Entradas

Ur Mara Museo

Ur Mara Museo, en la localidad guipuzcoana de Alkiza, es un espacio único, multidisciplinar, donde el arte se funde con la naturaleza sin invadirla. Llamar museo a Ur Mara es, desde luego, quedarse cortos, así que voy a intentar explicaros de qué va todo esto. Os aseguro que la visita me sorprendió y que no fue, para nada, aquello que esperaba encontrar.

 

Ur Mara: un proyecto de Koldobika Jauregi

Este artista polifacético, como el mismo se define, cuyas obras se han expuesto en museos como el Guggenheim o el Würth, proyectó Ur Mara a partir de su experiencia en el museo alemán Insel Hombroich donde participó, junto con su mujer Elena Cajaraville, durante varios años, en el proyecto «Arte paralelo a la naturaleza».

 

ur mara museo

Koldobika Jauregi. Fotografía de Alberto Loyo

 

En 1990 recibe la beca Zabalaga, instaurada por Eduardo Chillida. Sin embargo, Jauregi no se considera un discípulo del gran escultor vasco, y desarrolla su obra al margen de cualquier corriente, bebiendo de aquí y de allá, desde la imaginería religiosa tradicional y el arte figurativo a los oficios tradicionales del ambiente rural vasco.

Actualmente, el museo lo gestiona la Asociación Cultural Ur Mara, que organiza un sinfín de actividades en este espacio único: conciertos, exposiciones, talleres o encuentros literarios que muchas veces acaban en comidas de hermandad. ¡Estad atentos a su agenda!

El bosque: un espacio privado de uso público

Así lo define el propio Jauregi. Cualquiera puede disfrutar de este enorme bosque, rodeado de hayas, robles, castaños o fresnos, que sirven de sala expositiva a las esculturas de gran formato, talladas sobre bloques de mármol.

 

ur mara museo

Fotografía de Alberto Loyo

 

La única premisa: el respeto. Esto, que resultaría tan obvio, por desgracia no siempre se cumple y en ocasiones sufren actos de vandalismo o hay quien decide dejar su basura en el bosque de Ur Mara.

No esperéis encontrar jardines ni parterres. Aquí la naturaleza se abre paso y la única cuadrilla de jardinería son unos simpáticos burros que se ocupan de tener los caminos despejados. Esta es una idea y una experiencia importada de Normandía. Pero, además de su «trabajo» como jardineros, estos inteligentes animalitos colaboran en otra de las actividades que se organizan en Ur Mara: la fabricación de papel artesanal.

 

ur mara museo

Un miembro de la «cuadrilla de jardinería» de Ur Mara

 

Os lo explico (a mi también me sorprendió, no vayáis a creer). Los burros no digieren la celulosa de las plantas, así que la expulsan en sus excrementos, y a partir de estos se puede elaborar papel. Además, se cultivan distintas plantas paperíferas, como la del papel arroz.

Este bosque inmenso esconde rincones insospechados y sorprendentes que merece la pena descubrir: auditorios, espacios expositivos, una mina de cal, y algo más, como…

El espacio Thoreau

¿Te imaginas vivir la experiencia de Henry David Thoreau en el bosque de Walden? No hace falta que construyas tu propia cabaña de madera, tal como hizo el autor estadounidense en 1845. En su obra «Walden, la vida en los bosques» relata su experiencia viviendo durante dos años, dos meses y dos días, en la cabaña que él mismo construyó junto al Lago Walden (Concord, Massachusetts)

Inspirados por la obra de Thoreau, Koldobika y su mujer construyeron su propia cabaña, en este «Espacio Thoreau» en la que vivieron durante un tiempo. Ni que decir tiene que no hay agua corriente ni electricidad. Si, aunque no sea durante 2 años, quieres vivir la experiencia de pernoctar aquí no tienes mas que solicitarlo.

 

ur mara museo

 

El invernadero

Entre las plantas que cuelgan alegres y caprichosas (tal como crecieron, nadie las puso allí) este espacio contiene obras de lo más diversas, que van cambiando de manera temporal: pinturas, esculturas o ilustraciones. Aunque este año, con la pandemia – ¿Sois conscientes de lo que pensaremos dentro de un tiempo cuando leamos este post?- no ha habido demasiados cambios expositivos. Además dispone de  un pequeño escenario para conciertos de formato reducido.

 

ur mara museo

El auditorio

Junto a una antigua mina de cal, en un espacio circular y mágico, se celebran la mayoría de los conciertos al aire libre en Ur Mara, en el mejor «patio de butacas» y, si me apuras, hasta palco. ¡No olvides hacer tu reserva!

ur mara museo

Ur Mara: un ejemplo de sostenibilidad

Quizá debí escribir Sostenibilidad, en mayúsculas. Nada que ver con propuestas y hastags convertidos en trending topic por arte de birli birloque, o más bien por el patrocinio de grandes corporaciones.

Ya os he hablado de como la naturaleza se abre paso en Ur Mara, y de su particular cuadrilla de jardineros (bueno, en realidad creo que son jardineras), de sus talleres sobre fabricación de papel y otras actividades en las que se procura usar utillaje reutilizable. También os cuento que cuando se necesitan objetos de un solo uso estos siempre son compostables, por ejemplo el menaje y cubiertos en sus eventos y comidas.

Y no puedo olvidarme de que esta visita es totalmente dogfriendly (apuntada queda para regresar con Toby). De hecho, tuvimos un guía de excepción, Elorri.

 

ur mara museo

Con mis compañeros de Eusko Travel Bloggers, Koldobika Jauregi y Elorri. Foto de Alberto Loyo

 

Visitar Ur Mara: datos prácticos

Si quieres hacer una visita guiada a este particular museo, contacta por teléfono (+34 609 46 59 42) o email (mail@urmara.com)

Hay que decir que el acceso es gratuito y tan solo se paga por la visita guiada.

Para llegar hasta aquí puedes hacerlo en coche. El desvío a Ur Mara está señalizado en la carretera que va de Asteasu a Alkiza, en el corazón de la comarca de Tolosaldea, en Guipuzcoa.

Qué ver en Alkiza

Puedes aprovechar el día de la visita al museo para conocer la pequeña localidad de Alkiza, a los pies del monte Hernio. En su plaza se encuentra la Iglesia de san Martín, la casa Rural y la casa Mendietxea. También puedes visitar el centro de interpretación de la naturaleza Fagus Alkiza (importante llamar previamente) y tomar algo en el bar-restaurante «Ostatu Jatetxea» en los soportales del Ayuntamiento.

Comer cerca de Ur Mara

Una buena opción, en realidad una excelente opción, es disfrutar de la experiencia de comer un menú de sidrería en Aburuza Sagardotegia, en la cercana localidad de Aduna. Nosotros tuvimos la oportunidad de conocer de primera mano todo el proceso de elaboración de la sidra, visitando sus instalaciones y haciendo una cata.

Conocer Ur Mara museo y la comarca de Tolosaldea ha sido todo un descubrimiento. Este corazón verde, en la Gipuzkoa más desconocida, ofrece naturaleza, arte, planes en familia y una gastronomía que mima el producto local y a sus productores ¡merece la pena conocerlos!

 

Los mejores perriplanes en Bilbao y alrededores

¿Pensando en visitar Bilbao con vuestro perro? Reguau, lectores, habéis llegado al sitio justo

Hoy os cuento cuales son los mejores planes, qué hacer en Bilbao y alrededores con perro ¡Y humanos, claro!

Bilbao con perro: datos prácticos

Aunque cada vez más dogfriendly, todavía queda mucho por hacer en Bilbao para disfrutar con tu perro. De hecho yo vivo muy cerquita y nunca he visitado la capital. Los motivos: además de que no me gustan las aglomeraciones, no puedo viajar en metro, ya que solo está permitido el acceso a los de tamaño pequeño (hasta 8Kg) y siempre que vayan en brazos o en transportín (ni siquiera podéis pisar el suelo) y este es el medio de transporte público más cómodo para llegar al centro. Por más que se ha intentado desde asociaciones etc intentar que Metro Bilbao se ponga a la altura de los suburbanos en otras capitales españolas y europeas no hay manera de que entren en razón. Si que puedes viajar, seas del tamaño que seas, en tranvía, Renfe cercanías y Euskotren. Eso si, consulta las condiciones sobre uso de bozal etc en sus respectivas webs.

Bilbao es una ciudad no demasiado grande, así que puedes visitarla tranquilamente a pie. Recorrer las orillas de la Ría del Nervión, pasando por el Teatro Arriaga y el Ayuntamiento, y cruzar cualquiera de sus puentes: el del Arenal, el del Ayuntamiento o el controvertido Zubizuri, obra de Santiago Calatrava. Por supuesto, tienes que saludar al perro más famoso de la ciudad, Puppy, delante del museo Guggenheim.

 

Bilbao con perro

Puppy, el perro más famoso de Bilbao. Fotografía de Mochila Express

 

El parque de Doña Casilda, también en el centro de la ciudad, es un espacio verde enorme , en el que tenéis una zona de esparcimiento para corretear a última hora de la tarde (De Noviembre a Mayo entre las 19:00 y las 11:00. De Junio a Octubre desde las 20:00 a las 11:00) Para «casi todos» (no se admiten perros catalogados como PPP).

Si eres txiki o has llegado en coche con tu familia humana no hay problema para que puedas disfrutar de todos los planes que te propongo en los alrededores de Bilbao. Soy un perro muy viajero pero reconozco que aquí hay un montón de perriplanes estupendos. Seguramente hay muchos más pero, en este post, te cuento los que yo hago siempre que puedo.

5 planes con perro cerca de Bilbao

1# Kobetamendi

Empiezo por este, que es el más cercano a Bilbao. Kobetamendi, o el Monte Cobetas, es un sitio estupendo para corretear y de paso que los humanos estiren las piernas. Se puede llegar con el autobús urbano (Línea 58) pero mejor hacerlo con vuestro coche. En Kobetamendi hay también un área de autocaravanas.

Probablemente os encontraréis con algunas simpáticas vacas que pastan por allí, pero tranquilos que hay sitio para todos. Podéis llevar un picnic para comer o merendar en las zonas habilitadas (hay mesas y fuentes) pero, si lo preferís, os recomendamos degustar un buen pollo asado en la cervecera Cobetas. Tiene un enorme espacio exterior con mesas donde podéis estar todos juntos.

Después de comer una siestecita a la sombra de los árboles no viene mal. Y como plus, las que sin duda son las mejores vistas sobre Bilbao.

 

Bilbao con perro

Vistas desde el área de autocaravanas de Kobetamendi. Fotografía de Furgobidaiak

2# Ruta por los acantilados de La Galea

Mi lugar favorito del mundo mundial. Si podéis llegar en metro a Getxo (Estación Bidezabal) la ruta comienza en el molino de Aixerrota y podéis continuarla tantos kilómetros como os aguante el cuerpo, a lo largo de la costa. Si os movéis en coche, junto al Fuerte de La Galea encontraréis un amplio parking.

Desde este punto y hasta la playa de Azkorri son unos 3 Km más o menos. Es una ruta genial, por camino asfaltado o entre los matorrales (que es lo que más me gusta) En este momento hay zonas valladas debido a un programa de recuperación de los brezales que comenzó hace pocos años y que ha permitido el regreso de un montón de especies de pájaros distintas, pero aun así podéis revolcaros en la hierba crecida o tumbaros buscando la sombra si es un día de calor.

A la derecha del camino está el campo de golf, vallado, y a la izquierda los acantilados. Yo me asomo pero nunca he ido más allá. No seáis traviesos, una amiga mía (una setter tricolor muy guapa pero muy locuela) bajó por las rocas y terminó en el agua. Aquí las corrientes son muy fuertes y no podía salir por lo que tuvo que venir la Cruz Roja del mar e incluso un helicóptero ¡Salió en la tele y en los periódicos! Así que ¡Cuidadín!

Antes de llegar a la playa de Azkorri tenéis mesas para hacer un picnic y algunos chiringuitos en los que tomar algo e incluso comer, como el Fangaloka. Seguro que os encontráis con muchos peludos por allí.

Solo una recomendación más: la mayoría de los perros vamos sueltos sin problema pero, si podéis, evitad las horas de mayor afluencia porque hay muchísimos ciclistas, familias con niños etc. y es un poco incordio.

 

Bilbao con perro

3# Barrika: ver el mejor atardecer del mundo

En realidad, si continuaseis la ruta por la costa desde La Galea, hasta el infinito y más allá, podríais visitar pueblos llenos de encanto como Sopelana o Barrika. Pero tranquilos, que también podéis ir en coche.

Eso sí, no debéis perderos el que es uno de los atardeceres más reguaus del mundo. En los acantilados sobre la playa de Barrika merece mucho la pena sentarse en la hierba a esa hora. Se puede bajar a la playa por una empinadísima escalera en las rocas, y veréis que muchos surfistas lo hacen. También aquí hay mesas y algo de arbolado por lo que es otra opción estupenda para el picnic o el «tumbing», como dice mi dueña.

Si lo que os gusta es ir de chiringuitos y terraceo vario, el Golfo Norte es el sitio perfecto desde el que contemplar el atardecer con una cervecita en mano. Los peludos somos bien recibidos, tienen bebederos y si no, pedid, que os darán agua encantados. A veces hay música en directo y también algo de comida rápida para picar.

Frente al bar hay zona de aparcamiento, así que no tenéis excusa para dejar de visitar este lugar taaan especial en vuestro viaje a Bilbao.

 

Bilbao y alrededores con perro

Atardecer en los acantilados de Barrika

 

4# La Arboleda

Al otro lado de la Ría del Nervión, en la comarca de Meatzaldea (que significa Zona Minera) podrás pasar un buen rato disfrutando de la naturaleza en los Montes de Triano. Tu familia podrá conocer el pasado minero en el pueblo de La Arboleda y todos juntos vivir una experiencia única subiendo en el funicular de la Reineta, que antes se usaba para transportar mineral y ahora lleva pasajeros humanos ¡Y perrunos! El funicular, gestionado por Euskotren, parte de  la localidad del Valle de Trápaga.

Desde la Reineta hasta La Arboleda hay apenas un kilómetro pero, si lo preferís, hay un bus lanzadera que os acercará, en el que también podéis subir.

Os asombrará ver unos preciosos lagos en estos montes. En realidad son antiguos pozos mineros que se han rellenado de agua. Hay cantidad de patos y otras aves y, aunque digan que no se aconseja el baño, yo no me puedo resistir a darme un chapuzón persiguiéndolos.

Rutas de senderismo, zonas de picnic y un montón de buenos restaurantes y bares, muchos de ellos dogfriendly, aunque nosotros nos quedamos en las terrazas. Los fines de semana hay un auténtico ambientazo en este pueblo que tiene poco más de 500 habitantes.

 

View this post on Instagram

Al agua, patos! Eso debió pensar nuestro compi perruno, que no dudó ni un segundo en lanzarse a perseguir a las aves. Menos mal que ayer tuvimos un día de primavera anticipada, no como hoy… Lunes y lloviendo, así nos hemos despertado. Este lago maravilloso no es tal, las apariencias engañan 😉 En realidad son antiguos pozos mineros que se han rellenado de agua. Si visitas Bilbao, reserva un ratito para conocer la historia minera en los alrededores, sube en el funicular de La Reineta, antes de usaba para transportar el mineral y hoy para llevar pasajeros humanos y perrunos! Disfruta de un paseo en plena naturaleza tan solo a un paso de la capital vizcaína. #basque_experiences #visiteuskadi #turismobizkaia #meatzaldea #nosinmiperro #dogfriendly #losviajesdetoby #euskotb #euskotravelbloggers #euskadibasquecountry

A post shared by Dreaming Holidays (@dreamingholidaystravel) on

5# Juego de perritronos: Rocadragón o San Juan de Gaztelugatxe

Si quieres aventurarte un poquito más allá de Bilbao, y eres fan de Juego de (perri)Tronos, seguro que has planeado visitar Rocadragón, o lo que es lo mismo, San Juan de Gaztelugatxe. Entre las localidades de Bakio y Bermeo este paraje os va a encantar. Yo tuve la suerte de ir antes de que restringieran el aforo (había muchísima gente) así que tu familia deberá comprar online los tickets para reservar la visita. Es gratuita, pero sin reserva no se accede.

Para llegar en transporte público desde Bilbao solo hay autobuses, así que es más complicado para las familias con perro. Pero si os movéis con vuestro coche, es una preciosa excursión por la Costa Vasca visitando las localidades cercanas como Bermeo.

 

 

Otros planes con perro cerca de Bilbao

Aunque os parezca mentira, todavía hay algunos lugares que no he visitado cerca de casa. Desde Bilbao también podéis subir al monte Artxanda en funicular (en el vagón señalizado, con correa y bozal) Es otro de los miradores con unas vistas excepcionales de la ciudad, muchas zonas verdes para pasear y bancos en los que sentarse un ratito si los humanos se cansan.

Sin necesidad de coger el coche, con el cercanías de Renfe desde la estación de Abando, podéis acercaros hasta el Puente Bizkaia, más conocido como Puente Colgante, en la villa de Portugalete. Es uno de mis paseos preferidos, aunque no podemos ir sueltos, por la orilla de la Ría hasta llegar a Santurce (si, desde Santurce a Bilbao vengo por toda la orilla… como en la canción)

También es posible y recomendable, ya que una experiencia como esta no la viviréis en cualquier sitio, cruzar en el transbordador del Puente al otro lado de la Ría, hasta Las Arenas, una localidad muy señorial y elegante con un paseo (el de Zugazarte) lleno de casas blasonadas, y una pequeña playa. Si no os importa caminar llegaréis incluso a la localidad de Algorta y su enorme playa (la de Ereaga) De octubre a abril de 18:00 a 11:00 los peludos tenemos permitido el acceso a esta playa (prohibido del 1 de mayo al 30 de septiembre)

Creo que a estas alturas ya no tengo que convenceros para que nos visitéis. Hay mucho que ver y hacer en Bilbao, y alrededores, con perro ¿Qué os parecen estos perriplanazos? Lametones para todos.

,

Puente Colgante Boutique Hotel

Ya lo dice una canción popular: «No hay en el mundo puente colgante más elegante que el de Bilbao». Y tener el privilegio de alojarte frente a una maravilla de la arquitectura y la ingeniería declarado patrimonio UNESCO en el 2006, como es el Puente de Vizcaya (más conocido como puente colgante de Portugalete) es solo uno de los motivos para escoger este recién renovado hotel boutique, en un edificio lleno de historia.

Si estás pensando en hacer una escapada a Bilbao, plantéate alargar tu estancia y no limitarte a conocer la capital vizcaína (vale, que está muy bien). Alojarte en una de las Nobles Villas, Portugalete, con excelentes comunicaciones  para llegar a Bilbao (metro, autobús, tren e incluso, en primavera y verano, en un barco turístico por la Ría del Nervión) te permitirá descubrir otras localidades cercanas y su historia, siempre ligada al mar y a un importantísimo desarrollo industrial de mediados del S.XX.

Puente Colgante Boutique Hotel: un poco de historia

 

El recién renovado hotel se ubica en la que que fue una impresionante  casa de indianos, construida por Manuel Calvo y Aguirre en 1871 como su residencia de verano. Este portugalujo emigró a Cuba con su familia cuando apenas contaba 14 años, y comenzó trabajando en una ferretería para acabar convirtiéndose no solo en dueño de esta sino también en  propietario de enormes extensiones dedicadas primero al cultivo del café y más tarde de la caña de azúcar. Tal era su amor por su villa natal que llamó a su plantación azucarera » El Portugalete».

A su regreso, en el ocaso del siglo XIX, viudo y sin descendencia, se trasladó a Cádiz por motivos de salud, donde falleció en 1904. En su legado, dejó escrito que su casa se convirtiese en café- hotel y que parte de los beneficios se dedicasen a la «olla de los pobres» que cada día daba de comer a los más desfavorecidos de la villa.

El Gran Hotel Puente Colgante acogió fiestas y actos culturales y entre sus huéspedes se contaba el mismísimo Alfonso XIII. Es fácil retrotraerse a un tiempo en que la música acompañaba en los salones, con influencias del swing o el jazz, incluso, si uno pone atención, quizá le llegue el eco de una habanera.

Bombardeado durante la Guerra Civil, reconstruido posteriormente, y pasto de las llamas en un incendio el año 1993 (dicen las malas lenguas que intencionado) tengo el recuerdo de su fachada ennegrecida por la humedad y la actividad industrial en la margen izquierda , con los Altos Hornos de Vizcaya muy cerca, que le confería un cierto aire vetusto y quizá un poco tenebroso.

En 2002 reabre sus puertas como Gran Hotel Puente Colgante, y es ahora, en 2019, cuando se redefine como Hotel Boutique, reivindicando su carácter y una historia que, bien pensado, podría ser el argumento de una buena novela.

 

puente colgante boutique hotel

Los renovados salones

Alojarse en el Puente Colgante Boutique Hotel

 

Sus habitaciones, todas exteriores, se han redecorado con mimo y atención a los detalles, en una mezcla de estilo contemporáneo y elementos tropicales que nos transportan a la isla caribeña.

Muchas de ellas tienen vistas al Puente Colgante (si quieres disfrutar de estas maravillosas vistas sobre el monumento y la Ría del Nervión puedes solicitarlo en tu reserva) y el resto al Casco histórico de Portugalete, declarado conjunto monumental, que ofrece una arquitectura de las más bonitas de la zona, como el bello quiosco de música de 1912, uno de los más antiguos que se conservan en la provincia de Vizcaya.

Y si estás pensando que disfrutar de esta maravilla de hotel es un lujo inalcanzable, nada más lejos de la realidad, ya que encontrarás habitaciones por menos de 80€ (lógicamente dependerá del tipo de habitación y sobre todo de las fechas elegidas).

 

puente colgante boutique hotel

Habitación estándar con vistas

Puente Colgante Boutique Hotel: su gastronomía

El desayuno

No se vosotros pero yo, cuando viajo, libre de obligaciones y horarios, una de las cosas que más disfruto es el desayuno del hotel. Y puedo aseguraros que en este hotel boutique el desayuno es «lo más». Bautizado como desayuno «healthy» (conste que lo de la terminología foodie no me va) yo prefiero destacar la enorme variedad de productos frescos, como frutas y vegetales. ¿Habéis probado el tamarillo o tomate de árbol? pues aquí lo encontraréis, junto a aguacates y frutas mas tradicionales. Yogures caseros, smoothies que os podéis preparar al momento, zumos, bebidas vegetales… hay variedad para todos los gustos y necesidades: veganos, o personas con intolerancias alimenticias (al gluten o la lactosa) cada vez más frecuentes.

 

puente colgante boutique hotel

Desayuno healthy

Pero si preferís un desayuno más goloso, no hay problema. Su repostería recién horneada hará las delicias de los más exigentes y el café es realmente bueno (ojo, que lo dice alguien muy exigente con el café, una auténtica «cofeelover»).

 

Desayuno goloso

El bar

Incluso si no te alojas en el hotel, pero has decidido acercarte hasta el Puente Colgante (una visita obligatoria en tu viaje a Bilbao) no pierdas la oportunidad de hacer una parada a la hora del aperitivo. Te recibirá una barra llena de exquisitos «pintxos» que puedes acompañar de una cerveza de su «Tap Station» (yo te aconsejo una Dorchester, pero cuidadín que tiene una alta graduación alcohólica).

 

Restaurante El Paladar de la Habana

¿Es la hora de comer? pues genial. Disfruta de una carta en la que el carácter vasco y los productos autóctonos se combinan con los foráneos en recetas más arriesgadas. Una carta vasco-cubana llena de buen humor.

 

Una carta con mucho humor

 

¿Un bacalao? ¿Prefieres la carne? Venga, lancémonos, vamos con un roastbeef de secreto ibérico. Pero antes un buen guacamole, una tempura de verduras y algas, un tartar de tomate… y si, para acabar, una «muerte por chocolate».

 

Roastbeef de secreto ibérico

 

Si aun tienes tiempo para una copa, o regresas al hotel después de un largo día de visitas o de trabajo, no pierdas la oportunidad de relajarte en el Cromwell Pub tomando un cócktel (el combinado de tequila y mango es espectacular).

Puente colgante: el patrimonio UNESCO

La historia del hotel ha estado unida inexorablemente a la del Puente de Vizcaya. Inaugurado en 1893, fue diseñado por Alberto de Palacio, quien participó también  en la construcción del Palacio de Cristal del Retiro en Madrid. El ingeniero francés Ferdinand Arnodin se hizo cargo de la obra. Es por ello que en muchas ocasiones se dice que el Puente Colgante fue obra de un discípulo de Gustave Eiffel.

Merece la pena tomar este transbordador, justo frente a la puerta del hotel, y cruzar al otro lado de la Ría para descubrir el busto de Alberto de Palacio.

puente colgante

 

El año 2006 la UNESCO incluyó esta gran obra de la arquitectura y la ingeniería en su listado de Patrimonio de la Humanidad, por su perfecta combinación de estética y funcionalidad. Mucho antes de este nombramiento, de la expansión turística de Bilbao, y de que se instalara el  ascensor panorámico para subir a la pasarela peatonal (a 50 metros de altura)  el Puente Colgante era utilizado por una gran cantidad de ciudadanos para acudir a su lugar de trabajo o estudio de una margen a otra.

Aprovecha tu estancia en el Hotel para disfutar de la Noble Villa de Portugalete, de su casco histórico, la Basílica de Santa María o la Torre Salazar. No pierdas la oportunidad de hacer una visita guiada a cualquiera de estos lugares. Tuvimos la suerte de hacerla con Patricia, de Amabidea. 

Descubre también la población más marinera,  Santurce (o Santurtzi)… si, esa misma, la de la canción. Y súbete a la barquilla del Puente Colgante para llegar hasta el Paseo de las Grandes Villas de Getxo.

¿Qué os decía? ¿Es, o no, una buena idea escoger el Puente Colgante Boutique Hotel en vuestro próximo viaje a Bilbao?

 

Fin de año en el País Vasco francés

Visitar el País Vasco francés con perro es uno de los mejores planes que podáis organizar. Por cierto, ¡Reguau! humanos, que casi no saludo.

Aunque la primavera y el verano son las mejores épocas para visitar el País Vasco francés con vuestro perro, mis humanos decidieron llevarme a pasar el fin de año. Yo, como tantos otros peludos, lo paso fatal con los petardos y fuegos artificiales, y mi familia lo pasa mal viéndome sufrir. Llevamos unos años aprovechando los últimos días festivos del año para hacer una escapada, siempre a un destino rural y no muy lejos de casa.

En verano ya habíamos hecho una excursión a Bayona y Biarritz, que son dos lugares imprescindibles y preciosos, pero no los mejores para visitar el País Vasco francés con vuestra mascota, por aquello de las prohibiciones en las playas y demás. Y en periodo navideño son ciudades muy animadas con mercadillos, iluminación… demasiado jaleo para mi.

A pesar de que lo organizó con muy poco tiempo, mi dueña puedo encontrar un apartamento en Cambo Les Bains donde alojarnos todos juntos ( el anuncio decía «animales de talla pequeña» pero ella habló taaaan bien de mi…) Al marcharnos le agradecieron lo limpio que habíamos dejado todo y es que, si queremos ser bien recibidos, tenemos que ser responsables ¿No creéis?

Este precioso pueblo, con un centro pequeño y grandes áreas residenciales, está a poco más de 20 km de Bayona, en el interior. Es famoso por un centro termal donde dicen que «te dejan como nuevo». Cuando fuimos estaba cerrado, y además yo tampoco puedo entrar, ni siquiera en los jardines que son enormes y preciosos. Así que tomad nota: actividades solo para humanos, no las incluyáis en vuestro planning.

Tampoco puedo visitar la Villa Aranaga, casa museo dedicada a Edmond Rostand (Autor de Cyrano de Bergerac) y que fue declarada monumento histórico en 1995. Resulta que por Cambo Les Bains han pasado grandes personalidades de la cultura y allí murió, por ejemplo, el compositor español Isaac Albéniz. Por si todo esto fuera poco, encontraréis un museo distinto pero que seguro os encanta ¡El museo del chocolate!

Y si, todo esto es genial, pero yo no he venido a contaros que podéis hacer los humanos, así que  mejor os recomiendo unas cuantas actividades y lugares para visitar el País vasco francés con vuestro perro.

Qué ver en el País Vasco francés con perro

Si os gustan los pueblos pequeños, llenos de encanto, muchos de ellos incluidos en la lista de los más bonitos de Francia, este es vuestro destino. Si además sois aficionados al senderismo tenéis un montón de rutas para hacer y muuuuchos lugares para, simplemente, pasear. Os dejarán entrar en muchos comercios y cafeterías y nos será difícil encontrar alojamiento.

Cambo Les Bains

Cambo (Kanbo en euskera) es un sitio estupendo para alojarse y recorrer la zona. Está muy cerca de las principales atracciones turísticas y pueblos más bonitos para visitar, y tiene comercios y cafeterías en las que soy bienvenido.

Cambo les Bains Pais Vasco francés

Aprovechando la tarde soleada en Cambo Les Bains

Todas las mañanas, tras un paseo de 10 minutos,  comprábamos el pan, los croissants, el roscón de Reyes (aunque aquí lo llamaban brioche des rois) o el pastel vasco, que en esta zona como os contaré más adelante, es famosísimo. Desde «l’atelier des pains» dábamos un paseo por la Rue des Terrasses hasta la Iglesia, en un recorrido panorámico con vista a las montañas.

Además del centro, Cambo les Bains tiene otros barrios como el bajo Cambo, con sus característicos caseríos, que en esta zona tienen las vigas , ventanas y contraventanas pintados de rojo, todos iguales y realmente bonitos. Incluso nuestra «Residencia» de apartamentos, siendo de varios pisos guardaba la misma estética.

Otro paseo estupendo es el que llega hasta la Colina de la Bergerie. Las indicaciones desde el centro de Cambo Les Bains: » tomar dirección a Espelette y luego la tercera calle a la izquierda (rue de la Bergerie). Al final de esta calle se encuentra el punto de partida para el ascenso de la colina Bergerie.» Nosotros lo teníamos más fácil ya que el cartel indicador estaba en el cruce de la Avenue de Navarre con la Avenue Juanchuto por donde pasábamos a diario. Una actividad mucho más agradable con el buen tiempo, ya que a finales de Diciembre la humedad era tremenda ¡Animales bienvenidos!

Espelette

Espelette o Ezpeleta es uno de los pueblos más visitados de la zona. Famoso por sus pimientos, con denominación de origen, que se cuelgan en las fachadas de las casas para dejarlos secar y que aquí lo añaden a todo: desde el paté al chocolate.

Espelette País Vasco francés

Los famosos pimientos de Espelette que cuelgan en todas las fachadas

El Ayuntamiento, ubicado en el antiguo Castillo de los Varones, o la Iglesia de San Esteban y su característico cementerio son lugares de interés pero no muy apropiados para mí ¡No puedo acceder a las zonas ajardinadas!

Me reciben con los brazos abiertos en las tiendas de productos típicos, donde mi familia degustó y compró un queso riquísimo (yo también quería probarlo pero me dicen que no puedo) Por cierto ¡ Un perro del pueblo se hacía el bravucón ladrando a todo el mundo!

Sare (o Sara)

Este pueblo, con nombre de mujer, está considerado uno de los pueblos más bonitos de Francia y forma parte, junto con la localidad de Ainhoa en Francia y las de Urdax y Zugarramurdi en Navarra, del territorio conocido como Xareta, que significa «Tierra arbolada». En este territorio fronterizo puedo tener dos patas en Francia y dos en España y, si, hay verde por tooodos lados, bosques y ríos ¡El paraíso perruno!

Como es fin de año casi todo está cerrado, solo hay algunos despistados como nosotros que llegan con su guía turística en la mano dispuestos a visitar la Iglesia y el Cementerio y sus características lápidas, las estelas vascas. Como, lógicamente, yo no puedo entrar nos vamos a indagar por los caminos desde donde comienza la conocida como ruta del caballo azul. Es una ruta circular que une las 4 localidades de Xareta y que está señalizada con los pottoka (caballos autóctonos de la zona) pintados de azul. Completarla os llevará 12 horas pero ¡no tenéis que hacerla entera si no queréis!

Sare Xareta País Vasco francés

La famosa ruta del caballo azul discurre por aquí

Mi familia me ha prometido que volveremos en verano para disfrutar todos juntos del tren cremallera de La Rhune. El servicio se reanuda el 17 de marzo y si, ¡perros bienvenidos! Las tarifas actuales son de 19€ ida y vuelta para los adultos humanos, y 5€ para los peludos. ¡Ay que ganas de que llegue el verano ya!

Ah, y como os he hablado del pastel vasco, os diré el que el de Sare es el más famoso. Hasta hay un museo y una fiesta dedicada a este riquísimo dulce. Pero ya estamos igual que siempre…»que yo no puedo comer, que yo no puedo comer»

Ainhoa

Este pueblo del País Vasco francés, de origen medieval, tiene una calle llena de casas preciosas y ciudadísimas, con entramado de madera, aunque por lo visto no son las originales sino reconstruidas en los siglos XVI y XVII ya que fueron destruidas durante la Guerra de los treinta años. Ainhoa fue, además, un enclave importante en la ruta de los peregrinos que hacían el Camino de Santiago. Todo esto yo no lo sabía, pero me lo ha contado mi dueña.

Como en Sare lo mejor que podéis hacer es dar un paseo. Hasta allí llega la ruta del caballo azul y está tan solo a 3 km de la frontera española ¿Qué os decía? Una patita en cada país. Su Iglesia y Cementerio son también muy visitados peeero ¡solo por humanos!

Saint Jean Pied-de-Port (San Juan Pie de Puerto)

Este lugar con nombre tan peculiar no os lo podéis perder. El puerto no es otro que el paso de Roncesvalles, de ahí viene el nombre. Ah y en Euskera es aún más complicado, Donibane Garazi. Fue capital de la Baja Navarra y hasta 1512 formó parte del Reino de Navarra junto con la actual Comunidad foral (Alta Navarra).

Es un precioso pueblo de calles adoquinadas, atravesado por el Río Nive y un puente romano (el puente de Eyheraberry ) Mi dueña dice que desde aquí parte el Camino de Santiago, que los peregrinos entraban por la puerta de Saint Jacques (de Santiago) ¡y que yo también puedo ser un perregrino! Así que de momento yo me he hecho una foto en esta puerta, que fue declarada Patrimonio Unesco en 1998. Encontraréis un montón de albergues en la Rue de la Citadelle si os decidís a hacer el Camino y muchos restaurantes y bares que ofrecen «menú de peregrino».

Camino de Santiago San Juan Pie de Puerto País Vasco francés

¿Seré el próximo perregrino?

Al atravesar la Puerta de San Juan, bordead la Iglesia De Notre Dame du bout du pont (mi dueña entró y dice que es muy bonita) Hay un paseo precioso al lado del río, pude ir suelto sin problema e incluso saludé a otro perro que podría ser mi primo (nos parecíamos mucho). Su dueño nos explicó en francés, pero algo pudimos entender, que lo había recogido de la calle ¡Y son inseparables! Como nos gustan los finales felices…

San Juan Pie de puerto País Vasco francés Río Nive

Me riñeron por acercarme demasiado al río ¡es que había un montón de aves! Pero vale, no me metí en el agua ya que hacía mucho frío y podía coger un catarro.

En este precioso pueblo del País Vasco francés hay una gran tradición de artesanos (herencia de los gremios medievales) y podéis comprar alpargatas hechas a mano, que encontraréis también en otros pueblos, o las makilas (bastón o palo de madera)

Al contrario que en Ainhoa y Sare, aquí había más gente y ambiente. Seguro que con el buen tiempo está a rebosar de visitantes y peregrinos.

Muy cerca de aquí hay otro pueblo encantador al que nos acercamos, Saint Étienne de Baïgorry, pero lo vimos de pasada ¡No había un alma en la calle! Parecía un lugar estupendo para caminar pero ¡era la hora de comer! así que nos fuimos a casita.

Cualquier rincón del país Vasco francés es precioso, os va a encantar, solo con disfrutar de sus paisajes, montañas, bosques y ríos. Además en menos de media hora se llega a la costa si os apetece ver el mar: Hendaya, San Juan de Luz, Bayona o Biarritz están muy cerca.

Pais Vasco francés Rio Nive

Si queréis mi opinión perruna, cada vez me gusta más que me lleven a Francia. Es cruzar la frontera y se acabaron los problemas para disfrutar conmigo. Fijaos si no en los magníficos perriplanes del verano pasado ¡Ya estoy deseando volver!

 

Los Parques Naturales de Monte Santiago y Valderejo

Guau! ¿Cómo estáis? ¿Ya me echabais de menos? Tranquilos, que no me he olvidado de vosotros. Además estaba deseando contaros mis andanzas en un par de sitios chulísimos y muy cerquita de casa ¡Que no todo van a ser grandes y largos viajes!

Lo primero deciros que vaya cacao entre los nombrecitos de Parques Naturales, Monumento Natural- Como en el caso de Monte Santiago- Reserva y un largo etcétera. Que vale, que todos son espacios protegidos y de alto valor en cuanto a flora y fauna pero estad atentos porque hay espacios que yo no puedo visitar. El año pasado, sin ir más lejos, pasamos las vacaciones en las Rías Baixas y supongo que ya sabéis que los peludos no podemos visitar las Islas Cíes pero tampoco otros Parques Naturales como por ejemplo el de Carreirón, en la Illa de Arousa.

En estos lugares de los que os hablo hoy no hay problema y todos juntos hemos podido disfrutar de los espacios naturales y las caminatas ¿Adivináis quien de todos ha corrido más?

Lo mejor de todo es que nos pillan a un paso de casa, bueno quien dice un paso dice dos. Se encuentran justo en el límite de la provincia de Burgos con el País Vasco. Nosotros aprovechamos una escapadita al Valle de Losa, en los últimos días de verano, para visitarlos pero seguro que en otoño regresamos para ver estos dos preciosos Parques Naturales con los colores ocres y rojizos propios de la estación.

 

MONUMENTO NATURAL MONTE SANTIAGO

tobynacenervion

¿Veis? Lo que os decía, este es uno de esos lugares que se llaman Monumento Natural. Para visitarlo hay que llegar hasta la localidad burgalesa de Berberana. Una vez que entramos es este espacio natural recorrimos un buen trecho hasta llegar al Parking de Fuente de Santiago. Si queréis llevaros comida para pasar el día hay una zona habilitada con mesas y con buena sombra si lo visitáis en verano.

La pista forestal que lleva hasta el Salto del Nervión se recorre sin problemas, es bastante cómoda y pueden hacerlo personas de todas las edades, incluso los más peques de la casa. Son algo menos de 2 Km aunque yo creo que hice bastantes más, adentrándome en el bosque de Hayas donde se estaba bien fresquito.

Como era en el mes de agosto y no había llovido una gota, la famosísima cascada del salto del Nervión estaba seca, seca. Aun así la vista desde el mirador es impresionante ¿Os he dicho que sufro de vértigo? Y además tengo fobia a los suelos con rendijas de cualquier tipo así que la foto me la hice, pero nada de pisar la plataforma y mucho menos asomarme… pero no vayáis a pensar que era el único ¡ Había mucha gente que no se arrimaba!

El paseo por Monte Santiago es además muy, pero que muy, entretenido. Durante todo el recorrido podéis leer los carteles explicativos que cuentan como era la vida en ese territorio desde el Neolítico, encontrar lo que se supone restos de un Monasterio de la época Medieval, y lo más curioso de todo, un montón de loberas. Estas trampas para lobos se construían con dos muros de piedra que llevaban a un foso y la más conocida, la lobera de Santiago ¡tenía hasta dos!. No hace tanto que dejó de utilizarse, dicen que la última vez fue en 1955.

Pero además del camino que lleva al Salto del Nervión hay hasta 12 sendas señalizadas así que podéis caminar cuanto queráis. Yo, desde luego, pienso volver.

Fuente: www.miespacionatural.es

Fuente: www.miespacionatural.es

Fuente: www.miespacionatural.es

Fuente: www.miespacionatural.es

PARQUE NATURAL DE VALDEREJO

vacas

Muy cerca de Monte Santiago, a tan solo 35 km, se encuentra el Parque Natural de Valderejo. Tengo que advertiros que, a tan poca distancia, ya hemos pasado de provincia y de Comunidad Autónoma. Lo curioso es que hay un montón de pueblos que se encuentran dentro del espacio natural, así que imaginaos lo estupendo que debe ser asomarse a la ventana de casa y ver todo ese paisaje maravilloso alrededor. Para iniciar el recorrido por alguno de los itinerarios señalados en el parque hay que llegar hasta la localidad de Lalastra, un pueblo pequeñito, que pertenece al municipio de Valdegovía, en Álava. Es un pueblo de esos con su fuente en la plaza y un lavadero. De camino al Centro de Interpretación del Parque de Valderejo se pasa por delante de la Iglesia cuyo reloj, de 1859, tiene solo una aguja horaria, osea que no tiene minutero.

Este Parque se extiende por casi 3.500 hectáreas y unas 10 rutas señalizadas. No son de gran dificultad pero tampoco son tan cómodos como en Monte Santiago, así que un buen calzado y ¡listo! Nos cruzamos con algunas familias y algunos amigos de 4 patas que acompañaban a sus dueños. Siguiendo las rutas, que están muy bien señalizadas, podréis visitar algunos pueblos deshabitados pero sobre todo observar un gran número de aves ya que aquí habita la mayor colonia de buitres leonados del País Vasco.

Fuente: turismo.euskadi.eus

Fuente: turismo.euskadi.eus

Con quien a buen seguro os encontraréis será con unas vacas tan tiernas y simpáticas como las que encontramos nosotros.

La senda más espectacular es la del desfiladero del Río Purón, aunque la dejamos pendiente para una próxima vez. Hay tantas rutas para elegir que no tendréis problema y si no sois senderistas experimentados, como es nuestro caso, pues no pasa nada. Vosotros decidís cuando desandar el camino.

En Lalastra, justo en la plaza donde está la fuente, podéis comer en el bar (Mesón Valderejo, si no me falla la memoria) Lo mejor es que nos acomodaron en una de las mesas del bar (también hay un comedor) sin problema. Y que queréis que os diga ¡Me encanta cuando soy bienvenido! Algún cliente miró extrañado cuando nos marchamos pero es que yo siempre me quedo quieto y calladito en una esquina, así que nunca podrán decir que molesto.

Así que tomad nota: Valderejo y Monte Santiago. No perdáis la oportunidad de visitar estos dos parques naturales y, por supuesto, de disfrutar tanto de la parte menos conocida de Euskadi como de la Comarca de Las Merindades. Os recomiendo una escapada a pueblos como Frías o Tobera, y recorrer los Valles de Mena, Losa o Tobalina ¡Ya me contaréis!

Lametones para todos