador increíble y una pequeñísima playa cuando la marea está baja, claro. Al no ser una playa como tal (no hay servicios ni vigilancia) es un sitio estupendo para daros un chapuzón con vuestros dueños. Hay acceso por unas escalera de madera y, como tampoco se puede llegar en coche, es un sitio que solo conocen los lugareños ¡Bueno, ahora que me he chivado, ya no! Creo que tenéis que incluirlo en vuestro plan y seguramente está muy arriba en mi lista de cosas que hacer en Rías Baixas con perro. No me negaréis que parece el mismísimo Caribe.

 

Hacer una ruta de Miradores

Aunque os confieso que yo no soy muy amigo de los famosos miradores ¡Sufro de vértigo! Los humanos se empeñaron en llegar hasta el de Monte Faro, el punto más alto de O Morrazo. Ni por asomo me iba yo a arrimar para sacarme una foto. Por cierto, la carretera que sube desde Moaña está hecha unos zorros.

 

Poza Da Moura

Nos quedó pendiente por falta de tiempo, aunque nos han asegurado que es uno de los parajes más bonitos de la zona ¡Otra vez será!

Otros planazos en Rías Baixas con perro

Recorrer la Illa de Arousa

Podéis recorrerla enterita, de arriba a abajo. Bueno, excepto en el Parque Natural de Carreirón, tenéis Illa para rato: a pie, en bici… Tampoco podemos acceder a las muchas playas con bandera azul pero esto no supone un problema ya que hay una cantidad enorme de calitas (sin servicios) en las que darse un chapuzón y estar tranquilos. Como ya os adelanté, el paseo hasta el faro de Punta Cabalo es un plan muy, pero que muy, top.

 

Visitar algunos de los pueblos más bonitos de Rías Baixas

Por ejemplo, Combarro. Esta pequeña localidad que pertenece al Municipio pontevedrés de Poio, está declarada Conjunto Histórico Artístico desde 1972, además de incluirse en la famosa lista de los pueblos más bonitos de España. No seremos nosotros los que digamos lo contrario: sus callejuelas y su ambiente marinero y especialmente sus hórreos ¡Nada menos que unos 60 , hay quien dice que incluso más, 30 de ellos a orillas del mar! La única pega es que el pueblo es muy pequeño y hay muchísima gente ¡Está lleno de restaurantes! aunque yo no comí en ninguno así que no os puedo recomendar alguno que sea dogfriendly.

Conocer O Grove y La isla de La Toja (si, la del jabón)

Ya os he dicho que aquí hay un par de buenas playas caninas. He leído en una conocida página de opiniones (parecida a Tobyadvisor jeje) que, en La Toja,  en los barcos que realizan la famosa excursión para visitar las mejilloneras (degustación incluida) podemos acompañar a nuestra familia, aunque yo no lo puedo asegurar al 100%. Os recomiendo consultar directamente con las navieras si estáis interesados en esta actividad cuando visitéis Rías Baixas con perro (y de paso, nos lo confirmáis, ¿vale?)

Recorrer el Casco Viejo de Pontevedra

Una ciudad realmente bonita aunque para visitar algunos lugares, como la Basílica de Santa María la Mayor, a mi familia  no le queda otra que turnarse y esperar conmigo fuera. Para comer, encontraréis mil lugares con terraza en sus callejuelas y Plazas, como la de La Verdura o La Leña.También merece la pena que los humanos se asomen a su mercado de abastos.

 

Rías Baixas con perro

 

Así que si te has planteado visitar Rías Baixas  tu perro habrás comprobado que es una idea muy guau. Si además buscas otros destinos por el norte de España y prefieres la montaña, echa un ojo a algunas de mis propuestas.

Ah, y no me he olvidado de la famosa encuesta: ¿Cuál de todos estos planes dogfriendly os ha gustado más? ¿Hacemos un top 5 de planes con perro en Rías Baixas? Os leo en los comentarios.¡Lametones para todos!

Vía Verde de Kadagua: de Arbuio a Sodupe

La Vía Verde de Kadagua, que transcurre junto al cauce del Río con el mismo nombre, es un estupendo paseo que comienza a tan solo 8 kilómetros de Bilbao. El itinerario sigue el antiguo trazado del tren de la Robla, entre el barrio de Irauregi (Alonsotegi), en el Bilbao metropolitano, y Balmaseda, en el corazón de Las Encartaciones.

El recorrido completo puede hacerse muy bien en bici, pero a pie, y para senderistas poco experimentados como nosotros, quizá resulte excesivo. Por esto escogimos unos de los tramos, el que va de Arbuio hasta Sodupe, 5,6 kilómetros ida y otros tantos de vuelta.

 

Fue este verano pasado cuando descubrimos alguna de las Vías Verdes de Euskadi, la de Arrazola concretamente, también de recorrido asumible, perfecta para hacerla con nuestro Toby, que ya tiene cierta edad.

 

via verde de kadagua

 

La Vía Verde de Kadagua no es, seguramente, tan espectacular como otras en las que se pasea junto al mar o rodeados de altas montañas, pero tiene la enorme ventaja de que está mucho menos concurrida. Y esto, en los tiempos de pandemia que corren, es todo un lujo. Eso no quita que encontremos, en este tramo, rincones llenos de encanto.

 

via verde kadagua

Vía Verde de Kadagua: datos prácticos

Para llegar al barrio de Arbuio debéis tomar la salida 10 del corredor del Kadagua. Podéis aparcar en el polígono industrial que encontraréis junto a la rotonda y frente a la Ermita de Nuestra Señora de la Guía, que es precisamente donde se inicia el camino hacia la Vía Verde.

Otras opciones son llegar en tren desde Bilbao, a  la estación de La Quadra, pequeñísima localidad que atravesaréis en el recorrido, o a Sodupe. También es posible hacerlo en autobús (3 líneas de Bizkaibus).

En La Quadra encontraréis un área de recreo en la que sentaros a comer y columpios para los niños. Por lo demás, en el trayecto de la Vía Verde de Arbuio a Sodupe no encontramos más fuentes. Por tanto, aseguraos de llevar agua en vuestra mochila. Lo que si hay, en el camino, son algunos bancos en los que descansar si fuese necesario.

El  terreno apenas tiene desnivel, excepto en el inicio del recorrido, que además no se hace por la Vía Verde en sí, sino por un arcén habilitado como peatonal en la antigua carretera BI-636. Apenas hay tráfico, de hecho tan solo nos cruzamos con un vehículo.

 Arbuio – Sodupe:

del Gran Bilbao a Las Encartaciones

La población de Alonsotegi estuvo unida al Municipio de Barakaldo hasta el año 1990, cuando se segregó. Forma parte por tanto de lo que se conoce como Gran Bilbao. Es en el barrio de Arbuio donde iniciamos esta ruta de la Vía Verde que se interna en la Comarca de Las Encartaciones recorriendo pocos kilómetros.

La primera población encartada que atravesamos es La Quadra, una de las 4 localidades que conforman el Municipio de Güeñes. De apenas 400 habitantes, quedan algunos vestigios de su importancia histórica, como el papel defensivo del Valle del Cadagua durante las llamadas Guerras Banderizas. Estos violentos enfrentamientos tuvieron lugar a finales de S. XIII (y continuaron en el siglo siguiente) entre los linajes de los Ochoa de Butrón y los Sánchez de Zamudio.

La Casa Torre de La Quadra todavía conserva ambos escudos. Junto con la Iglesia De San Pedro, vinculada a la Torre, es parte del patrimonio que permanecen  la localidad. El antiguo Camino Real discurría por aquí, sin olvidar que en el trayecto recorremos también parte del Camino De Santiago, que veréis debidamente señalizado.

 

 

Es una pena que no se conserven más edificaciones típicas  y caseríos, y en las Encartaciones abunden ahora las nuevas construcciones muy alejadas de la estética tradicional.

Vía Verde: por la ribera del Kadagua

Lo mejor de esta ruta es el tramo que acompaña el curso del Río, entre arbolado, y los saltos de agua en la presa que son un auténtico espectáculo. Juzgad vosotros mismos.

 

via verde de kadagua

 

El final de nuestra etapa es la localidad de Sodupe, a la que se accede por el barrio de Iartu, y atravesando el puente sobre el río Herrerías se llega a la Iglesia de San Vicente Mártir, cuya torre se divisa a bastantes metros de distancia.

 

 

Caseríos, huertas y rebaños de ovejas que se recogían al paso de Toby. (Quién sabe a que labores se había dedicado antes de llegar a nuestra familia. De hecho fue encontrado y recogido en esta zona).

En Sodupe podéis hacer una parada técnica para reponer fuerzas. Nosotros optamos por una de las terrazas en la plaza frente a la iglesia antes de iniciar el camino de regreso.

 

via verde de kadagua

 

Le estamos cogiendo el gusto a esto de recorrer las Vías Verdes y aún nos quedan muchas por descubrir en Euskadi. Si queréis saber más sobre esta iniciativa de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, echad un ojo a su web. ¿Os animáis a pasear por alguna?.

 

 

Los mejores planes en Euskadi con perro (Actualizado 2022)

Si estás pensando en venir a Euskadi con tu perro y te preguntas qué cosas puedes ver o hacer con tu mascota, has llegado al post justo. Aunque ya os di algunas pistas en  «los mejores perriplanes en Bilbao y alrededores», quiero hablaros sobre todos los lugares nuevos que he descubierto este año. Como dicen nosequé de un bicho, mis humanos no me han llevado de viaje muy lejos, como otras veces, pero os aseguro que no me he aburrido nada de nada.

Hay muchos lugares para visitar en Euskadi con perro pero yo, como siempre, solo os voy a hablar de los que han visto mis ojos y pisado mis patitas.

Antes de ponerme al lío, comentaros que la mayoría de estas salidas las hicimos en verano. Por desgracia en Euskadi no hay una sola playa canina ¡Y no será por falta de costa! Así que tenemos que esperar a que acabe la temporada de baño para corretear por los arenales, al menos por alguno. ¡ACTUALIZO! Seguimos sin playas caninas pero este verano de 2022, a partir de las 8 de la tarde, que termina el servicio de los socorristas, podemos acceder a las playas de Plentzia, Sopela, Barrika, Mundaka y Bermeo, todas ellas en la provincia de Bizkaia.

euskadi con perro

Euskadi con perro: planes en Bizkaia

A pesar de que vivo en esta provincia, no vayáis a pensar que conozco todos los rincones todavía. Además de nuestros planes habituales, que ya os conté en su momento, tomad nota de algunos más que merecen mucho la pena.

Vía verde de Arrázola

Supongo que ya sabéis que las vías verdes discurren por antiguos trazados ferroviarios. La de Arrázola, concretamente, parte de la localidad de Apatamonasterio, en la comarca del Duranguesado, hasta la antigua estación de El Tope, siguiendo el trazado que llevaba hasta las explotaciones mineras de Erotabarri. Es una ruta muy muy fácil, unos 5 km (10 entre ida y vuelta) apta para todos, pequeños y grandes, y para vejetes como yo, aunque os aconsejo no hacerla en días de mucho calor.

 

El paisaje es impresionante, a los pies del Amboto (u Anboto), uno de los montes más importantes por su ubicación, entre las provincias de Bizkaia y Araba, y por estar ligado a la mitología vasca ya que se dice que en su cima habita Mari, la dama del Anboto, diosa de la naturaleza y la justicia.

 

 

A los humanos les encanta por los caseríos antiquísimos (del S. XVI nada menos) y las Ermitas, como la de San Roque,  que se ven durante el recorrido. También encontraréis áreas de esparcimiento para descansar, refrescaros o hacer un picnic todos juntos.

 

euskadi con perro

 

A mi, lo que más me ha gustado del recorrido es poder mojarme las patas en el río (el Arrázola) y conocer a un montón de animales como cerditos o cabritillos. Eso si, nada de molestar ni ladrarles ¡Eh! Es por eso que es obligatorio ir con correa acompañando a vuestros humanos.

¡Actualizo! Si esto de las Vías Verdes os gusta, anotad la del Kadagua. De momento hemos recorrido dos tramos, de Arbuio a Sodupe y de Sodupe a Güeñes, en la Comarca de Las Encartaciones, en la que hay mucho que ver y disfrutar.

Parque Natural Gorbeia

Es probablemente uno de los espacios naturales más visitados de Euskadi y el más grande de todo el territorio, con más de 20.000 kilómetros cuadrados. Abarca tanto la provincia de Bizkaia como la de Araba, aunque nosotros visitamos la vertiente bizkaina.

Hay multitud de rutas en ambas, algunas tan espectaculares como la que lleva a la cascada y mirador de Goiuri, en Araba (han prometido llevarme, pero que no piensen que se me va olvidar grrr)

Os aconsejo madrugar si vuestra intención es acceder a los aparcamientos que hay cerca del famoso hayedo de Otzarreta o el humedal de Saldropo, muy próximos los dos, pero otra opción, recomendable, es aparcar en el puerto de Barazar y subir caminando. Es un paseo estupendo y apto para todos.

Recordad que es un espacio natural protegido así que nada de ir a vuestro aire ni perseguir fauna o vacas. Si sois muy obedientes y vais pegados a vuestros dueños no hay problema aunque en realidad se debe ir con correa.

 

euskadi con perro

 

El famoso hayedo es uno de los lugares con más encanto de este parque y también uno de los más fotografiados, especialmente en otoño. Por un momento creí que estaba lleno de gnomos pero ¡Eran niños!

No olvidéis una mochila con provisiones, el tronco de un árbol puede convertirse en el mejor restaurante con vistas. Mis humanos compartieron un bocadillo conmigo, aunque siempre podéis optar por bajar a comer a alguna de las localidades cercanas.

Otxandio

A los pies del Gorbeia, este pueblo, cuyo casco histórico fue declarado conjunto monumental, puede ser un buen sitio para darse un homenaje gastronómico después de la caminata por el Parque.

Su plaza Mayor (Nagusia) es el punto de encuentro de visitantes y otxandiarras y un lugar estupendo para corretear sin problema ¡Anda que no hice amigos!. A vuestros humanos les gustará ver el ayuntamiento, un edificio de 1742  que está declarado monumento nacional, también la iglesia de Santa Marina y la fuente de Vulcano (Dios del Fuego), en homenaje al pasado de la Villa y la importancia que tuvieron las fraguas.

 

euskadi con perro

 

Desde la plaza Andikona hasta la plaza Nagusia pasamos por delante de varios restaurantes (uffff… olía que alimentaba) así que tenemos que volver para probarlos.

Playa de Azkorri (Getxo)

Hemos tenido que esperar a que acabase la temporada de baño para disfrutar de lo lindo de esta playa, que no es de las mejores de Euskadi pero es perfecta para nosotros, ya que hay bastantes piedras y la arena es mas bien gordita. Desde el 1 de octubre, y a pesar del cartel de «perros no», este arenal se convierte en un paraíso perruno. Si a eso sumamos el buen tiempo que nos ha acompañado durante el otoño, no puedo estar más contento. Ahora toca esperar a que la lluvia y el frío nos den una tregua pero, bien pensado, hasta el 15 de junio que comienza de nuevo la temporada oficial de baño, tengo muuuuchos días para volver.

 

euskadi con perro

 

Otro arenal dogfriendly, fuera de temporada, es el de Ereaga, en la misma localidad, aunque mis humanos prefieren Azkorri ya que no hay ninguna carretera cerca.

Euskadi con perro: planes en Gipuzkoa

Explorar esta provincia, por la costa o el interior, ha sido un auténtico perriplanazo. Pueblos preciosos, playas estupendas (que no he podido pisar, grrrr) comida rica (que algo ha caído) y hasta museos en los que somos bien recibidos. Aquí van mis recomendaciones.

Museo Vasco del Ferrocarril

En la bonita localidad de Azpeitia, que por cierto no pudimos recorrer debido a un brote de Covid-19, en la antigua estación y gestionado por Euskotren (recordad que en todos los transportes gestionados por Euskotren podéis acompañar a vuestros humanos) este museo contiene una de las mejores colecciones de Europa: locomotoras de vapor, diesel y eléctricas así como otro tipo de vehículos automotores (trolebuses, coches de bomberos etc)

 

euskadi con perro

 

Conoceréis la historia de la movilidad en Euskadi, desde finales del S.XIX a través de los objetos ligados al ferrocarril (uniformes, relojes, placas informativas o incluso vajillas utilizadas en los viajes en tren)

Aunque lo mejor de esta visita es que durante gran parte del año (desde Semana Santa hasta noviembre) y solo en fin de semana, podéis vivir la experiencia de viajar en una auténtica locomotora de vapor, La Aurrera, que recorre 5 km hasta la estación de Lasao, donde además podréis ver como se realiza el cambio de agujas, esto es como se desengancha la locomotora para ponerla otra vez en cabeza de los vagones. ¡Esto si que es viajar con el cha-ca-chá del tren! Así que ya sabéis… ¡Perriviajeros al tren!

 

euskadi con perro

Museo Ur Mara

Tengo que confesaros que yo no lo visité, pero mi humana tuvo la oportunidad de conocerlo y ha prometido llevarme algún día. En la localidad de Alkiza, en la comarca de Tolosaldea, este museo al aire libre es totalmente petfriendly. De hecho, su mejor guía fue Elorri, un colega peludo que conoce muy bien el lugar. No os perdáis su post sobre Ur Mara ¡Os lo recomiendo, es reguau!

De Mutriku a Deba

O de Deba a Mutriku que tanto monta, monta tanto… Conocer estas preciosas localidades de la comarca de Debabarrena es uno de los mejores planes con perro en Euskadi (incluso solo para humanos).

Ambas poblaciones están desde hace poco unidas por una vía peatonal, con unas vistas al mar de quitar el hipo. Tenemos pendiente regresar a Deba para conocerlo mejor, ya que solo lo vimos de pasada y nos dirigimos a Mutriku ¡La de tiempo que llevaba mi dueña dando la tabarra con visitar esta localidad! y no me extraña porque es precioooooosa.

En verano está a tope de gente, claro que con esas piscinas naturales increíbles y esas playitas (grrrrr la envidia que pasé viendo a los humanos) no es para menos. El tema aparcamiento está complicado pero os recomiendo el parking que hay junto a la Iglesia, no es nada caro y encontramos plazas libres sin problema. Desde allí mismo podéis empezar a recorrer las estrechas y empinadas callejuelas que bajan hasta el puerto y descubrir las fachadas de colores de sus casas y Palacios como el de Arriekatua, el de Zabiel o el de Montalivet.

 

 

El puerto de Mutriku es una auténtica postal. No os perdáis las vistas desde el mirador de Atxukale donde además encontraréis este precioso mural de una ballena ¿Quién se resiste a la foto para Instagram?

 

euskadi con perro

 

Como ya podéis imaginar, en esta zona se come un pescado bueniiiiisimo, aunque nosotros optamos por una sidrería en Deba, Txindurri Iturri, que además es suuuuperdogfriendly. Si estás pensando en visitar Euskadi con tu perro puedes incluso alojarte allí. Es una excelente opción para conocer la zona, el entorno es tranquilísimo y su chuleta im-presionante. Echad un ojo a su web.

Pasaia y Hondarribia

Podéis pasar un día estupendo visitando estas dos localidades, aunque os aseguro que bien merecen un día completo cada una.

Mi humana está «in love» con la localidad de Pasaia… ah espera que no es una, ni dos, ni tres… son cuatro núcleos urbanos, aunque casi todo el mundo se refiere a Pasaia (o Pasajes) para referirse a Pasai Donibane o Pasajes de San Juan. Las casas de colores salpicadas por el agua y el salitre, la montaña que se sumerge directamente en el mar encandilan a cualquiera. No es de extrañar que escritores, como Victor Hugo, se refugiasen aquí en busca de inspiración. Si me empeño, incluso  yo puedo escribir o recitar una poesía (en ladrido, claro está).

El Paseo de Puntas es una auténtica gozada. Además podéis hacer una parada en la Kantina Alabortza, un chiringuito «playero» al aire libre, frecuentado por muchos peludos y sus humanos, en el que ponerse como el Kiko y con unas vistas increíbles. Me dicen por aquí que recomiende su chorizo a la sidra.

Al final, hay una pequeña calita y encontramos ¡cabras tomando el sol! (en serio, no os estoy tomando el pelo) La verdad es que ni se inmutaban.

Si además queréis pasar al otro lado de la bocana del puerto, no hay problema, en el servicio de bote que cruza hasta Pasajes de San Pedro somos bien recibidos. Ni que decir tiene que la tradición del remo en Pasaia viene de hace muchos años.

euskadi con perro

 

Hondarribia (O Fuenterrabía) ostenta el título de uno de los pueblos más bonitos de Euskadi y también de toda España. Esta pequeña ciudad amurallada, de calles adoquinadas y trazado medieval está llena de historia por todos los rincones. Casas torre, baluartes, antiguos polvorines… se diría que están a punto de rodar una peli de aventuras o de ambientación histórica. De hecho, estas calles han sido escenario de muchos rodajes cinematográficos, antiguos y recientes, entre ellos la famosísima «Papillón».

 

euskadi con perro

 

Pequeños comercios que te trasladan a otra época, calles con nombres de gremios, fachadas blasonadas que desembocan en la plaza de Armas. En esta plaza el Castillo de Carlos V, hoy convertido en parador nacional, comparte espacio con la imponente iglesia de Santa María de la Asunción y del Manzano. Os encontraréis con cuidadísimos edificios y pequeños hoteles que parecen de postal, con sus balcones llenos de flores. El casco histórico de Hondarribia es taaaan bonito que parece un decorado. Todo esto lo dice mi dueña, yo lo resumo en un Requeteguau.

 

 

Pero además, en Hondarribia, podéis visitar el barrio de la Marina, formado por antiguas casas de pescadores hoy convertidas en bares y restaurantes. Sus pintxos tienen tanta fama o incluso más que los de San Sebastián pero ¡Tened la cartera preparada! Muy dogfriendly no nos consta que sean (los restaurantes, aunque seguro que haberlos haylos) pero siempre queda la opción de las terrazas.

Un paseo por el puerto ¿Sabes que justo enfrente ya se encuentra Hendaya? Y lo mejor es que hay un servicio regular de barcos que cruzan la Bahía de Txindugui en los que podemos viajar sin problema. Es uno de los mejores planes con niños y por supuesto con tu perro en Euskadi. ¡Ese viajecito en barco lo tengo pendiente!

Parque Natural Aiako Harria

Este ha sido nuestro último descubrimiento y tengo que admitir que es un planazo con perro en Euskadi. Solo advertir, una vez más, que al tratarse de un Parque Natural la normativa dice que debemos ir atados. Aún así, siempre hay alguna explanada en la que corretear y jugar con la pelota (quienes juguéis, claro, porque yo de toda la vida prefiero un palo y cuanto más grande mejor) pero por los senderos ojito que hay una cantidad de fauna…

El acceso al Parque puede hacerse desde cualquiera de las 5 localidades que abarca: Donostia, Errenteria, Hernani, Irún y Oiartzun.

Nosotros los visitamos en primer lugar desde la localidad de Oiartzun ya que nuestro perriplan del día era recorrer la Vía Verde de Arditurri que lleva a las famosas minas romanas del mismo nombre. Como es un camino muy largo (unos 6 km de ida y otros tantos vuelta, claro), y además yo no puedo visitar las minas, caminamos algo más de la mitad, hasta el barrio de Ergoien, con la intención de hacer allí una «parada técnica» (vamos, para que los humanos pudiesen comer) Pero nos encontramos con la desagradable sorpresa de que en el único restaurante que había sitio no me dejaban acompañar a mi familia ¡ni en terraza! Para que lo sepáis el restaurante se llama «Tolare».

Dice mi dueña que no termina de comprender por qué es tan complicado comer con tu perro en Euskadi… ufff y a un pasito de la frontera, que casi nos dieron ganas de pasar a Iparralde.

Aparte de esto, la Vía Verde es una chulada, con muchas fuentes por el camino ¡Hasta atravesamos un túnel! y varias áreas de descanso con baños (importante, aunque yo meo en cualquier sitio jeje) y me mojé las patas en el río (el Oiartzun)

Pero como «no hay mal que por bien no venga» cambiamos de rumbo y fuimos a comer a Errenteria, siguiendo las recomendaciones de nuestra amiga Oiartza, bloguera de Furgobidaiak. Pero no creáis que a cualquier sitio… GPS en marcha y acabamos en pleno corazón del Parque Natural ¡Que sorpresón! De camino al restaurante (hay bastantes en la zona, nosotros fuimos al Susperregui, que había sitio en su terraza) descubrimos unas zonas de esparcimiento suuuuper, con barbacoas, fuente. Eso sí, estaba llenísimo de coches y familias.

Hay muchas rutas de senderismo bien señalizadas, y además en la Casa del Parque os darán toda la información que necesitéis.

Euskadi con perro: Araba

Vitoria, una de las ciudades más dogfriendly de España

Su capital está considerada una de las ciudades mas amigables con nosotros los perros, y tiene unas enormes zonas verdes y áreas de esparcimiento. Solo estuve unas pocas horas en la ciudad pero pude acompañar a mis dueños en bares y cafeterías sin ningún problema ¡Ah y podemos subir en el tranvía sin límite de peso! (por si queréis o tenéis que aparcar fuera del centro)

Seguramente la provincia de Araba es la menos conocida de Euskadi pero os aseguro que tiene rincones increíbles. Parques Naturales y pueblos llenos de encanto a los que que estoy deseando volver.

Rioja Alavesa: un paseo entre viñedos

Esta fue nuestra última escapada antes de que nos confinasen este otoño y no pudimos elegir mejor destino. Si visitas Euskadi con tu perro (o sin él jeje) no puedes perderte un recorrido por los maravillosos pueblos y paisajes, especialmente en otoño o primavera, de La Rioja Alavesa.

Aunque la zona es conocida por sus vinos y bodegas, no es necesario que te guste el vino para disfrutar de los preciosos campos de viñas y de los miradores increíbles. Os recomiendo, además, visitar algunos pueblos de la zona (hay muchos más para incluir en la lista pero estos son los que pudimos visitar en un día). ¡Tomad nota!

Nuestra primera parada fue en un pequeñísimo pueblo amurallado, Salinillas de Buradón, que pertenece al municipio de Labastida. Con poco más de 100 habitantes conserva sus puertas de entrada, y lo que fue el Palacio de Oñate del que hoy apenas quedan unas ruinas. La verdad es que estaba muy animado y nos sentamos a comer un riquísimo pintxo de tortilla en «El rincón de Buradón» antes de dar un paseo por los alrededores del pueblo que son una auténtica maravilla.

 

 

Recorrer Labastida es como visitar un museo de la heráldica al aire libre. En su calle Mayor encontraréis un montón de Casas Palacio con sus escudos en las fachadas. Yo no tengo mucha paciencia pero aún así dejé que mi dueña leyese tranquilamente algunas de las explicaciones sobre el origen de cada uno. Además de todo esto, la gastronomía y los vinos son otras dos buenas razones para visitarla.

 

euskadi con perro

 

Lo mismo ocurre con otra población cercana, Elciego, conocida por sus bodegas, algunas diseñadas por arquitectos de renombre como Frank Ghery (si, si, el mismo de nuestro museo más famoso en Bilbao, el Guggenheim) Aquí pudimos disfrutar de un paseo maravilloso entre viñedos. Estas rutas las veréis señalizadas, al igual que las que os llevan a los famosos miradores. A estos últimos llegaréis a través de pasarelas que parten de la Ermita de San Vicente, aunque a mí lo de caminar por pasarelas no me gusta nada de nada ¿Y si me cuelo por las rendijas, eh?

La verdad es que es disfrutamos un montón de lo bonito que estaba el campo en otoño ¡Estos días está nevando! que también debe ser chulo…

 

 

No os vayáis sin dar una vuelta por el centro del pueblo. Encontraréis, al igual que en Labastida, Palacios barrocos, como el Palacio Navarrete Ladrón de Guevara, más conocido como Casa de los Hierros. Pero hay muchos más, os enamoraréis de cualquiera de sus casas al instante (o eso dice mi dueña).

 

euskadi con perro

 

Ruta por la Cuadrilla de la Montaña Alavesa

Animaos a conocer la Cuadrilla de la Montaña Alavesa. Ojo, que no se trata de un grupo de amigos, por mucho que en Euskadi oigáis hablar de la cuadrilla. Es una forma de ordenación territorial, similar a las Comarcas pero que en la provincia de Álava , o Araba, se denominan así.

Dicho esto, yo no podía imaginar que en esta zona hubiese taaanto que ver y tantos perriplanes para disfrutar todos juntos.

Podéis comenzar vuestro itinerario visitando el Parque natural de Izki. Desde la localidad de Korres parten múltiples rutas por el Parque, aunque una de las más sencillas y bonitas es la que lleva al mirador de Izki, y es la que nosotros escogimos. El primer tramo es un poco cuesta arriba, así que llevad agua, que yo acabé con la lengua fuera. Arriba se estaba muy fresquito, que conste, y las vistas merecen mucho la pena, aunque a mi eso de asomarme a barandillas no me gusta nada de nada, y es que sufro de vértigo ( si, los perros también tenemos vértigo)

 

Euskadi con perro

 

El pueblo estaba en proceso de rehabilitación y seguro que quedará precioso. Invitad a vuestros humanos a una cervecita y un pintxo en el bar del pueblo (y de paso, a ver si cae algo, jeje)

Hablando de pueblos bonitos, muy cerca queda el Concejo de Antoñana. Pertenece al municipio de Campezo y es un lugar estupendo alejado del turismo de masas (Shhhh, es un secreto) Aunque apenas tiene 100 habitantes, este pequeño lugar esta lleno de historia, y mira que a mi dueña le gustan las historias, sobretodo si están llenas de disputas y batallitas. Y aquí, de todo eso hubo mucho, durante la Edad Media entre los Reinos de Navarra y Castilla. Pasead tranquilamente por sus calles, rodeando los restos de la muralla. Además por aquí transcurre el Camino Ignaciano ¡Ese aún no lo conocía! pero mira, no siempre voy a ser perregrino a Santiago.

 

Euskadi con perro

 

Precisamente desde Antoñana se llega a uno de los parajes naturales que más nos gustaron en la Cuadrilla de la Montaña Alavesa y que, de verdad, es un imprescindible si vienes a Euskadi con tu perro. Se trata de la ruta a la Cascada de Aguake, a tan solo 2 km del pueblo, así que es un recorrido facilito y apto para perros abueletes como yo.

Lo mejor es que junto al curso del río Sabando podéis descansar y relajaros, o comer un bocadillo como hicimos nosotros. Ni que decir tiene que disfruté de lo lindo mojándome las patas. La Cascada, por cierto, es una preciosidad.

 

Euskadi con perro

 

Si has llegado hasta aquí, gracias por tu paciencia. Espero que te animes a visitarme y que se te hayan puesto los dientes largos después de conocer taaaantos planes en Euskadi con perro. Hay muchos más, no vayas a creer, pero estos que te propongo no están nada mal . Un montón de lametones para todos ¡Os espero!

Una perriescapada por El Bierzo

Regresar a El Bierzo con perro, osea conmigo, era uno de los planes pendientes que tenían mis humanos. Después de su breve escapada en Semana Santa de 2019, aún les quedaban muchos lugares por descubrir y estaban deseando visitar de nuevo esta comarca leonesa, para poder disfrutar todos juntos de la tranquilidad y los paisajes bercianos.

Aunque su capital, Ponferrada, ostenta el título de una de las mejores ciudades dogfriendly de España, mis dueños prefirieron escoger un alojamiento en un lugar más apartado y tranquilo, rodeados de naturaleza y lugares estupendos para pasear.

Tomad nota de todo lo que hicimos en un «finde» largo y animaos a visitar el Bierzo en familia, humana y perruna. ¡Actualizo! Hemos visitado de nuevo El Bierzo, así que os añado toda la información en el post.

El Bierzo con perro: dónde alojarse

Hoteles, hostales, casas rurales y un montón de apartamentos son algunos de los alojamientos dogfriendly que encontrarás en El Bierzo, especialmente en Ponferrada y alrededores. En esto ha influido la labor que realiza la Asociación de propietarios y amigos del perro. Nos llamó muchísimo la atención la cantidad de establecimientos que encontramos en Molinaseca, uno de los municipios más visitados en pleno Camino de Santiago.

Nuestra elección: La casa del Peregrino (El Acebo de San Miguel)

Un pequeño hotel rural en la calle principal de este pequeñísimo pueblo, el primero de El Bierzo si llegas desde Astorga. En la salida (o entrada, según se mire) de la carretera que lleva a Ponferrada, tienen un enorme albergue pero nosotros preferimos quedarnos en el hotelito.

No solo pude dormir con mis dueños sino que también pude estar con ellos en la cafetería y durante el desayuno, con lo que el problema habitual en muchos hoteles, en los que no se nos permite el acceso a las zonas comunes, no lo tendréis. Os puedo asegurar además que Ana, la chica que lo atiende, es un verdadero encanto.

Si estáis pensando en hacer el Camino de Santiago, sabed que en El Acebo hay varios lugares donde los «perregrinos» sois bienvenidos. Además de La Casa del Peregrino (tanto el Hotel rural como el Albergue) el Mesón el Acebo también ofrece alojamiento y comidas. Mi perriamigo Mochilo os recibirá encantado.

El Bierzo con perro: las mejores excursiones

Si sois grandes excursionistas y estáis habituados  a dar largas caminatas, en El Bierzo tenéis camino para dar y tomar, pero si como nosotros (uno va cumpliendo años)  preferís los paseos más relajados, opciones no faltan. ¡Tomad nota de nuestras propuestas!

 El Acebo y Riego de Ambrós

Estas dos localidades pertenecen en realidad al Municipio de Molinaseca. Podéis visitar este precioso lugar y caminar junto al río o pasar por su famoso puente romano pero a nosotros, particularmente, estos otros pequeñísimos pueblos nos han encantado.

 

El Bierzo con perro

Monumento al peregrino ciclista

Como ya os he dicho, nos alojamos en El Acebo de San Miguel y aunque normalmente este lugar está muy animado y lleno de peregrinos, en septiembre estaba mucho más tranquilo y era estupendo pasear por el Camino Real, que cruza todo el pueblo, al atardecer, con una temperatura buenísima. Desde la Fuente de la trucha hasta el monumento al peregrino ciclista (en homenaje a Heinrich Krase, que murió en 1987 en un accidente con su bicicleta mientras hacía el Camino) podréis disfrutar de la arquitectura típica de este pueblo, catalogado como conjunto histórico. Yo no se muy bien que es exactamente eso pero puedo aseguraros que es reguau. También podéis subir hasta la Iglesia de San Miguel y el parque infantil del pueblo desde donde hay una vista estupenda y una buena explanada para corretear. Eso si ¡dejad todo bien limpio!

Riego de Ambrós está a muy pocos kilómetros de aquí y nos pareció una preciosidad de sitio, con calles empinadas y casas cuidadísimas ¡hasta hice algún amigo! En la entrada, casi en la carretera,  hay un bonito parque junto a la Iglesia de Santa María Magdalena. Desde Riego de Ambrós se puede llegar a Molinaseca por el sendero de los puentes de Malpaso, sobre el río Meruelo ¡Será por rutas!

 

El Bierzo con perro

Compludo

El Valle de Compludo es seguramente uno de los más bonitos de la comarca de El Bierzo para visitar con tu perro. Pasear por sus senderos, acompañados del sonido del río entre frondosísimos bosques de árboles centenarios, es una auténtica maravilla.

Si sois senderistas muy top no debéis perderos la excursión hasta la Cascada del Gualtón, por un camino de montaña que parte de Carracedo de Compludo. Nosotros no la hicimos, pero disfrutamos de otros paseos geniales.

El recorrido hasta la famosa Herrería de Compludo desde la zona habilitada como parking es apto para todos los públicos, incluso para niños o vejetes como yo. Mi familia humana visitó la Herrería el año pasado y dicen que les gustó muchísimo.

Ya en la población de Compludo, junto a su Iglesia y el Cenobio en que se recuerda a San Fructuoso, fundador de nueve monasterios, vale la pena adentrarse en los caminos que llevan hasta el Molino, o a la llamada explanada  del Monasterio (si, el de San Fructuoso, del que no queda nada) Eso si, cuidadín con acercaros a las fincas con perros de guarda ¡Vaya genio se gastan mis colegas de 4 patas! En cualquier caso yo paseo atado (mis dueños no se fían de mi… total porque persigo gatos u otros animales)

 

Molino de Compludo

Desde Compludo se puede llegar hasta Espinoso de Compludo, hay poco más de 5 km, pero es un camino de montaña, no apto para cualquier vehículo. Si os gusta caminar, en poco más de una hora llegáis. Por eso la mayoría de la gente lo visita partiendo de Ponferrada, ya que la carretera está en mejor estado.

Peñalba de Santiago y el Valle del silencio

Dicen que Peñalba de Santiago es uno de los pueblos más bonitos de España ¡Estoy de acuerdo! Eso si, agarraos que vienen curvas, las de una carretera de montaña con unas vistas impresionantes (menos mal que no me mareo)

Mis humanos se enamoraron de este lugar y de su entorno y lo mejor es que hay una perriruta estupenda que no os podéis perder: La ruta hasta la Cueva de San Genadio. Son algo mas de 2km de ida y otros tantos de vuelta, por un camino repleto de castaños centenarios, acompañados del sonido del agua, aunque este verano ha sido muy seco y el caudal de los antiguos canales romanos era escasísimo. Me explican mis dueños que todos estos canales eran los mismos que llegaban a Las Médulas para lavar el oro de las minas.

 

El Bierzo con perro

Los castaños centenarios en la Ruta a la Cueva de San Genadio

Por cierto, yo no he visitado Las Médulas pero es otra excursión imprescindible si viajas a El Bierzo con tu perro (y si no, también) Este paraje está a unos 45 km de aquí aunque con estas carreteras os llevará un buen rato.

Todos los pueblos del Valle del silencio son realmente tranquilos y pueden recorrerse por una ruta de senderismo de unos 14 km ¡Yo no estoy para esos trotes!

También en San Cristobal de Valdueza tenéis perrirutas interesantes, como la que llega hasta el Tejo centenario, o en Montes de Valdueza acercaros al Monasterio de San Pedro.

Perriconsejo para humanos: llevad algo de comer en la mochila. Salvo en Peñalba, donde la cantina del pueblo estaba abierta, en el resto de lugares fue imposible encontrar un sitio donde llenar el estómago. Ah y no sirve llamar por teléfono de camino para comprobarlo ¡No hay cobertura!

El castillo de San Blas: un lugar secreto en Ponferrada

Reguau ¿Os imagináis descubrir un castillo secreto? Pues si, como lo estáis leyendo. Un lugar oculto entre los árboles que nos costó un poquito localizar. No lo veréis en ninguna guía de viaje.

El castillo de San Blas, o castillo de Valdés, ya que se encuentra en una finca que perteneció a la familia Valdés, es conocido también como «el castillo de Disney» ya que sus torreones recuerdan a los que aparecen en las películas y cuentos de la factoría de animación.

 

El bierzo con perro

Castillo de San Blas

 

El arbolado y la maleza lo oculta, así que nos costó un poco encontrar el acceso. En la carretera que va de Molinaseca a Ponferrada, en el desvío a Campo, bajo el puente que cruza el río Boeza, hay un camino a mano derecha. Seguidlo y llegaréis a la finca en la que Daniel Valdés  (el último de la saga familiar, que murió sin descendencia) pidió a Paciano Uceda (un mecenas y amigo) que diseñase la finca de recreo más bonita de El Bierzo. El proyecto se materializó en la segunda mitad del S.XIX y se dice que Uceda lo diseño a partir de un sueño en el que aparecían el castillo de Ponferrada y el de Cornatel.

¡Vaya historia! ¿Verdad? En su tiempo hubo un estanque con cisnes y barcas, y un mirador sobre el río que aún permanece. Es una pena que la finca esté descuidada. Actualmente la gestiona la Fundación Fustegueras, herencia de Valdés.

Muy cerca de allí hay otra perriruta (que tenemos pendiente para una próxima visita) muy fácil de hacer, la que lleva a la fuente romana de Campo.

 

El Bierzo Alto

Muy cerca de su capital, Bembibre, que también visitamos para comer en la terracita de nuestros amigos de «O pulpeiro», hay cantidad de pueblitos en los que incluso me dejaron corretear suelto ¡Por fín! E hice un nuevo amigo, Otto ¡A ver si nos vemos pronto colegui!

Si buscáis información sobre rutas y alojamientos en la zona, os recomiendo que echéis un vistazo a la web de la Asociación de Turismo y desarrollo del Bierzo Alto (Atudebial) Hay recorridos reguau, algunos no muy pesados para mí, como la ruta de los petroglifos de Santa Marina de Torre, o la de los molinos de Folgoso, y otros más largos pero que nos han recomendado, como la ruta de las fuentes de Noceda, así que tendremos que volver pronto ¿No?

Ehhhh que ya he vuelto y, si, hemos hecho rutitas como las fuentes medicinales de Noceda, donde además nos alojamos en un hotel suuperdogfriendly, Las Fontaninas. He conocido el pueblo con el nombre más largo de España, pasado por el Camino Olvidado de Santiago y mucho más. La humana ha publicado un post sobre el Bierzo Alto para que toméis nota de todo y lo añadáis sin dudarlo a vuestro próximo viaje al Bierzo con perro.

Otras visitas cerca de El Bierzo con perro

De camino a El Bierzo hicimos algunas paradas que bien valen la pena. La ciudad de Astorga les encantará a vuestros humanos aunque no haya actividades dogfriendly. Eso si, me han contado que hay un parque canino con áreas recreativas y hasta circuito de agility. Y en la Plaza del Ayuntamiento hay un montón de terrazas en las que tomarse tranquilamente algo.

 

 

Donde si podéis comer todos juntos es en el restaurante Entrepiedras, en Castrillo de los Polvazares, otro de los pueblos más bonitos de España., a pocos kilómetros de Astorga. Tienen un patio enorme y su cocido maragato – ¿He oído gato?- está de chuparse los bigotes (algo cayó, algo cayó…)

Esta zona de la provincia de León se conoce como La Maragatería y está pegadita a El Bierzo. Otro día os cuenta mi humana de dónde viene el nombre y otro montón de curiosidades. Visitamos un museo estupendo en Santa Colomba de Somoza, la Casa Museo de la Maragatería ¡Bien por las visitas culturales dogfriendly! y anotamos un montón de rutas que nos sugirió Óscar, técnico de turismo del Ayuntamiento. Reguau, ¡Qué corta se me hizo la escapada!

 

Casa Museo de la Maragatería

 

Regresar de un viaje: reflexiones y anécdotas

viajar con perro

Regresar de un viaje, aunque no sea uno de esos larguísimos que nos lleven a recorrer medio mundo, puede provocar sentimientos de lo más contradictorios. Unas veces decimos eso de «hogar dulce hogar», otras lamentamos la vuelta y desearíamos haber continuado y alargado el periplo de manera casi indefinida.

He recuperado este post de mi antiguo blog. Miro la fecha de publicación (agosto de 2013) y pienso que podría haberlo escrito ayer mismo. Regresar de un viaje que ha sido distinto a tantos anteriores te trastoca, todavía más, la rutina.

Fue el primero, de larga distancia,  con nuestro perrribloguero Toby. Viajar con tu mascota te obliga a replantearte muchas cosas a la hora de escoger destino y un largo etc. pero no por ello es menos gratificante.

viajar con mascotas

Y tú ¿Cómo te sientes al regresar de un viaje?

Son ya tres noches que no duermo, o al menos no todo lo bien que desearía. Me despierto continuamente de un sueño no demasiado profundo y aprieto los párpados con fuerza, como si de ese modo fuese imposible desvelarse. También para resistirme a mirar el despertador, mejor no saber qué hora es, ahora que por fin me he dado cuenta de que es el mismo despertador de siempre, que sigue en el mismo lugar sobre la mesilla.

Alargo la mano para advertir la presencia cotidiana de quien comparte mi cama, porque si de algo estoy segura es de que ésta es mi cama. Las de los hoteles son a veces tan grandes que ni aun estirándome atravesada, tal y como me gusta hacer, llegan los cuerpos a tocarse, ni siquiera un roce con el dedo gordo del pie.

Al menos ahora soy consciente de que he regresado, ha desparecido la angustia inicial, el desconcierto de no saber donde me encuentro en mitad de la noche. Nos se si debo sentirme aliviada o por el contrario puede más la nostalgia de dormir en otro lugar, de ver otras calles y otras gentes, de huir de la rutina.

Me preocupa que en esta ocasión me cueste decir eso de «hogar, dulce hogar». Debe ser porque el hogar no es para mí un lugar físico, cada vez siento menos apego a las cosas, sino que lo forman las personas y personitas a las que te sientes unida. Y en esta ocasión mi hogar ha viajado conmigo, ha sido casi todo mi equipaje

  Consejos (que te pedirán, si o si) al regresar de un viaje

Siempre, al regresar de un viaje,  mis amigos me preguntan, quieren que les cuente, que les hable de los lugares visitados. Conocedores de mi curiosidad infinita, de mi inquietud, de esa eterna manía de no parar, de planificar, de exprimir cada minuto y no saciarme, de mirar con los ojos muy abiertos lugares y gentes, de saborear e incluso de cerrar los ojos para percibir el olor de un aire distinto al que respiro cada día.

Yo me encojo de hombros y sonrío, asegurándoles que he visitado lugares hermosos, que he visto lagos, ríos y montañas, pueblos encantadores e incluso ciudades «desiertas», como lo son tantas cuando llega el mes de agosto, pero que esta vez me cuesta recordar algunos nombres, que mis mapas no están llenos de anotaciones, al menos no tanto como otras veces, y en mi maleta ningún souvenir, con la excepción de un imán pequeño porque apenas queda espacio disponible en la puerta de la nevera.

Quisiera darles mil consejos, decirles qué pueblos y ciudades no deben perderse, recomendarles un restaurante… y seguramente lo haré, como desde hace algún tiempo lo hago desde aquí.

Sin embargo, al regresar de un viaje como este, lo primero que me viene a la cabeza son las risas, las anécdotas y situaciones compartidas, los miles de kilómetros en nuestro coche que, a pesar de los años y algunas abolladuras, se ha portado como un «campeón».

De este viaje me queda la música en la radio…»RTL 102.5 è anche la mia estate», los «cabreos» cada vez que llegábamos a un peaje en las autopistas francesas- ¡y menos mal que, por una vez, no hemos encontrado los tan habituales grandes atascos!- el ansia compartida de llegar al túnel de Grimaldi, por el que se accede desde Francia a Italia, como lo hicimos unos años atrás… Nosotros, los mismos, y nuestro coche, todos con algunos años más.

Al llegar a este punto no podemos evitarlo: nuestro ritual consiste en bajar las ventanillas, subir el volumen de la música y cantar a voz en grito algún éxito de la música italiana… este año toca «Antonino»!.

Esta vez llevamos un pasajero extra, que levanta levemente sus larguísimas orejas y nos mira con resignación, suspirando de una manera que todavía nos hace reir más… debe pensar que estamos completamente locos ¡Ay si pudiese hablar!, mientras aguanta estoicamente las largas jornadas en coche.

Buscar alojamiento con tu mascota

Toby se mueve nervioso cuando llegamos a uno de esos hoteles de carretera, prácticos, sencillos y relativamente económicos, pero con habitaciones diminutas- al menos, aunque es casi lo normal en Francia, admiten perros- y no parece encontrar un rincón donde acomodarse. Cada vez que uno de nosotros hace ademán de salir de la habitación se pone en pie, temeroso de ser abandonado… otra vez.

Viajar con él ha supuesto un gran cambio a la hora de planificar estancias y rutas: marcar la casilla de «admiten mascotas» cada vez que buscamos un hotel o apartamento, consultar las condiciones de transporte de los medios públicos… afortunadamente tanto en Trenitalia como en los servicios de navegación de los Lagos (en este caso el de Iseo) pueden viajar sin ningún problema, incluso ha disfrutado del novísimo metro de la ciudad de Brescia, inaugurado apenas tres meses antes de nuestra visita, donde ha viajado fresquito, sin bozal y sin necesidad de sacar billete.

Brescia

Toby en el metro de Brescia

Con él no se puede acceder a los museos o las Iglesias, pero hemos disfrutado de paseos junto al Lago , hermosas plazas e incluso fiestas populares, donde hemos compartido nuestra carne a la parrilla, pizzas e incluso helados, pues ¿Quién puede resistirse a esos ojos suplicantes y al modo de relamerse cada vez que nos sentábamos con un cono entre las manos?

Viajar con la familia «al completo» ha supuesto un ejercicio de generosidad por parte de todos, de saber adaptarse, de renunciar a algunas cosas o actividades, aunque no a todas.

También nos ha brindado una buena oportunidad para entablar conversación a la primera de cambio, pues pocos eran los que se resistían a hacerle una caricia, un comentario- che bello! el más repetido- y a preguntarnos el sexo, la edad y si era un setter… y una vez más repetir la historia de como entró en nuestras vidas, de que abandonado seguramente por unos cazadores acabó en la perrera.

Anécdotas viajeras con tu mascota

Por Toby escogimos aquel otro hotel, para el trayecto de vuelta, porque también admitían animales, y vivimos una de las situaciones más absurdas de nuestro viaje: ni una palabra de otro idioma diferente al francés por parte de las personas que lo regentaban- una pareja madurita de caballeros de aspecto un tanto cómico, alto y delgado uno, bajito y algo regordete el otro, que cubrieron de sábanas el suelo enmoquetado de la habitación.

Aquello debió parecerle tan extraño a nuestro perro, que buscó el único rincón sin cubrir para acomodarse hecho un ovillo. Esta anécdota nos otorgó el título de «una de las peores experiencias en hoteles» en este blog.

Juro que en la página de reservas, de cuyas opiniones suelo fiarme, decía: » con una espléndida bienvenida, el hotel d’Angleterre hará que su estancia sea muy placentera…» y, en las fotos, las habitaciones no tenían el aspecto lóbrego y ajado de la nuestra, ni el desayuno era tan parco y poco apetecible.

Así que lo anoto en la, afortunadamente, breve lista de «lugares a los que no volver». Debo decir no obstante que las sábanas y el baño estaban limpios. Así que nuestro paso por Salon de Provence, cuna del famoso Nostradamus, quedará para siempre en el apartado de anécdotas ya que la «cosa» no acabó aquí.

 

Salon de Provence

Photo by Shadowgate on Foter.com / CC BY

Intentando encontrar algún sitio para la cena, decidimos buscar una «Creperie», para mí valor seguro en el país galo. La única que encontramos abierta- pues son muchos los establecimientos cerrados por vacaciones- tiene las mesas llenas pero su, no muy simpático, camarero no nos ofrece siquiera la posibilidad de esperar 15 ó 20 minutos a que se libere una.Bromeamos diciendo que esta misma situación en Nápoles se hubiese resuelto con un contundente «dieci minuti» (En Nápoles siempre te asegurarán que la espera para comer o cenar es de 10 minutos), que seguramente se hubiesen convertido en una hora, pero que hubiésemos recibido con mejor humor.

De modo que, al final y como casi siempre, optamos por arriesgarnos con un restaurante italiano donde la calzone no me sabe a pizza sino más bien a empanada de carne, y las raciones generosas de pasta no tienen el punto de cocción deseado, aunque son perfectamente digeribles. Además nos encontramos con un camarero simpatiquísimo con quien conversamos mitad en español, mitad en italiano.

Lejos de enfadarnos, decidimos asumir todas estas situaciones con humor, jurando que «no lo contaríamos» y aquí estoy yo sin poder evitar irme de la lengua. Dicen que los perros no tienen memoria, aunque yo no soy de la misma opinión. Ahora, de vuelta a casa,  miro las fotos de aquel primer viaje con nuestra mascota.

viajar con mascotas

Toby esta tumbado, tranquilo, sobre el empedrado de una hermosa plaza (Piazza del Mercato en Pisogne) y yo le digo:

-Toby, ¿sabes que en esta misma plaza, hace siglos, quemaron a un grupo de mujeres acusadas de brujería? Pero esa es otra historia y te la contaré en otra ocasión.

 

Del Véneto al Trentino

Guau… ¿Como estáis? Yo genial. Hace muy poco que hemos vuelto de vacaciones, de un sitio suuuuper guau, entre el Véneto y el Trentino, al norte de Italia. Es un sitio estupendo para todos: mayores, pequeños, familias humanas y peludas, con unos bosques enormes e increíbles donde correr, correr y correr.

He vuelto un poco vaguete – debe ser el síndrome postvacacional (eso es lo que dice mi dueña)- pero no podía dejar pasar ni un día más sin hablaros de los sitios que hemos visitado, donde me han tratado como a un rey.

El viaje hasta allí resultó un poco largo pero bueno, ya estoy acostumbrado,  creo que mi familia estaba más cansada que yo. Nuestro destino era un pueblecito muy pequeño, al norte de la provincia de Vicenza, que se llama Tonezza del Cimone. El Cimone, para que lo sepáis, es el nombre de un Monte de los Alpes que está a 1.226 metros de altitud.

Tonezza es un pueblo de unos 500 habitantes, aunque en los meses de julio y agosto pueden llegar a los 3000. Mucha gente del Véneto tiene alli su segunda residencia, ya que, con el calor que hace en ciudades como Vicenza o Padova, buscan el fresquito durante los meses de verano, aunque también aprovechan el invierno para ir a esquiar. Este año en junio el tiempo estaba un poco raro, y algunos días llovió. A mí no me importa lo más mínimo y he disfrutado como un loco porque la hierba estaba alta y húmeda y podía olisquear cuanto me viniese en gana. Lo malo era la vuelta a casa, con lo poco que me gusta que usen el secador… Grrrr.

Mi familia había alquilado un apartamento en la casa de unos señores del pueblo. Teníamos un jardín común muy bonito pero no me dejaban salir solo porque ladraba al gato de los dueños (siempre me cargo con las culpas, y el gato ¿qué?). En la mayoría de las casas os alquilarán alguno y si estáis interesados en alojaros en Tonezza del Cimone no dudéis en contactar con Dreaming holidays. También hay algunos hoteles, pero no todos son dogfriendly ( si buscáis un hotel para ir con vuestra familia nos lo decís).

Refugio

En el Véneto se come muuuuy bien y hay costumbre de tomar el aperitivo (como en toda Italia)- y como me gustan las patatas fritas del aperitivo, ñam- así que también os cuento los sitios donde hemos estado y en los que, además de los peludos, los humanos son bien recibidos.

En la parte más alta del pueblo hay un pequeño refugio (baita) que se llama Pontara. Ese es mi sitio preferido para ir a correr: campo y más campo para mi solito. Bueno, para mi solo no porque en ese lugar comienzan las rutas de senderismo y los fines de semana hay mucha gente. En la Pontara podéis tomar algo, un café, una cerveza o aperitivo, e incluso encargar una barbacoa de carne (mmmm no veáis como huele). Además a Marco le encantan los perros así que tenéis mimos asegurados.

El sendero más famoso se llama Excalibur y es por donde solíamos ir a caminar -que a mi familia también le viene bien hacer ejercicio- Mientras ellos seguían el camino yo desaparecía por el bosque y regresaba cuando me venía en gana, pero no os vayáis a creer que era por escaparme (Además tenía que vigilar que ellos no se perdiesen, pobrecitos que no tienen una chapa como la mía).

Casi todas las mañanas íbamos a tomar café a La Piazzetta, donde todo el mundo me conoce, o a la hora del aperitivo. Desde la terraza hay unas vistas chuliiiiisimas.

¿Habéis probado alguna vez las bruschettas? pero no las que estáis pensando la mayoría (pan tostado con tomate o patés) sino las típicas del Veneto, y que vienen a ser el equivalente a las pizzas en el sur de Italia. Son unas enormes rebanadas de pan tipo molde pero más consistente. Se meten al horno cubiertas de tomate (no siempre), queso y otros ingredientes como verduras, atún, embutidos… Por aquí el más típico es el speck, un jamón ahumado que encontraréis también en Austria, sobre todo en el Tirol. Me encantan, y a mi familia humana también, claro. Pues en el bar Filò las hacen buenísimas y además, si las preferís, las tienen de pan casero. Aún estoy relamiéndome los bigotes sólo de acordarme…

Toby en la carretera de Folgaria

Desde Tonezza del Cimone hay un paso al Trentino, así que aunque geográficamente pertenece al Véneto tiene más en común con el Sudtirol ( o Tirol italiano). A tan sólo 25 km está Folgaría y muy cerca de allí el Lago de Lavarone, dos sitios «de película» de los que os hablaré en mi próximo post. Se tardan tres cuartos de hora en llegar porque son carreteras de montaña pero merece la pena ir viendo el paisaje que, cuanto más cerca de Trento, es cada vez más bonito. Nosotros paramos a saludar a unas vacas simpatiquísimas y si os apetece comprar queso podéis hacerlo en cualquiera de las «Malgas» (granjas) que os encontraréis de camino.

Malga

Malga en la carretera «dei Fiorentini» que va desde Tonezza del Cimone hasta Folgaria

¿A que os están entrando unas ganas tremendas de visitar este lugar? Pues todavía hay más, mucho más. No vayáis a pensar que el Veneto es solo Venecia o Verona. Ah! que sepáis que también he estado en Venecia, pero eso mejor os lo cuento otro día.

Lametones para todos.

,

11 lugares donde comer y beber en Alghero

Alghero, al noroeste de Cerdeña, es una de las visitas obligatorias para quien viaja a la Isla. Mucho más modesta que la famosísima Costa Esmeralda ofrece mil alternativas para comer, lo que no significa que no abunden los locales «sólo para turistas» ni que la calidad esté siempre garantizada. Seguro que has buscado opiniones antes de viajar, nosotros también lo hicimos, pero han sido los consejos de nuestro anfitrión Stefano- del B&B Alghero Republic– y algún descubrimiento propio, los que nos ha permitido elaborar esta lista, para todos los gustos y bolsillos. Esperamos que tengáis oportunidad de disfrutarla tanto como nosotros.

 

1. Dietro il Carcere (nuestro restaurante preferido en Alghero)

Alghero

Literalmente, Detrás de la cárcel. Para nosotros es el número uno. ¿Por qué si no un local pequeño, algo apartado del Centro Histórico de Alghero (donde se concentran la mayoría de los restaurantes y bares) está siempre lleno y es difícil encontrar una mesa incluso reservando la víspera? Por su cocina de mercado, la materia prima de primera calidad, el pescado fresquísimo, los precios honestos y sobre todo por la profesionalidad y simpatía de quien lo gestiona: Gianni, siempre atento a las necesidades de sus clientes ( si no os decidís carta en mano, dejaos aconsejar) y de todo el personal.

Actualizamos (mayo 2019):

El local ya  NO se encuentra en Via Catalonia 60. Gianni y su equipo se trasladan a Via Gallura, 15 donde se encargarán del restaurante en el recién reformado hotel Alghero Vacanze (4*). Sólo esperamos que no por ello abandone su excelente relación calidad-precio.

www.facebook.com/dietro.ilcarcere/

 

2. Ristorante Pizzeria Aragon

Este restaurante ofrece menú cerrado (carne o pescado) a un precio razonable. Nosotros optamos, sin embargo, por pedir platos de la carta y la verdad es que no nos defraudó. Tanto la «lasagna» de carne como los «pacheri» con pulpo y cigalitas excelentes, con una puntuación altísima también para su tiramisú ( y somos muy exigentes con este postre).

El Aragon es famoso por sus pizzas, con una carta amplísima, y además tiene menús aptos para celiacos, lo que merece nuestra más sincera felicitación.

Via Antonio Gramsci, 8A

www.ristorantearagon.com

 

3. Al Vecchio mulino

Alghero

Esta vez si, en el entramado de callejuelas del Casco antiguo, aunque lo bastante escondido como para que la mayoría de la clientela lo busque y no sea el típico local en el que entramos por casualidad.

Aquí os recomendamos sin duda las pizzas (Probamos alguna otra cosa como fritura de pescado pero no nos pareció extraordinaria) cocidas en horno de leña, de masa fina y bien servidas de ingredientes. El local es muy agradable y el servicio amabilísimo, especialmente una camarera Segoviana.

Via Donderoma, 3

www.alvecchiomulinoalghero.com

 

4. The Kings

De precios ligeramente más altos que los anteriores pero para nada excesivos, teniendo en cuenta la calidad, elaboración y cuidado en sus platos, además de una situación privilegiada, con una terraza panorámica sobre las murallas de Alghero, desde la que disfrutar no solo de la comida sino de los famosos atardeceres de la ciudad. Local perfecto para una cena romántica, así que anotadlo si queréis sorprender a vuestra pareja.

Via Cavour 123- Bastioni Marco Polo, 5

www.thekingsrestaurant.it

 

5. La Boquería

Dentro del mercado municipal (Mercato Civico) y solo a mediodía. Tan sencillo como llegar a un mostrador de pescadería, señalar la pieza que deseemos y que nos la preparen al instante (a la plancha o en fritura). Más fresco imposible…

 

6. Bar Milese

Alghero

La Focacceria más famosa de Alghero, con una fama merecidísima. Situada frente al puerto está siempre llena, tanto en su interior como en la amplia terraza, y es un imprescindible del Take Away.

la Focaccia Sarda, muy distinta de la Genovesa, se sirve rellena de ingredientes como lechuga, atún, anchoas, huevo cocido… aunque dicen que el secreto (celosamente guardado) está en la salsa que la señora Maria elabora desde hace muchos años.

Mención aparte merecen sus «insalatone», con atún o mozarella, en grandes raciones y servidas con esmero. Un menú perfecto si queréis picar algo rápido, fresco y muy económico.

Via Garibaldi, 11

www.barmilese.it

 

7. Ristorante Lido

Si estáis en la playa de Alghero, este es un sitio perfecto para comer (en la misma playa). En una estupenda terraza, bajo un entoldado de paja, seguro que la brisa marina os abre el apetito.

El local es famoso por sus pizzas «al metro» (1/2 metro aconsejable para 1 o 2 personas, 1 metro para 3 o 4) y otro punto a favor: ¡es dogfriendly! (Eso nos encanta)

Via Lido, 16

www.ristorantelido.net

 

8. Bar Girasol

En los Bastioni, buscando una terraza para tomar café, encontramos este Cafe Fruit Bar, donde además sirven unas copas de helado y fruta espectaculares. El café, que es lo que nosotros buscábamos, es excelente y la ubicación (justo en la esquina con Via Cavour) inmejorable, con buenas vistas y la brisa del mar soplando incluso en días de calor.

Piazza del Carmelo 1 (esq. Via Cavour)

Bastioni Cristoforo Colombo

 

9. Heladería K2

Si ya habéis comido o cenado bien, nada mejor que un buen helado mientras dais un paseo por el Casco antiguo de Alghero u optáis por dirigiros a los Bastioni. Los helados del K2 son artesanales y variadísimos, y además de los conos o tarrinas probad sus cookies… Si os apetece, podéis sentaros en los bancos que hay en la puerta para degustarlos con calma.

Via Roma, 73

 

10. Blue Skybar

Alghero

Esta espectacular terraza, en la planta 9ª del Hotel Catalunya (4*), ofrece las mejores vistas de la ciudad. Con una relajante decoración y cómodamente sentados en blanquísimos sofás, el lugar es inmejorable para tomar una aperitivo o una copa y, lo que resulta aún más sorprendente, a precio de Bar… y cuando digo Bar me refiero a cualquier bar de cualquier pequeña ciudad, y sin tanta clase como el Blue. Par que os hagáis una idea: una bebida sin alcohol 3€, una copa de vino Sardo (de las bodegas más notables) entre 3 y 5 €. Además os los servirán siempre con algún snack y/o tapa (patatas fritas, pastel de verduras…)

Via Catalogna, 24

www.hotelcatalunya.it/il-blau-skybar-alghero.html

 

11. Bar Buenavista

Para terminar el día con un buen Mojito (u otra copa) aquí encontraréis los más famosos de Alghero. Disfrutar del atardecer en una de sus pequeñísimas mesas no tiene precio, o esperar a que caiga la noche para tomar una más… vosotros decidís.

Bastioni Marco Polo, 47