Entradas

9+1 sueños viajeros que quiero cumplir antes de morir.

¡Hola! Hoy os traigo un post un poco más personal de lo que es habitual en mi. Me doy cuenta de que cada vez mi lista de destinos pendientes se va alargando más y más, y países o sitios que hace algunos años no me decían nada ahora, ahora forman parte de mi «top». Además, en los últimos meses y desde que empecé con el blog, he descubierto que algunos lugares a los que antes no hubiese viajado ni loca (Probablemente, por prejuicios, cosas que me habían metido en la cabeza, o qué se yo), los visitaría mañana mismo si pudiera. No es un ranking porque para ser sincera, me daría igual dónde ir si mañana me suben a un avión con los ojos vendados… todos los destinos me gustan y se que en algún momento llegarán. Vamos allá con mi selección de 9+1 sueños viajeros que quiero cumplir antes de morir.

 

1.JAPÓN

great-torii-of-miyajima-1425480_1280

Pero si tuviera que encabezar la lista lo tengo bien claro. Japón ha sido, desde siempre, mi mayor sueño viajero. Creo que llevo dando la lata a mis padres desde que tengo uso de memoria… Crecí con las series de anime y los videojuegos, he practicado Kendo durante unos años y he estudiado por mi cuenta la historia de las Geishas y el Ikebana. ¿Y qué decir de la gastronomía Japonesa? ¡Mi preferida absolutamente! Quizá el año que viene, en primavera, tenga la suerte de viajar al país del sol naciente…

2.PRAGA

prague-in-the-morning-689894_1280

Desde hace algún tiempo me fascina esta ciudad medieval. No se por qué tenía la idea errónea de que es carísima y por ello la descarté rápidamente… hasta que empecé a leer varios blogs de viajes y ¡Me di cuenta de lo equivocada que estaba! Frecuentada por mochileros y aventureros de todo el mundo, Praga ha hecho un hueco en mi lista para quedarse, y más tras volver de mi visita a Budapest, donde conocí a dos chicos turcos (De los que hablaré más adelante) que han estado en Praga y me contaron un montón de cosas. Tengo la suerte de tener vuelos muy baratos desde aquí, así que tarde o temprano, cae.

3.FIORDOS 

fjord-1031214_1280

Los de Finlandia, de agua dulce, al contrario de los vecinos noruegos, que son de agua salada. En cualquier caso ninguno de los dos me disgustan, más bien todo lo contrario. Claro que aquí entra en juego el factor económico… los países nórdicos son bastante caros, así que por el momento tengo la idea un poco apartada, pero todo se andará. Me encantaría un viaje en barco… pequeñito, algún barquito de pescadores o algo así, nada de cruceros que a mi parecer solo arruinan el paisaje.

4.DUBROVNIK Y MOSTAR

croatia-705553_1280

Vale, en realidad son dos destinos, pero es que lo tengo planeado como viaje conjunto. Dubrovnik siempre me ha llamado la atención, y más aún cuando empecé a verla prácticamente cada semana en Juego de Tronos 😛 Lo de Mostar fué un poco más curioso. Yo llevaba meses viendo la foto del puñetero puente y siempre me preguntaba donde estaría… hasta que un día me topé de casualidad con un artículo de Héctor de “Mi Baúl De Blogs”, donde precisamente hacía un viaje a Croacia y Bosnia. Cuando vi donde estaba no dudé un segundo y me guardé la ruta.

mostar-1155672_1280

5.ESTAMBUL (¡CUMPLIDO!) Y CAPADOCIA

blue-mosque-908510_1280

Otro de mis “must”. Estambul, la ciudad a caballo entre Europa y Asia, con sus grandes contrastes, sus bazares y su gente. Ahora, tengo la oportunidad de viajar (Si todo va bien, en Diciembre… todo depende de como evolucione la situación en Turquía) gracias a que como mencioné anteriormente, durante mi viaje a Budapest conocí dos chicos que me prometieron ser mis guías si decidía visitar la antigua capital del imperio otomano. Al final decidí hacerme un auto regalo de cumpleaños y, lo dicho, si todo va bien, estaré por allí en Diciembre. La Capadocia la reservo para una segunda visita, y me encantaría hacer una «turistada»: una excursión en globo.

hot-air-balloon-844872_1280

6.VIETNAM

natural-1493113_1920

Un país que hasta no hace demasiado, era un gran desconocido para mi. Empecé a “cogerle el gusto” cuando empecé a leer varios blogs de viajes por el sudeste asiático: Países como Tailandia, Indonesia o Camboya me sorprendieron, pero Vietnam tenía “algo más”. No sabría explicarlo, pero cuando vi las fotos de los campos de arroz, o de algunos sitios como Sa Pa, Hoi An (Una pequeña ciudad situada en la costa) o Hue (Antigua capital del país, declarada Patrimonio de la Humanidad)… supe que si alguna vez viajaba al sudeste asiático, mi primera parada sería Vietnam. Además, el bajo coste de la vida, lo hace más atractivo aún (Vuelos aparte, donde es cuestión de suerte/ofertas). Toda una aventura que vivir como mochilera.

7. ARMENIA

armenia-104656_1280

Armenia es uno de esos países que aún no se ha masificado por el turismo, y en las zonas rurales se pueden encontrar verdaderas joyas, sitios arqueológicos, monasterios e iglesias varios. Mi curiosidad por Armenia llegó cuando abrí el blog. Confieso que hasta entonces no me había interesado lo más mínimo, pero desde que entré en la blogosfera empecé a descubrir a través de otros viajeros, destinos que ahora están entre mis favoritos. Estoy segura de que los valles y los paisajes del Cáucaso, no se me escaparán.

8. EL MAR MUERTO (¡CUMPLIDO!)

Totes_Meer_3

¿Sorprendidos? No es un destino muy convencional, pero yo lo encuentro una auténtica maravilla. Jordania está lleno de rincones increíbles, desde Petra hasta su capital Amman, pasando obviamente por el Mar Muerto.

 

9. ISLANDIA

seljalandsfoss-1207955_1280

La tierra de hielo y fuego, se ha convertido sin duda en la sensación del momentos. ¡Todos quieren ir a Islandia! Pero es que, ¿Quién no querría con esos paisajes? El único problemilla, de nuevo, el precio… Islandia es cara, queramos o no aceptarlo. Es cierto que podemos intentar reducir costes, pero aún los precios son muuucho mas elevados que a los que yo al menos, estoy acostumbrada. Pero todo se andará, igual mañana me toca la lotería xD. Me encantaría hacer un viaje por carretera, quizá en autocaravana, y complementarlo con rutas de trekking y alguna excursión a buscar auroras boreales.

 

Bonus +1: Acabamos el artículo con el que probablemente sea el destino más inesperado, y que en las últimas semanas, tras leer decenas de blogs, me ha sorprendido mucho:

10. IRÁN

iran-855739_1280

Pues si, ¿A que no os lo esperabais? Si hace años me hablan de ir a Irán probablemente hubiese respondido… ¿Queeee? ¡Ni loca, vamos, me secuestran o algo! No se por qué tenía una idea tan equivocada, probablemente fuera la ingenuidad. La antigua Persia tiene mucho que enseñarnos, y todos los viajeros a los que leo o conozco coinciden en algo: La hospitalidad de los Iraníes no tiene límite, ya que por desgracia, no teniendo la oportunidad de viajar (Por problemas con los visados), tienen que «conformarse» con intercambiar experiencias con turistas extranjeros. Es por ello que el Couchsurfing es una práctica muy extendida, e incluso la gente te parará por la calle invitándote a tomar un té u ofreciendo hospitalidad a cambio de contarles nuestras aventuras en el mundo. Además, tengo dos amigas Iraníes, por lo que en algún momento me tocará ir a verlas, ya que nuestro encuentro en Finlandia el año pasado se arruinó porque les denegaron el visado.

¿Sorprendidos de mi selección? ¿Habéis visitado alguno de estos países? ¿Pensáis que estoy loca por omitir alguno de los grandes clásicos (Ej. Nueva York)?

Por supuesto, esta es solo una pequeñísima selección, podría completar la lista con algunas ciudades como Tallinn, Plovdiv, La Havana vieja… o algunos famosos viajes como el Transiberiano/Transmongoliano, algunas de las maravillas del mundo como el Taj Majal, Petra o la Gran Muralla China… Si después de leer, tú también piensas que me va a tener que tocar la lotería para visitar todo esto, compártelo 😉

 

,

Budapest, una perla en el Danubio

Parlamento de Budapest

Junto a Viena y Praga, Budapest completa uno de los recorridos centroeuropeos más amados por viajeros de todo el mundo. ¡Sigue leyendo para descubrir algunas curiosidades de la perla del Danubio!

Al contrario que otras capitales europeas, Budapest es una ciudad relativamente pequeña, agradable para pasear entre sus avenidas y zonas verdes. La capital húngara está dividida en dos partes separadas por el Danubio, Buda (Lo que podríamos definir centro histórico) y Pest. Para una escapada de 3 días, lo mejor es dedicar un día a Buda y el resto a Pest. Mencionamos algunos de los lugares más típicos de cada área:

En Buda encontraremos el imponente castillo de Buda, uno de los símbolos principales de la ciudad y antigua residencia real que en la actualidad alberga 3 museos: La galería nacional Húngara, el museo de historia de Budapest y la biblioteca Széchenyi. El castillo se sitúa en lo alto de una colina que se puede alcanzar mediante el funicular (870 Florines) o a pie (Preparaos para cuestas y escaleras infinitas). Cerca del castillo encontramos otros 2 puntos de interés: El Bastión de los Pescadores, un mirador de estilo neogótico desde donde se puede admirar Pest y sobre todo el Parlamento en su máximo esplendor. La Iglesia de Matías se encuentra el la misma zona y es la iglesia católica más famosa de Budapest. Todo el distrito del castillo está caracterizado por casas y edificios medievales y barrocas.

Y si Buda es una zona tranquila, Pest es todo lo contrario: Zona neurálgica de la ciudad, con cientos de calles y avenidas pobladas de negocios de todo tipo, puestos de street food y enormes parques donde los jóvenes se sientan a tomar una cerveza. Las dos avenidas principales de Pest son Andrássy (Que comunica en perfecta línea recta la plaza de los héroes y el parque de la ciudad con la plaza Erzsébet) y Váci utca.

Andrássy es el boulevard más famoso de Budapest. Una impresionante avenida de 4 carriles con un paseo peatonal entre ambos sentidos llena de edificios altos y tiendas de algunas de las mejores firmas. A lo largo de toda la calle se extiende la linea 1 del metro (La amarilla) y se llega bastante rápido de un extremo a otro. Ojo porque no hay un paso subterráneo para cambiar de sentido, tenéis que cruzar la calle y después bajar al andén. Si vamos caminando nos cruzaremos con el teatro de la Ópera

Váci Utca en cambio es una peatonal paralela al Danubio, llena de tiendas de souvenirs, bares, clubs, restaurantes y terrazas.  Probablemente los camareros y RRPP os asaltarán a la primera de cambio, aunque no suelen ser muy pesados (Al menos no tanto como en otras ciudades más turísticas). A destacar la cantidad de locales de masajes Tailandeses, que junto a la gran cantidad de luces y neones por un momento consiguen trasladarte a Bangkok.

Si eres de los que prefiere comprar unas cervezas en el supermercado y sentarte en algún parque en vez que ir de bares (Aunque los bares-ruina una visita bien la merezcan), entonces Déak Ferenc Tér es tu sitio. Cada noche cientos de jóvenes ocupan este parque para beber en compañía.

Otro lugar a destacar en Pest es el Barrio Judío con la Sinagoga, la segunda más grande del mundo después de la de Jerusalén. En mi opinión es una de las mejores zonas para picar algo, hay muchísimos restaurantes take-away y puestos de street food donde con poco dinero podrás comer hasta hartarte.

Por supuesto, cruzar el Puente de las Cadenas para pasar de Buda a Pest forma parte de la lista de imprescindibles, aunque el actual sea una reconstrucción del original construido en el año 1849.

Si os gustan los mercados, no podéis perderos el Mercado Central, que aunque en los últimos años se ha convertido en una verdadera «atracción turística», merece la pena. En la planta baja hay todo tipo de puestos de comida, carne, embutidos, quesos, especias (Sobre todo, paprika), chocolate… los precios no son los más bajos de la ciudad, pero al menos tendréis la certeza de encontrar de todo. En la planta de arriba hay varios puestos de souvenirs clásicos y puestos de comida donde puedes degustar especialidades húngaras compartiendo mesa con otros clientes.

Los dulces y la pastelería Húngara son de lo mejorcito que haya probado (Lo siento amigos franceses e italianos…) y prueba de ello son los impresionantes cafés como el Centrál Café o la pastelería Gerbaud, la más famosa de Hungría. Otro lugar destacable es el New York Café, que aunque con precios notablemente superiores a la media de Budapest, merece una visita solo por su interior. Pero no hace falta irse hasta estos locales para probar buenos dulces. Incluso en las estaciones de metro podemos encontrar puestos donde venden croissants y otra bollería deliciosa recién horneada a precios realmente bajos, como por ejemplo 2 croissants a 50 céntimos. El chocolate es otra de las pasiones de los húngaros, que se han especializado en la producción de éste. Chococo Csokoládérium, en Buda, es uno de esos sitios donde puedes encontrar cualquier tipo de chocolate que exista en el planeta tierra… blanco, negro, con leche, con frutos secos, con fruta deshidratada, aromatizado con licores… cualquier combinación que se te ocurra, la encontrarás allí.

Para los amantes de la naturaleza y el relax si con el parque de la ciudad no os llega, podéis echar una escapada a Isla Margarita, situada en el Danubio entre Buda y Pest. La isla, que tiene más de 2km de longitud, es el paraíso de los deportistas que practican jogging. Además hay varios jardines, un zoo y otros lugares de interés.

Y por supuesto, si hay algo por lo que sea famosa Budapest, son sus balnearios. Los más importantes: El de Gellert, Széchenyi y Rudas. Yo no tuve tiempo de relajarme durante mi viaje, por lo que ya tengo excusa para volver…

¿Y tú? ¿Todavía tienes excusas para NO ir? 😉

 

¿Tienes tiempo? Descubre las otras perlas del Danubio: Viena y Praga, ¡Combínalas en una visita!